jueves 15 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2020

27/Mar/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre EditorialVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Acceso libre OperaVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Suplementos
Acceso libre Bco. de la NaciónVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Opera Antes de casarse, Juan Diego Flórez debuta en el papel del Duque de Mantua en Rigoletto. Una ópera para las voces. El estreno es el lunes 31 de marzo.

El Rigor de Rigoletto (VER)

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2020-rigoletto-1-c.jpg

El debut de Flórez en el papel del Duque es un acontecimiento musical de importancia internacional. Sucederá en el Perú.

Se considera que la Ópera nació en 1607, con el estreno de La Fábula de Orfeo de Claudio Monteverdi, a la sazón músico de la corte del Duque de Mantua. Ahora, por esas cosas del arte y del destino, a partir del 31 del presente mes, y durante una semana, el Duque de Mantua será ciudadano peruano.

Eso sucederá en el Teatro Municipal del Callao, cuando Juan Diego Flórez debute en el papel del Duque de Mantua en Rigoletto, la obra maestra de Giuseppe Verdi. La puesta en escena a cargo de Romanza (**) y Amigos Peruanos de la Ópera, con el Gobierno Regional, dará inicio al Festival Internacional Alejandro Granda, el primero de su género en el Pacífico Sur. Como corresponde a la ocasión, los productores, literalmente, han tirado la casa por la ventana en materia artística y escenográfica.

En 1851, el estreno de Rigoletto en Venecia no fué fácil para Verdi. La ópera tenía como título inicial La Maledizione, y procedía de una adaptación de Le roi s’amuse, de Víctor Hugo. Sin embargo, en los personajes se reconocía al rey Francisco I de Francia y su bufón Triboulet, algo inaceptable para los censores venecianos. Para complicar la cosa, parece que Verdi no contaba con el debido permiso de Hugo. El escollo de la censura se resolvió convirtiendo al rey en duque y rebautizando al bufón. El de la propiedad intelectual quedó tal cual, porque hasta el final de sus días Hugo reclamó inútilmente sus derechos de autor.

Rigoletto es una Opera para las voces. El canto de los protagonistas predomina, a diferencia de los recitativos orquestales, los despliegues corales y las coreografías fastuosas de algunas óperas germanas, rusas y francesas. Por lo tanto, su desarrollo argumental se apoya en una notable sucesión de canciones mediante las cuales los personajes se dan a conocer. Pero, no obstante dichas características, la acción teatral de Rigoletto demanda una coordinación estricta.

2020-rigoletto-6-c.jpg

La clave de Fa en 4ta es la que se usa para los sonidos graves.
La clave de Fa en 3ra, llamada “Clave del Barítono” ya no se usa por razones prácticas.Para los sonidos agudos se usa la clave de sol en 2da, o “Clave de Sol”.

Para entenderla, basta situarse, imaginariamente, en el podio que ocupará el director de la orquesta, Michele Mariotti. Desde allí se observa una orquesta sinfónica completa, media docena de protagonistas y otros tantos cantantes en papeles secundarios, un coro, un cuerpo de baile, y extras para encuadrar las escenas. Además, alrededor y sobre la zona de actuación están los encargados del movimiento escénico, de las luces, los efectos y las entradas y salidas de cantantes y actores. En total, 200 personas coordinadas por las instrucciones del director, cuyo trabajo ha sido ensayado con la prolijidad necesaria para que no queden cabos sueltos. Hasta las improvisaciones, si se acuerdan, se preparan con absoluta minuciosidad.

