martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1953

30/Nov/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre MineríaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos CADE 2006
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Entrevistas Ministra enumera los pasos para conquistar el TLC y evalúa el “complicado” escenario regional.

Meche Encendida (VER)

5 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1953-entrevista-1-c.jpg

“Cubrimos ambos lados en lobby. Christianne Chadwick ve el republicano. Además se contrató a otro lobbista ligado a los demócratas contactado por el equipo de Hernando de Soto. Conoce bien al mayor grupo sindical de EE.UU”.

El timbre del celular que le anuncia a Mercedes Aráoz las llamadas importantes es sacado de la conocida melodía de una banda británica, The Verve, que a su vez fue prestada de una vieja canción de los Rolling Stones.

Aráoz es conocida como rockera moderada y ministra discreta pero en los últimos días cambió de ritmo y propinó unos caderazos dignos de una Shakira subida a la tarima política.

El gobierno anunció que desistiría de gestionar la votación del TLC con Estados Unidos en los pocos días restantes de legislatura norteamericana y la titular de Comercio Exterior quedó en la línea de fuego. Sorteó la munición graneada de Carlos Bruce que declaró “el fracaso” del Ejecutivo en el Congreso y luego, el mismo lunes 27, ventiló con la prensa extranjera sus opiniones sobre la victoria del izquierdista Rafael Correa en las elecciones presidenciales del Ecuador. “Genera más división en la Comunidad Andina”, habría dicho.

Los paños de agua enfriados rápidamente –el presidente Alan García invitará a Correa al país y el canciller José Antonio García Belaunde cifró “grandes esperanzas en poder trabajar la agenda bilateral”– no borraron la impresión de contar con un nuevo vecino en las antípodas. Correa le aseguró a CNN descreer “del comercio como la gran entelequia y de esa idea de ver a los ciudadanos como simples consumidores”.

Aráoz no parece escuchar tanta música de Silvio Rodríguez y prefiere “mover todos los espacios multilaterales” para abrir mercados. En el pizarrón de su oficina se lee en plumón: “ATPDEA full”.

La renovación de esas preferencias es la prioridad inmediata, aunque no se aclara el tiempo de extensión a ser solicitado. “En el TLC con Estados Unidos ahora somos un entrenador que no revela su estrategia antes del partido”, explica, “y la sigue pensando en el camino, mientras va viendo cómo juegan los equipos”.

–Pero tienen que voltear la torta al lado demócrata. Es otro prisma.
–Y es un prisma evidentemente más político. El tema de seguridad regional, de drogas, evidentemente.

–¿No se ha desperdiciado el argumento de las drogas?
–No lo creo. En las reuniones que ha tenido Hernando de Soto y a las que han asistido los miembros de mi equipo se ha tratado el tema.

–El Presidente no pareció darle mucha importancia cuando habló con Bush en Washington porque la mayoría de la droga peruana se va a Europa.
–El tema es el de la inestabilidad aquí, allá, en Europa o en la región y en Estados Unidos sí les importa. Va amarrado a que planteamos un desarrollo social y productivo que permite estabilidad en la región.

–Colombia ya tiene sus cálculos sobre los empleos que se perderían de no firmarse el TLC, unos 650 mil. ¿Cuáles son nuestros números?
–Todos los puestos de trabajo generados por el ATPDEA (unos 300 mil). Además no se ha generado empleo abusivo ni sobreexplotador. Todo lo contrario. Los niveles y estándares son bien altos porque los compradores los exigen. Vas a Ica y Lambayeque y te vas a dar cuenta que es otra cosa. Hasta les he tomado fotos a los baños. Son muy diferentes a los de un mercado informalizado.

–Los demócratas hacen campaña por los puestos de trabajo estadounidenses y dicen que en el Perú tampoco quieren el TLC porque los va a hacer más pobres. ¿No habría que utilizar más el argumento que usted menciona?
–Lo estamos movilizando. Además, el trabajo que generamos en el Perú es en industrias complementarias con EE.UU. Vamos a comprarles un montón de maquinaria e insumos con estas liberaciones. Los compradores de nuestra ropa no compiten con el proveedor americano sino de otros países asiáticos y centroamericanos. Los desplazaríamos probablemente a ellos. Tenemos que vender la idea de cadena productiva complementaria.

–¿Han cambiado de lobbys?
–Cubrimos ambos lados. Christianne Chadwick ve el lobby republicano y ya trabajó con Alfredo Ferrero. Hemos renovado con ella y es muy buena. Además se contrató a otro lobbista ligado a los demócratas contactado por el equipo de Hernando de Soto. Está muy metido en temas laborales y conoce bien al mayor grupo sindical de EE.UU.

–¿No se ha descuidado la influencia que los Estados tienen en los congresistas?
–Por eso también se trabajará con los gobernadores y grupos de interés. Por ejemplo, los hispánicos fair traders (por el Comercio Justo y anti-TLC) son demócratas. Pero hay grupos de hispanos organizados que pueden demostrar interés en el tema de Derechos Humanos. Allí las reposiciones (de trabajadores despedidos) juegan un papel importante.

