martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2013

07/Feb/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Derechos HumanosVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Acceso libre H PVER
Acceso libre SBSVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El Misterio de la Poesía

Un Ramito

 PDF 

2013-misterio-1-c.jpg

Vega y la campiña de Chota.

Revisando el libro “Poesía peruana vanguardista”, de Ricardo González Vigil, encontré un poema de Anaximandro Vega (Chota, 1902 – Lima, 1950), a quien recordaba por ser autor de la letra del himno del Colegio Militar Leoncio Prado, donde estudié (“Leonciopradinos: / alto el pensamiento / como una bandera / encendida el alma / como azul hoguera / recio el corazón: / hagámonos dignos /del nombre que lleva / nuestra Institución”). Aunque su poesía ya no se menciona mucho, es una suerte de gloria local. Una calle, un colegio y un hotel de su ciudad natal llevan su nombre, y se le recuerda en discursos y efemérides. Sigue el poema:
MADRUGADORA
¿Por qué has llegado tarde,
Madrugadora?
Ya el campo está despierto.
Vienes alegre,
vienes alegre como tu falda en
fiesta,
y a tu paso revientan las
margaritas.
Se desnudan las rosas de tus
mejillas.
A tu sonrisa mueren los
picaflores.

Los jilgueros se aduermen de
cantar en tus ojos,
y el rocío se endulza de luz en tus
cabellos.
Pero has llegado tarde,
Madrugadora,
y aunque tus manos traen desde
tu nochebuena
un ramito de estrellas para mi
mesa pobre
sabiéndote tan mía pienso que eres ajena. / De rodillas mi beso te ha dejado pasar.
(Anaximandro Vega)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista