sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1953

30/Nov/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre MineríaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos CADE 2006
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Este sábado 2 de diciembre salsa en el Monumental. El cantante que más discos ha vendido en la historia de la salsa llegará a nuestro país. La incógnita es si su esposa, Jennifer López, cantará con él.

Marc Anthony: El Feo Que Canta Lindo

3 imágenes disponibles FOTOS 

1953-MARC-01-c

La cita es a las 8 de la noche en el Estadio Monumental de Ate. Además de promocionar su disco “Sigo siendo yo”, hará un recorrido por su historia musical.

“¡Mi hijo, eres feo!”, le dijo su padre, Felipe Muñiz, al cumplir los 15 años, para luego aconsejarle que se concentrara mejor en desarrollar “una buena personalidad”. El tiempo pasó y Marc Anthony se volvió una estrella de la salsa, actualmente tiene 37 años, la pinta esmirriada, los pómulos prominentes, los ojos saltones y la barba rala y sin forma. No es, digamos, el clásico galán latino y para colmo de males, ha sido considerado por la revista Esquire como “el famoso peor vestido del 2006”. Sin embargo, ha conquistado primero el corazón de una ex Miss Universo, la portorriqueña Dayanara Torres, con quien tiene dos hijos, y luego el de una de las mujeres más sexys del planeta, Jennifer López, su esposa desde el 2004. Aquella que tiene asegurado el derriére en 6 millones de dólares. Lo que confirma que el amor puede ser ciego pero no necesariamente sordo. De hecho, este neoyorquino de origen portorriqueño es el cantante de salsa que más discos ha vendido en la historia: diez millones de copias; fue el primer salsero que llenó, con más de 80 mil personas, el Madison Square Garden y es considerado el “rey de la salsa”, por encima de los legendarios Rubén Blades, Willie Colón y Héctor Lavoe, a quien él considera su maestro. Todo esto gracias a su potente voz y a su apasionada interpretación de canciones como ‘Vivir lo nuestro’ y ‘No me ames’.

Nadie sabe qué habría pasado si es que Marco Antonio Muñiz, como lo bautizaron sus padres, hubiese seguido con su sueño de convertirse en una estrella de rock. “Yo quería cantar rock, pero por mi voz mi productor de ese entonces, me convenció probar con la salsa, y fue así como terminé enamorándome de ella”, nos confiesa. “Aunque no descarto alguna vez hacer un disco de rock”. Marc Anthony ha grabado diez producciones por los que ha ganado 12 discos de oro y platino en Estados Unidos, además de dos Grammy y dos Grammy Latinos. Cobra 250 mil dólares por cada concierto de su actual gira ‘Sigo siendo yo’, pero ha llegado a ganar, por una sola actuación, más de un millón y medio de dólares. Además de la salsa, Marc Anthony también ha incursionado en el cine, aunque generalmente en papeles secundarios. Ha actuado en once películas hollywoodenses, entre ellas “Runaway Bride”, con Julia Roberts, y “Man in fire”, junto a Denzel Washington. Y ha sido dirigido por Brian de Palma y Martin Scorsese, entre otros.

Sus inversiones: posee casas y apartamentos en los Angeles, Miami, Nueva York y Puerto Rico, además de una extensa colección de carros entre los que se puede encontrar un Porsche, un BMW y una Hummer, que son sus favoritos

Con todo, los 30 millones de su cuenta bancaria no equivalen ni al 10% de la fortuna de su mujer, valorizada en 300 millones de dólares, producto de sus presentaciones, películas, discos y de su exitosa incursión en el mercado de la moda y de los perfumes. Sin embargo, a la hora de regalar no escatima en los gastos. El día que se comprometió con Jennifer López, le regaló un anillo de compromiso con un diamante de 8 kilates valorizado en 500 mil dólares. Y para su último cumpleaños, le obsequió unas sandalias bañadas en oro de 18 kilates de 24 mil dólares. Como diría en una de sus canciones, ¿qué precio tiene el cielo?

Marc Anthony no ha sido el único feo que ha hecho regalos millonarios, pero sí, uno de los pocos que tiene miles de admiradores en todo el mundo. Una afortunada parte de ellos bailará al ritmo de su música este sábado 2 de diciembre y pensarán seguro que no es tan feo y que valió la pena. (César Sarria)

Sigo Siendo yo

1953-MARC-02
“Los peruanos son muy importantes para mí”, dice el divo.

Se espera que Jennifer López suba al escenario en Lima tal como sucedió en España.

Marc Anthony responde desde su casa en Miami, y en un tono bastante coloquial, a las preguntas que le envió Ellos y Ellas vía e-mail.

–Hace una semana estuviste en la boda de Tom Cruise, en Italia. Luego viajaste a España a recibir un homenaje, a Nueva York por la ceremonia de los Grammy y finalmente a tu casa en Miami. El 1 de diciembre llegas a Lima, Perú. No paras. ¿Qué haces para manejar el estrés?
–Es que no tengo estrés por la fama, tú sabes, no dejo que la fama me afecte, nunca he perdido el sentido de mi lugar en este mundo, no me he entregado a la fama ni ayer ni hoy y espero que mañana tampoco. Entonces, si no permito que me toque no tiene por qué estresarme. Vivo el momento y ocupo mi tiempo en otras cosas más importantes que no tienen nada que ver con la fama. Me gusta pintar, tú sabes, tomar fotografías, escribir, colecciono arte antiguo y me gusta escuchar el silencio.

–¿No te provoca quedarte en casa sin hacer nada, o despertarte tarde los domingos?
–A veces sí, muchas veces, pero te digo, para mí los conciertos son como combustible para seguir funcionando. Necesito ese contacto con la gente, esa adrenalina. Es reconfortante subir a un escenario y sentir toda esa energía, esas miles de caras que te miran y saben quién eres. Eso me llena de felicidad y orgullo, tú sabes, pero si hay momentos en que deseo estar sólo conmigo y con quienes amo, y gracias a Dios tengo todavía esos momentos y trato de aprovechar al máximo.

–Estuviste en Lima hace exactamente un año, ¿el Perú se convertirá en una de las plazas obligadas para tus giras?
-Definitivamente, muchos pueden pensar que cuando digo que me une un cariño muy especial con el Perú y su público, sólo estoy hablando, pero de verdad es cierto. Ustedes los peruanos son muy importantes en mi vida y en mi carrera, siempre me han querido y están allí cuando los busco o los necesito. Además un peruano, Gian Marco, me ha dado maravillosas canciones, tú sabes. Entonces mi manera de agradecer es entregarles todo lo que tengo, darles mi vida en el escenario.

Búsqueda | Mensaje | Revista