viernes 19 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1958

11/Ene/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EditorialVER
Acceso libre EducaciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Educación Por rehuir prueba ‘papaya’, maestros beligerantes quedan sin piso. Patria Roja pierde licencias, aportes y surgen grupos reformistas.

¡Pero qué Burros! (VER)

5 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1958-sutep-1-c.jpg
Eran apenas las 10.15 de la mañana cuando Rosa Gómez, religiosa y maestra del colegio Angélica Recharte, de Magdalena, pintaba el último circulito en su ficha óptica. Era el lunes 8 en el centro educativo Juana Alarco de Dammert, Miraflores. En el patio, una falange de periodistas esperaba al ministro José Chang, de Educación. La hermana Rosa fue la primera en entregar el examen.

“No es nada del otro mundo. Son conocimientos que todos tenemos: un poco de razonamiento y algunos temas pedagógicos. Ha estado muy fácil”, comentó sonriente. Rosa Gómez es profesora de primaria desde hace más de 15 años.

En ese momento, la secretaria general del SUTEP (Sindicato Único de Trabajadores en la Educación del Perú), Caridad Montes, se alistaba para una mala nota. “No es una marcha en rechazo a la evaluación sino a esta evaluación”, declaró horas más tarde, camino al Congreso entre una multitud.

Esta vez Montes no sacó una copia del examen para invalidar el proceso. Pero aseguró que se había filtrado en Trujillo y se vendía a 500 soles. No mostró ninguna evidencia. Hacía referencia a los reportes de sus bases sindicales.

Era la cuarta versión de la prueba. Para el 20 de diciembre, tres comisiones elaboraron sendos cuestionarios. Cada una desconocía la existencia de las otras. La última edición fue obra de técnicos del Ministerio de Educación. Carlos Pizano, secretario de Planificación Estratégica, coordinó el proceso.

La Fundación para el Desarrollo Agrario (FDA) se encargó de la aplicación del examen. Por su función, este órgano de la Universidad Nacional Agraria tiene llegada a lugares alejados del país. Por eso fue elegido para la prueba censal. El sobrecosto por el boicot de diciembre corrió por cuenta de la FDA.

Estaba Fácil

El cuestionario abarcó 46 páginas. Cada profesor se enfrentó a 80 preguntas distribuidas en cuatro grupos de 20: comprensión de textos, razonamiento lógico-matemático, conocimientos pedagógicos y especialidad (inicial, primaria o secundaria, según corresponda). El grado de dificultad no era impresionante.

Para el educador León Trahtemberg, cualquier persona que haya pisado la universidad pudo resolver el examen con éxito. “Son las típicas preguntas de aritmética básica y razonamiento lógico. Para profesores que no enseñan ciencias es un nivel suficiente de razonamiento lógico y operatividad en cosas básicas como una regla de tres, porcentajes, perímetros”, sostiene.

Para muestra un botón: “Martina tiene varias cuentas de ahorro en distintos bancos de la ciudad. Si deposita S/. 200 en cada una de tres de ellas y retira S/. 120 de cada una de cinco cuentas, ¿en cuántos soles varió su capital?”.

“Algunas preguntas suelen hacerse en los exámenes de ingreso a las universidades, que se aplican a egresados de secundaria. Para un maestro de matemáticas o ciencias, la prueba se queda muy corta”, asegura Trahtemberg.

El ex presidente del Foro Educativo, sacerdote Ricardo Morales, tiene similar apreciación. “No parece difícil sino de mediana dificultad. No veo la prueba con ánimo de sorprender al magisterio, sino de distinguir ciertos aspectos censales. Será fácil para los que están preparados y difícil para los que no”, manifestó.

A partir del diagnóstico, el ministerio diseñará un programa de capacitación diferenciado. El trabajo se encargará a las principales universidades de cada región desde la última semana de marzo. Será por etapas y grupo de maestros.

“Cada curso dura cinco meses semipresenciales. Las horas presenciales serán mayoría y se llevarán a cabo los fines de semana, en vacaciones o de noche. Otra parte será con asesoramiento a distancia”, detalló a CARETAS el viceministro de gestión Pedagógica, Idel Vexler. Se estima 220 horas por docente. El gobierno financiará todo el plan. Por ahora no incluirá maestrías.

Los que no han dado el examen no recibirán capacitación. Los que fueron impedidos por acciones de violencia tendrán una nueva fecha. Esto dejaría abierta una oportunidad para los que decidieron no asistir y ahora lo piensan mejor. El ministerio todavía no define un mecanismo ante esta contingencia.

Fuego Cruzado

El proceso ha avivado el fuego del incendio gobierno-SUTEP. La reducción de licencias sindicales de 314 a solo 30 ha echado más leña. El presidente Alan García ha llegado a comparar a los dirigentes con terroristas ante la posibilidad de que busquen respaldo en los fueros internacionales.

“No creo que la Corte vaya a avalar sinvergüencerías. Una cosa es que un sindicato tenga algunos representantes con licencia sindical, es decir, que el pueblo les paga sin trabajar para que hagan labores sindicales, y otra cosa es tener 314 dirigentes magisteriales ociosos durante 20 años”, censuró.

Trascendió que en los próximos días el gobierno daría una nueva estocada. El descuento por caja de 17 soles mensuales para la Derrama Magisterial dejaría de ser obligatorio para los maestros. De este modo, la institución que reúne casi 50 millones de soles cada año perdería una gran masa de aportantes.

La movida también ha servido para escuchar otras voces del magisterio, apartadas de la cúpula del SUTEP. Lamentablemente, sectores que se presentan como reformistas tampoco aceptaron la evaluación. El decano del Colegio de Profesores, Carlos Gallardo, del Movimiento Democrático Magisterial (MDM), calificó el proceso como demagógico. “Con una prueba escrita idéntica no se puede evaluar a los profesores de diferentes niveles, especialidades, de aulas unidocentes, de frontera, de zonas aymaras”, criticó.

No obstante, un sector del SUTEP autodenominado “Maestros por el Cambio” se pronunció a favor del examen. “No tenemos filiación política. Algunos nos consideramos de izquierda humanista. Pero creemos que hay que dar el primer paso. Si bien hay elementos que pueden causar desconfianza no podemos oponernos a todo. Así nunca lograremos nada”, sostiene Jorge Caro, integrante de la mesa de coordinación. Todavía conforman un grupo tímido y reducido.

El plan piloto de municipalización de la educación, que se inicia en marzo, promete nuevas arremetidas. Con los ánimos caldeados, no sería de extrañar para entonces una paralización docente. El ministro Chang y Caridad Montes no han vuelto a verse las caras. La próxima semana lo harán, pero para discutir el Proyecto Educativo Nacional en la comisión de Educación del Congreso (David Pereda Z.).

Saldo Rebelde

Siete mil policías resguardaron los 677 locales donde se aplicó el examen, así como el traslado de los materiales. Al final de la jornada, el saldo fue de siete detenidos y cuatro intervenidos en diferentes ciudades del país.

- Un detenido en Chiclayo por azuzar y alterar el orden público.

- Dos detenidos en Chanchamayo por romper las lunas de un vehículo público y un vehículo policial.

- Tres detenidos en Tarma por inconducta contra el personal policial.

- Dos detenidos en Puno, por delito contra la fe pública y posesión irregular de material de evaluación, impidiendo su difusión.

- Un intervenido en Huancayo, por repartir panfletos.

- Dos intervenidos en Churcampa, Huancavelica.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
Búsqueda | Mensaje | Revista