viernes 19 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2034

03/Jul/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre EconomíaVER
Sólo para usuarios suscritos Economía
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

A riesgo de que se me califique de homófobo, creo que actualmente en el mundo hay una suerte de confabulación de aquello a lo que alguna vez el finado Alejandro Romualdo lo escuché calificar de “internacional de los homosexuales”. Basta que dos hombres, ¡y cowboys además!, se enamoren el uno del otro, como en ‘Brokeback Mountain’, para que el filme obtenga un premio, así John Wayne se revuelva en su tumba. Ese parece ser, más o menos, el original argumento del filme del peruano Javier Fuentes, como creo que se llama, que acaba de ser premiado por su guión que trata, según me entero, de un pescador peruano ejemplar, casado y con hijos, que se enamora de un pintor. Muy romántico pero a mí no se me cocina eso. Lo malo es que en esa tendencia, que está de moda últimamente, los maricones llevan ventaja. Siempre habrá uno que gane un premio y que encuentre alguien que le financie el filme.



Hubo una época en que los libros se ofrecían en las librerías con las páginas interiores sin refilar, o sea con los pliegos cerrados arriba y al costado, es decir prácticamente cerrados, para evitar que esos lectores habituados a hojearlos y así enterarse de su contenido se pasasen horas leyéndolos sin comprarlos. Algunos lo hacían, pero su trabajo les costaba, además de la paciencia de los libreros. Hoy en cambio, los editores y los libreros se han aconchabado para ofrecer los libros que tienen en venta envueltos en papel celofán, así es que uno no puede ni siquiera echarle una mirada al texto. Hay que comprar prácticamente a ciegas y de oídas (o por crónicas y comentarios leídos). Yo, por mi parte, jamás compraré un libro envuelto en celofán, lo que produce un bienestar bastante saludable a mi bolsillo. Pero una maldita curiosidad y una frustración también.


Chemo del Solar volvió al país (iba a decir al redil), pero hasta ahora, que se sepa, no ha renunciado ni por fax. Felizmente tiene a Manuel Burga como chivo expiatorio para que la crítica y los aficionados le echen la culpa del continuo, reiterado y ya largo desastre de la selección peruana de fútbol. Lo que habría que publicar, de una vez por todas, es el costo que para el Perú ha significado la selección y sus dirigentes, sueldos, viáticos, precio de pasajes (en primera clase seguramente, no faltaba más), alojamientos (en hotel de cinco estrellas, claro), etc. Allí se sabrá entonces la verdad de la milanesa.


En España, un grupo numeroso de intelectuales, encabezados, cómo no, por Mario Vargas Llosa, está pidiendo adhesiones para un manifiesto a favor del castellano y en contra de la ostensible discriminación a la que se le somete en ciertas regiones españolas, Cataluña esencialmente, a favor de las lenguas vernáculas, aborígenes llamémoslas. En esa región española se ha impuesto, por ley emitida localmente, la obligatoriedad coactiva del catalán en todos los actos de la vida pública y privada (se ha llegado allí a prohibir que los escolares se comuniquen entre ellos durante incluso los recreos, en idioma que no sea exclusivamente el catalán, ejerciendo así una maligna dictadura idiomática en contra de la lengua que todo España habla.). El movimiento a favor del español como lengua matriz, cuya influencia crece en todo el mundo mal que les pese a los catalanes sectarios, es cada vez mayor en toda España. Como Vallejo: ¡Yo me adhiero!


Dos importantísimos pintores peruanos exhiben actualmente en Lima: Fernando de Szyszlo y José Tola, cuya obra, muy diferente entre sí, constituye la matriz del arte contemporáneo peruano. En ellos se resume la creatividad que los distingue, cada uno en lo suyo, y que los diferencia notablemente de la pintura ocasional que otros artistas practican hoy en día. No hay en ninguno de los dos facilismos ni superficialidad, sino contenido, abstracto uno y expresionista, si se quiere, el otro. Creativos ambos. Uno expone una muestra notable en el Museo Pedro de Osma y el otro la suya en el ICPNA de Miraflores.


Cerrando esta página he visto algunos momentos del interrogatorio a Montesinos por el fiscal encargado. Por unos momentos nomás, digo, porque la ineficiencia del fiscal, la cundería de Montesinos, contando con la complaciente y cachacienta sonrisa –y a veces hasta risa– de Fujimori me parecieron insoportables, y me obligaron a apagar el televisor porque el espectáculo parecía montado para el lucimiento de los cómplices Fujimori-Montesinos, contando con la anuencia de un fiscal sin carácter. No sé cómo habrá continuado, pero me imagino que peor. Así no vamos a ninguna parte. ¿Cuándo habrán ensayado Fujimori-Montesinos? Debo de reconocer que su actuación fue impecable. ¡Ni en el circo! Con razón la pareja hizo chichirimico del país.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista