martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1953

30/Nov/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre MineríaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos CADE 2006
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Es porque las piezas están en su lugar

Cuando la Rueda Mete el Diente

4 imágenes disponibles FOTOS 

1953-cuando-1-c.jpg
LA reciente calificación BB+ de riesgo–país del Perú de la clasificadora neoyorquina Standard & Poor’s inyectó una buena dosis de optimismo en la marcha de la economía nacional. El primer ministro Jorge del Castillo anunció el jueves 23 pasado que el PBI crecerá 7% este año, y el Ministerio de Economía ahora estima que la economía peruana crecerá entre 6% y 7% en los próximos tres o cuatro años. También el Banco de Crédito proyectó el pasado 18 un crecimiento positivo del orden de 5,5% en los próximos cinco años.

¿Qué pasó con la ola de pesimismo por el inminente colapso del Tratado de Libre Comercio (TLC) con EE.UU.? Al menos en el MEF y el BCP parecen convencidos que los factores que sustentan el presente ciclo de bonanza económica sabrán superar ese trago amargo.

El ciclo de bonanza económica ya lleva 62 meses de crecimiento sostenido, y alcanza velocidad de crucero. En agosto el PBI peruano se disparó 9,2% y en septiembre fue 7, 3%. Por crecer a tasas semejantes durante casi una década, la pequeña e insular Irlanda es hoy conocida en los circuitos financieros como el Tigre Celta. John Bruton, ex Primer Ministro de Irlanda (1994-1997), y gestor del milagro económico, explicará en CADE cómo lo hizo.

1953-cuando-3-c.jpg

Quintiles que requintan .-Arequipa está en el cuarto lugar a nivel nacional en el último Índice de Desarrollo Humano (IDH) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El IDH pondera los indicadores nacionales sobre esperanza de vida, educación y PBI per cápita, y el de Arequipa es 0.646, es decir, hasta las patas. El IDH del Perú es 0.762, y el de Noruega, número 1 en ranking mundial de desarrollo humano del PNUD, 0.963. El Perú rankea en el puesto 79, y si Arequipa fuera efectivamente una República Independiente, se codearía con Gabón, y en sus quintiles más pobres, con el IDH de países subsaharianos.

Mirada Holística

Sin embargo, la buena marcha del PBI no compromete toda la vasta dimensión del desarrollo. “La década del ’90 fue la primera, en todo el siglo XX, en la que el 50% de la población peruana se mantuvo por debajo de la línea de pobreza”, recuerda Francisco Sagasti, economista peruano, ex director de Planeamiento Estratégico del Banco Mundial y coautor de “Agenda Perú” (CARETAS 1533, 1744). El número de peruanos excluidos del ciclo económico a duras penas levanta cabeza, desde el memorable shock económico de Fujimori, en el 2000.

“Desarrollo e inclusión para todos”, el leit motiv de la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE) esta semana en Arequipa, pretende una mirada holística al desafío que plantea el desarrollo nacional. Como las ruedas de Chicago de las ferias, el círculo virtuoso del desarrollo depende de la sólida integración de una multitud de partes y piezas: educación, salud, justicia, gobierno, democracia y, por cierto, economía. Ah, y olvidábamos, crédito. Cuando estas son débiles o están pegadas con babas, ocurre lo que en el Perú (ver carátula).

1953-cuando-6-c.jpg

Indice Humano

El Informe Anual del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) sobre Índices de Desarrollo Humano 2005, subraya la existencia de una "tercera generación de reformas estatales, que sucede a los cambios estructurales en el funcionamiento del mercado y reformas institucionales. En el nuevo paradigma – dice – el eje es el de la complementariedad entre Estado y mercado, entre lo público y lo privado, entre el interés de las personas y los colectivos, entre la iniciativa para el crecimiento y la participación para la equidad".

El Índice de Desarrollo Humano (IDH) mide los avances en bienestar de los países en base a tres dimensiones básicas: vida larga y saludable, educación y nivel de vida digno, medido por el PBI per cápita. En el ranking mundial de IDH 2005, el Perú figura en el puesto 79 entre 175 países. Chile está en el puesto 37 y la pujante Irlanda en el 8.

Taras del Subdesarrollo

Taras de nuestro subdesarrollo son el centralismo agobiante, la tremenda desigualdad de la riqueza y de los flujos financieros, y la débil representación democrática. El resultado electoral de las elecciones regionales y locales el pasado 19 confirma esto último. Una de las primeras evidencias es la singular atomización de la representación política a nivel nacional (ver más en esta edición de CARETAS).

Pero el centralismo de Lima es una falla estructural acaso más difícil de roer. No sólo actúa y decide “desde la visión y espíritu de centro”, según el PNUD, sino que absolutamente todo gira alrededor de su órbita. Así, en contraste con Lima, hasta Arequipa es Liliput. Un dato elocuente sobre el tamaño de sus mercados: 82% de las ventas de las 10,000 principales empresas fueron en Lima, y apenas el 2% en Arequipa, en el 2005. Similar concentración de recursos se repite en las finanzas, la recaudación tributaria, el poder político. El presidente Alan García afirmó la semana pasada que transferirá a las regiones y gobiernos locales plenas facultades en los próximos 18 meses. Pero está claro que si ese proceso de descentralización no es acompañado de otros componentes, la rueda virtuosa del desarrollo no girará como exigen sus precarios pasajeros.

Búsqueda | Mensaje | Revista