lunes 24 de junio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1958

11/Ene/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EditorialVER
Acceso libre EducaciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Fusilándose el Pie

Está resultando chocante para muchos socialdemócratas en el mundo que un jefe de Estado latinoamericano contemporáneo, como Alan García, aluda reiteradamente a su deseo de volver a aplicar la pena de muerte en su país y promueva legislación afín en el Congreso.

Esta vocación se manifestó inicialmente en la campaña electoral, pero la adrenalina que estimulan esos procesos ya debiera haberse sedimentado en una actitud más serena y racional.

Las encuestas, por cierto, siempre encontrarán a ciertas mayorías que reclaman la pena de muerte para los violadores homicidas, y los parientes de las víctimas del terrorismo la exigirán también, pero los gobernantes deben tener en mente otras consideraciones y realidades.
Por ejemplo:

–La pena de muerte inmortaliza a los ejecutados.

–La pena de muerte no disuade a los asesinos.

–El Perú es signatario del Pacto de San José y reasignar la pena de muerte significaría renunciar a todo el sistema interamericano de derechos humanos.

–La Unión Europea proscribe la pena de muerte y el gobierno ya ha recibido esta semana mensajes oficiales adversos y de alarma sólo por introducir el tema en la agenda legislativa.

–El atisbo cibernético de la ejecución de Saddam Hussein ha horrorizado al mundo civilizado y forzado una moratoria para los otros condenados en Irak.

Que un gobernante perteneciente a la Internacional Socialista apele a los sentimientos más primarios de sectores de la población, que ceda ante las presiones del bloque fujimorista en el Congreso y que remede los amagos de círculos ultra-reaccionarios apuntando a denunciar la jurisdicción de la CIDH resulta deplorable.

Con tanto viento económico y político a su favor, el Presidente de la República debe reconsiderar lo antes posible, con claridad y elocuencia, su posición.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista