domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1964

22/Feb/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El Misterio de la Poesía

Música y músicos

 PDF 

1964-misterio-1-c.jpg

Poesía sobre un tema anunciado.

Hace muchos años, ya en plena posesión de su técnica y lenguaje artístico, Marco Martos se propuso que, entre sus libros futuros, escribiría algunos sobre temas específicos que han sido gravitantes en su vida. Él anunció cuáles serían esos temas, y prácticamente ya cumplió con el proyecto.

Por ejemplo sobre el ajedrez, del que era consumado maestro, escribió en 2003 “Jaque Perpetuo” (ver esta columna en CARETAS 1797); sobre la tradición religiosa, el misticismo y la idea de Dios, “Aunque es de noche”, en 2006; sobre el fundador de la lengua italiana y su monumental obra está escribiendo “Dante y Virgilio / iban oscuros en la profunda noche”, que verá la luz este año (ver CARETAS 1961), y en homenaje al arte de los sonidos, “Sílabas de la música”, 2002.

De este último libro es el bellísimo poema que figura a continuación, referido al legendario compositor que fue tan amigo de Vallejo:

ALFONSO DE SILVA
Alfonso, estás mirándome, lo veo...
CÉSAR VALLEJO

Nocturnos y pavanas, melodías
que nacen de sus dedos prodigiosos. / Las damas no resisten sus acosos, / tenues con el transcurrir de los días. // Lima es pequeña para su deseo / de abrazar el misterio, su armonía, / tal vez París o Madrid, la más pía,

le entreguen lo que busca en su solfeo. // París es un vértigo y Ravel,
tan amable en medio de los baños,
en un suspiro se pasan los años,
nada queda del antiguo doncel.
Noble, triste, soberbio, intransigente,
gran músico, lo quiso mucha gente.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista