sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2030

05/Jun/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Suplementos
Acceso libre UniversidadesVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Una historia de amor y diamantes protagonizada por María Julia Mantilla y Adrián Zela, del Bolognesi de Tacna.

Encuentro Cercano

3 imágenes disponibles FOTOS 

2030-MAJU-01

Él se aproxima y ella juega al sutil arte de la indiferencia. Lleva una sortija en oro blanco de 18 kilates y 60 diamantes engastados.


"Los diamantes son los mejores amigos de la mujer”, lo dijo Marilyn Monroe. Y lo suscribe Maju Mantilla, la Miss Mundo que desde el 10 de junio será la imagen de Diamante Perú, representante de la marca MS Daffner de Israel, país donde se talla la mayor cantidad de diamantes. “Ella es nuestra reina y embajadora peruana en los eventos sociales más importantes. Por ello amerita lucir una joya que esté a su altura”, comenta Gerardo Zela, gerente general. En las fotografías de esta campaña, Maju Mantilla aparece junto a Adrián Zela Terry, un joven futbolista que acaba de debutar en el Bolognesi de Tacna; sobrino del ex presidente Fernando Belaunde y del ex futbolista de la selección peruana, Alberto ‘Toto’ Terry. “Buscábamos un rostro nuevo e inocente que seduzca a Maju”, agrega el empresario. Bueno, joven es, sin embargo la inocencia parece haberla perdido con el calor de los flashes y el brillo de los diamantes. Pero, ojo, el idilio que demuestran vivir el futbolista y la reina es solo parte de una producción fotográfica, pues la bella Maju tiene reservado su corazón para Gustavo Salcedo, ingeniero industrial y deportista con quien piensa casarse próximamente.

Pero ni Maju opaca la seducción que ejercen los diamantes, cuyo atractivo reside en cuatro factores. Tres de ellos son regidos por la naturaleza: la unidad de peso (llamada carat), la claridad y el color. En cambio el cuarto, que es el tipo de corte, depende del ser humano y allí radica parte de su atemporal seducción. En todo caso los diamantes hacen sentirse a la mujer más bellas. Y eso no tiene precio.

Búsqueda | Mensaje | Revista