Rigoletto es una tragedia que entrelaza el poder, el sexo, el secreto y la venganza. En su mayoría los personajes son siniestros, y, como suele ocurrir en las tragedias, salen mejor librados que los buenos. El Duque de Mantua es un libertino que hace alarde de sus desenfrenos (´ Questa o Quella´) y se vale del bufón de su corte, Rigoletto, para escarnecer a quienes los sufren. Monterone, un caballero que protesta por la seducción de su hija, se gana una condena a muerte y la abyecta burla de Rigoletto, a quien maldice. Esa es La Maledizione, y tiene que cumplirse. Pero nadie piensa, a esas alturas de la acción teatral, que el jorobado Rigoletto es, en secreto, el padre de una adolescente, Gilda. Por eso, cuando el Duque descubre su identidad, la conquista haciéndose pasar por estudiante: ´Gualtier Maldè… Caro Nome´, como dice el aria de Gilda. Así, seduciendo a la hija de un noble y la de un siervo, el Duque redondea su faena de abuso del poder feudal, aunque la dulzura del aria de la posesión, ´Parmi Veder le Lagrime´, mueva a engaño. Rigoletto, que sufre ahora las vejaciones que antes dispensaba a otros, decide vengarse asesinando al Duque. Para ello contrata a un sicario, Sparafucile, en quien, según lo confiesa en su gran soliloquio, ´Pari Siamo´, encuentra un alma gemela: aquel con su puñal y Rigoletto con su lengua. Sparafucile planea atraer a su víctima hacia la trampa ofreciéndole los favores de su propia hermana, Maddalena, y los encontrados sentimientos en dicha conjura aparecen en ´Bella Figlia dell’Amore´, uno de los más bellos cuartetos del repertorio operístico. Gilda, que está prendada del Duque, decide inmolarse por él, mientras éste se revela tal cual es con ´La Donna è Mobile´. La muerte de Gilda sella la maldición de Monterone.

El Rigoletto peruano tendrá varios aspectos que le dan singularidad mundial.

El debut de Juan Diego Flórez en el papel del Duque es un acontecimiento musical de importancia internacional, y que ocurra en su casa le da más realce. La adición de Rigoletto al repertorio de un cantante que posee la jerarquía del peruano en el Bel Canto no pasa desapercibida. Así lo confirma la afluencia de visitantes extranjeros, incluyendo los de los principales teatros de Opera.

El Duque y Gilda son muy jóvenes. Conseguir cantantes que formen una pareja plausible es un quebradero de cabeza para todos los teatros del mundo, debido a la dificultad de que cumplan, simultáneamente, las exigencias de capacidad vocal y de presencia escénica. En este Rigoletto, Juan Diego Flórez es joven por edad y actitud, y la soprano Alessandra Marianelli, guapa y de 22 años, parece pintada para ser Gilda.

Roberto Frontali será Rigoletto, el eje teatral de la obra. Frontali es barítono, la voz más frecuente de los varones, pero es un barítono verdiano, y eso es cosa seria. Significa pertenecer al reducido grupo capaz de cantar en la altísima y demoledora tesitura que Verdi impone a algunos personajes. Un barítono se desempeña en un rango que va desde el La de la décima menor debajo del Do central hasta el Fa de la cuarta justa sobre el Do central. En Rigoletto, la tesitura va del Si bemol grave al Sol agudo.

Rigoletto será transmitida en forma simultánea y gratuita, con pantallas gigantes, en las principales plazas públicas del Callao. Ese es un esfuerzo de difusión sin precedentes.

Por último, aunque en papeles menores, actuarán las voces jóvenes más prometedoras de la lírica peruana. Ximena Agurto, de 23 años, quien próximamente perfeccionará su talento vocal y artístico en Europa, y José Marino, quien, con 25 años, ya estudia y actúa allá.

Juan Diego Flórez volverá a ser el Duque de Mantua en julio, en el Semperoper de Dresden, el teatro que alberga a la Ópera y la Orquesta del Estado de Sajonia, fundada en 1548 y renombrada desde el primer día. Hasta tres años antes del estreno de Rigoletto, su director era un músico llamado Richard Wagner. Nada menos. (Enrique Felices (*))

-----------------
(*) Directivo de la Asociación Cultural Romanza
(**) Romanza es una asociación sin fines de lucro dedicada a promover y difundir la música sinfónica, coral y lírica, y fomentar la capacitación profesional en todas las expresiones del arte musical. Desde el 2005 organiza temporadas anuales de ópera y zarzuela, conciertos y recitales, y talleres educativos de canto y actuación.

En la Edad Precisa

2020-rigoletto-3-c.jpg

El libertino Duque de Mantua utiliza a su deforme bufón, Rigoletto, para añadirle sal a la herida de sus humillados. Uno de estos maldice al juglar. Rigoletto, a su vez, es el secreto padre de Gilda, nueva víctima del Duque, interés que a la sazón hará efectiva la maldición. Esta línea argumental exige un Duque y una Gilda muy jóvenes, que a su vez reúnan tanto presencia sobre las tablas como óptima solvencia lírica. En el pasado, Enrico Caruso y Plácido Domingo (a la izquierda), ya en la cuarentena o más, han interpetado al joven mujeriego de Mantua. Reunir la sobresaliente juventud de Flórez con la precocidad de Alessandra Marianelli le dará una atmósfera especial a este Rigoletto peruano.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista