viernes 19 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1958

11/Ene/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EditorialVER
Acceso libre EducaciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Hablando de vanidades…(*)

El Eclesiastés Revisitado

1958-culturales-9-c.jpg
Siempre me he preguntado ¿qué hace un texto como el Eclesiastés en la Biblia? Porque no sólo es gran literatura –de esos hay varios otros– sino incitante filosofía, y va como a contrapelo de la visión finalmente positivista de los usuales mensajes religiosos. Como si, digamos, fuera escrito por Gore Vidal basándose en un texto de Cioran.

Hablo no sólo de escepticismo sino también de pesimismo. El pesimista, dice el folklore, es un optimista informado.

Lean o reléanlo. Realmente vale la pena. Para mí es realismo puro. Si bien, dice, hay un tiempo para cada cosa, al final de cuentas nada es nuevo y todo es vanidad.

Y aquí viene una interesante pregunta, cuya respuesta dejo a los expertos y traductores, religiosos y laicos.

Cuando el texto afirma que todo es vanidad, ¿qué está diciendo realmente? Porque “vanidad” tiene dos interpretaciones o acepciones. La primera es equivalente a egolatría militante, a creerse la última gaseosa del picnic. Y la segunda equivale a inutilidad. Por ejemplo, lo mismo cabría preguntarse sobre el “Vano Oficio” de Iván Thays. ¿A cuál de las dos se refiere? ¿La literatura es un oficio de vanidosos o una ocupación “en vano”, o sea, inútil? ¿Quizás a las dos? ¿Actividad inútil, sin sentido ni vigencia, sin importancia? Sospecho que más a la primera, pero realmente no lo sé. Quizás el amigo Thays pueda aclararlo.

Entonces, ¿podríamos interpretar la filosofía del Eclesiastés como que hay un tiempo para cada cosa pero todo (Dios, el universo, las hazañas y desastres de los hombres, el amor, la vida y la muerte) es inútil, en vano?

Concordarán conmigo, si esto es así, que es un texto insólito en un libro o conjunto de libros que, a grandes rasgos, celebra a Dios y a Su Creación. Para mí, que no soy creyente, no es en realidad cosa de vida o muerte. Para un religioso que fundamenta su fe en la Biblia, total o parcialmente (básicamente judíos y cristianos) sí.
----------------
(*) Ver CARETAS No. 1955.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
Animales (Caretas 1986)
Nuestra Guerra de Secesión (Caretas 1984)
Reserva Cultural (Caretas 1982)
Recuerdos Polémicos (Caretas 1980)
Kafka en la Sopa (Caretas 1978)
Ante Todo Salud (Caretas 1976)
¿A Qué Río Llegará la Sangre? (Caretas 1975)
No Somos Nada (Caretas 1972)
Soy un Plagiario (Caretas 1970)
Ni dios ni Darwin, Sino Todo lo Contrario (Caretas 1968)
Hablando de Asia… (Caretas 1964)
Yo Trabajé Para la CIA (Caretas 1962)
Frases Que ya no Soporto (Caretas 1961)
Búsqueda | Mensaje | Revista