domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2009

10/Ene/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre CineVER
Acceso libre MúsicaVER
Acceso libre EventosVER
Acceso libre PublicacionesVER
Acceso libre ExposicionesVER
Acceso libre ConcursosVER
Acceso libre El Cuento de las 1000 PalabrasVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Cine ¿Año fílmico 2008 superará al del 2007? Los reciclajes decidirán.

Cine 2008: De Acero Reciclable

8 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2008-cine-1-c.jpg

El acero lo oculta, pero quien se cuelga el traje de “Iron Man” es el actor Robert Downey Jr.

El celuloide en el 2008 se llena de plástico reciclable. Para bien o para mal. Pero si de “huaqueadores” con vuelo se trata, ahí está Quentin Tarantino con el díptico “Grindhouse”, hecho al alimón con Robert Rodríguez. En verdad se trata de dos películas en una, ambas con aire blaxploitation pero sin tufillo de madurez a lo “Jackie Brown”, y la parte que le corresponde al rey vengador de Quentin se llama “Dead Proof”, protagonizado por Kurt Russell (caro guiño al cineasta John Carpenter), quien encarna a un ex doble de cine que se zambulle en su auto para aterrorizar mujeres. Esto vendría en marzo.

Previamente habrá mucha seriedad artística en el ecran: ahí están las adaptaciones a la pantalla grande de best-sellers literarios y latinoamericanos como “El Amor en los Tiempos del Cólera” y “El Pasado”, y una película de Hollywood con reconstrucción histórica como “El Asesinato de Jesse James por el Cobarde Robert Ford”, acaso uno de los títulos más largo que haya parido la fábrica de sueños norteamericana. La amenaza qualité, ahí latente. Todo eso a mediados de enero.

A fines de ese mismo mes, arriba a los multicines “My Blueberry Nights”, primera incursión del celebradísimo director hongkongnés Wong Kar-Wai en el glamour occidental. Para ello convocó a los actores Jude Law, Natalie Portman y la cantante Norah Jones. El cine de Kar-Wai tiene harta fanaticada gracias a sus historias de amores imposibles, complementadas con un look visual que mezcla el misterio oriental con el estilo fragmentado, a la europea, de Godard, Antonioni o Bresson. A entender de los especialistas “My Blueberry Nights” sólo queda como un decorado bonito, puesto que no cuenta con esa condición suya de haberse criado en Hong Kong, ex colonia británica, y ser un cosmopolita y perdido que siente difusas sus raíces en Asia.

Avanzan los meses, los Globos de Oro y los premios Oscar alborotan el gallinero mediático, pero gracias a ello se verá “No Country For Old Men” de los hermanos Coen, adaptación de una novela de Cormarc McCarthy en la que el protagónico recae en el ibérico Javier Bardem. Dicen que su actuación es consagratoria. Nuevamente, una historia ambientada en la América profunda, y la estupidez humana hace girar la bola de nieve de asesinatos absurdos. A la espera de otras de autor: “The Darjeeling Limited” de Wes Anderson, con Adrian Brody perdido en la India, y “Youth Without You” del vinicultor Francis Ford Coppola.

Cerca de fiestas patrias, la maquinaria del reciclaje se aceita, además de las adaptaciones. “Iron Man” y “The Dark Knight” (es decir, batman) inauguran o prolongan sagas: el cómic siempre será la gallina de los huevos de oro del cine. En tanto, “Speed Racer” resucita a Meteoro, “Rambo” vuelve hecho un sexagenario, y en “Indiana Jones 4” el canoso y aventurero Harrison Ford estrena a regañadientes discípulo. En el celuloide la vida siempre es más de una, aunque el reciclaje no debe triturar la diversidad de la cartelera, que en el 2007 devoró a Woody Allen o Michael Moore. Que en el 2008 no se coma a los “Dioses” del peruano Josué Méndez (José Tsang).

Nacimiento de una Nación V. 2008

2008-cine-5-c.jpg

“There Will Be Blood”, la nueva película de Paul Thomas Anderson, el mismo de “Boggie Nights” y “Magnolia”, por fin no ha dividido opiniones. Será por la seriedad del tema: gira en torno a un magnate de Texas de comienzos del siglo XX, en los primeros años del negocio del petróleo. Ese comerciante es Daniel Day-Lewis, perfecto para explotar motivos como la culpa, la religión, la inmigración y el sueño americano. En el filme, Day-Lewis se enfrenta a un predicador en pos de adueñarse de un yacimiento petrolero. ¿Demasiado Scorsese? ¿Otra vez la auto puniciónoccidental? A su favor, P.T. Anderson dirige con un estilo que parece querer comerse al mundo.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista