miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2021

03/Abr/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre TelevisiónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre OperaVER
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Con reina –J. Lo– o sin ella el gran Marc Anthony viene una vez más a Lima. La cita es este 7 de abril en el Estadio Nacional.

Marc Anthony Príncipe con Suerte

2 imágenes disponibles FOTOS 

2021-MARC-01-c.jpg

Vivir lo nuestro. Ya sea cantando baladas pop o salsa Anthony hace vibrar. La gira latinoamericana lo llevará en junio a Chile.

Mi primer recuerdo de Marc Anthony data del año 1994: la Teletón. Era la época en que cantaba "Vivir lo nuestro" con la India, y me impresionaron dos cosas: 1. La extraordinaria voz del salsero, para mi gusto bastante mejor que la de la mencionada indígena. Y 2: el horroroso pelo largo que usaba por esa época y que le daba un aspecto de pichón de bruja bastante lamentable.

Ahora que lo pienso también me impresionó la aberración gramatical conjunta cuando decían eso de "sin nadie que se oponga, en que tú y yo nos amemos", pero esa es otra historia. Desde entonces mucha agua ha corrido bajo el puente y del pelucón, cadavérico y básicamente huachafo Marc Anthony de aquella época quedan solo dos cosas: la total imposibilidad anatómica de calzar en un buen traje (no hay forma), y el enorme talento. Como se sabe, hoy por hoy es uno de los más importantes artistas del llamado crossover, y tanto rumbea en Venezuela como interpreta música de Paul Simon en musicales de Broadway.

Hasta que la conoció
"Mi hijo, eres feo, así que concéntrate en tener una buena personalidad", le dijo el señor Felipe Muñiz a su hijo Marco Antonio. Feo pero sabroso, se ve que Marc ha sabido cumplir a rajatabla el consejo paterno porque, así como jugando, estuvo casado (y recasado, tras breve separación) con la Miss Universo Dayanara Torres, madre de dos de sus hijos, y desata tanta pasión entre sus fans que necesitó no una, sino tres pruebas de ADN para desmentir la supuesta paternidad del hijo de una de ellas. Y todo a punta de salsa, sabor, saoco y sandunga. Quien diría que de jovencito a Marc le gustaba el rock y se dedicaba a cantar house music (!) en pequeños clubs neoyorquinos. Lo cierto es que cuando se decidió por la salsa Marc Anthony tomó la primera gran decisión de su vida. La segunda la tomó en 1992 mientras manejaba su carro y escuchó en la radio una canción de Juan Gabriel. Marc se dijo: "Esto tengo que grabarlo en salsa". "Hasta que te conocí" se convirtió así en uno de sus más grandes éxitos y ciertamente lo ayudó a consolidarse como cantante de éxito en el mercado latino en los Estados Unidos. Todo ello nos lleva ya al año 1999: estudios de grabación, Jennifer López está peleándose con su primer disco, On the 6, y Marc está grabando en la sala contigua. Conversación en el pasillo, cafecito, salgo en tu video si cantas en mi álbum, y ya está. Grabaron un temita y se hicieron patazas. Salvo que el tema en cuestión, inevitable carne de karaoke, lacrimógeno como él solo y con título de reminiscencias melcochísticas era, por supuesto, el archiconocido "No me ames". Gol de Perú. Pero tuvieron que pasar cinco años y un Ben Affleck para que Jenny from the block sintiera el llamado de la sangre boricua. En febrero del 2004 López y Anthony se metieron en el estudio para que él le ayudara con la producción del soundtrack de la película 'Shall we dance?' Y vaya que bailaron, porque para junio ya eran marido y mujer.
¿Qué tanto ha influido la todopoderosa J.Lo en la carrera de su marido? A pesar de lo que digan las malas lenguas lo cierto es que no mucho. O por lo menos la ayuda ha sido mutua. Gracias a López, Marc sin duda ha ganado algunos puntos en el mercado americano y sobre todo ha obtenido el estatus de celebrity del que antes carecía. Pero musicalmente hablando está claro que él es el cerebro de la operación.

Oye, anthony, ¡tú estás hecho!
La López también ha salido gananciosa, no se crean, sobre todo para reencontrarse con los ritmos y el público latinos que, de hecho, era lo que le pedía el cuerpo. Finalmente, son una de las parejas más estables del mundillo y flamantes padres de los mellizos Emme y Max, por cuyas primeras fotos se especula que la revista People ha pagado la friolera de 6 millones de dólares. Se entiende, son los bebés más Bronx y más salseros, pero también duermen entre mantitas regaladas por Dolce & Gabbana, son paseados en dorados cochecitos vintage de coleccionista, decorar su habitación –una no más, no hay que abusar– ha costado 30,000 dólares y son en suma ‘newyoricans’ en miniatura. Las fotos fueron tomadas en la mansión que poseen los Anthony-Lopez en Nueva York: Marc dándole el biberón a uno, Jennifer diciendo que Marc es tan bueno con los niños, que le fluye el padre, que es el mejor con los pañales. De las dos niñeras que tienen en casa las 24 horas dicen muy poco, pero ahí están.
Tanto lujo, tanta J.Lo y tanto mellizo han hecho de esta visita, como era de suponerse, un nuevo motivo de expansión para la juerga mediática. Que si la suite presidencial del hotel Marriott cuesta mil 800 dólares por noche, que si se vendieron 5,000 entradas en dos días, que la Zanetti lo quiere recargar de risa, en fin. El caso es que vendrá, presentará el soundtrack de la película El cantante –en lo que será también un nuevo homenaje al único que cantaba debajo del agua–y nos regalará algunos de los temas que lo han hecho merecedor de varios Grammys, algunos Billboard y otros tantos discos de platino en ambos idiomas. Yo solo espero que cante "Valió la pena". Y a vivir lo nuestro.

Búsqueda | Mensaje | Revista