–¿Jorge del Castillo sigue negociando allí el número de quienes serán repuestos?
–Claro, y se ha presupuestado. También pesan los temas de mujeres. Tener seis ministras es un asset con los demócratas.

–¿No se le dio mucha importancia a la figura de Bill Clinton en estas circunstancias? Parece ser un personaje en pugna dentro del partido.
–No tengo una respuesta clara pero creo que sí está influyendo en muchas personas. No solo entre los demócratas. Él fue precursor en los acuerdos comerciales como el NAFTA. Hay otros actores demócratas simpatizan con un partido como el aprista, más pro-laborista.

–Más de izquierda en la perspectiva norteamericana.
–De alguna manera. Que no es conservador y tradicional pero liberal en su visión.

–¿En qué momento del lunes 27 dijeron no va más?
–Discutimos los elementos en juicio y no fue fácil tomar la decisión. Algunas dificultades las noté cuando hablé con (la representante comercial de EE.UU.) Susan Schawb (en Vietnam). Fue una reunión entre mediodía y tres de la tarde y planteamos todo el tema de aquí para adelante. Seguimos empujando el tema, no hay que pararlo. Precisamente estoy preparando unas cartas para que las mande el Presidente. De repente, Dios quiera, encuentran una ventana de posibilidad y la mandan, pero el proceso era tan corto y con tantos temas que introducir un tema de tanto conflicto era muy riesgoso. Se viene una labor de convencimiento muy importante de Hernando de Soto, el canciller y el embajador.

–¿En qué queda la controversia sobre la cláusula de la Organización Internacional del Trabajo que pide el congresista Alfredo Rangel y que afirma discutió con el ex presidente Alejandro Toledo?
–Hasta donde yo sé fue una conversación entre Toledo y Rangel y no hubo un compromiso formal. En términos legales incluso puedes confundir principios con estándares. El compromiso formal está en los documentos escritos.

–¿Pero qué pide Rangel y qué estaríamos dispuestos a cumplir?
–No está tan claro qué pide. ¿Qué significa? Que probablemente EE.UU. se tendría que comprometer en temas que no se ha comprometido. Nuestra ley está bajo estándares laborales que corresponden a todos los compromisos firmados con la OIT: Libertad de asociación, obligación de eliminar trabajo forzoso, eliminar el trabajo infantil, no modificar nuestra legislación para hacer que se trasladen industrias al Perú y así abaratar el comercio. Cumplimos nuestras obligaciones. Lo que quieren los demócratas, y tengo bien entendida la cosa, es introducir legislación laboral nueva en su país a partir del tratado. En esa discusión no podemos entrar.

Qué Bonita Vecindad

Según la agencia AFP, el lunes 27 la ministra Aráoz declaró a la prensa extranjera que:

–El triunfo de Rafael Correa en Ecuador ponía en riesgo la negociación de un TLC con la Unión Europea y deja a la Comunidad Andina “una situación de dos países de esa tendencia (chavista - Ecuador y Bolivia) y dos países más bien abiertos que son Colombia y Perú”.

–Esta situación no es conveniente “porque genera más división en lo que sería la Comunidad Andina dentro de una perspectiva de proyección a la globalización. Es lamentable desde una perspectiva de integración económica. Las políticas extremas, como fueron las de Venezuela, nos han separado. Queremos mantener los flujos comerciales (en la subregión) pero se hace muy difícil el diálogo porque está con una perspectiva política antes que una perspectiva de desarrollo de integración”.

Aunque colegas del gabinete consultados por CARETAS calificaron las declaraciones como “metida de pata” dada la histórica hipersensibilidad, miembros claves del mismo agregaron que lo dicho por Aráoz, aunque políticamente inconveniente, era cierto.

El presidente electo Correa calificó las declaraciones de “terribles”. Pero terminó por darles sustancia. “Los únicos que hirieron de muerte a la CAN son Colombia y Perú, dos de los países miembros que negociaron un tratado bilateral con Estados Unidos”, dijo el martes 28.

Están por confirmarse las banderas del señor Correa, pero de saque se colige que la originalidad no es su estandarte.

La frase fue asombrosamente calcada del glosario de Hugo Chávez, que en abril último anunció la salida de Venezuela de la CAN y la declaró “herida de muerte”. También atribuyó a Perú y Colombia la culpa por las mismas razones.

–Hay quienes critican el hecho de que haya mucho interés en firmar el TLC con Europa cuando, afirman, es relativamente inútil.
–No es inútil. Es un mercado que no hemos explotado suficientemente. La negociación va a ser igual o más difícil que con EE.UU. porque es de bloque a bloque. Vamos a tener que profundizar la integración andina y en simultáneo negociar con Europa. Complicado. Ecuador tiene sensibilidades con el tema del banano. La integración andina es incompleta en la práctica, no en la institucionalidad. Hay que tener la decisión política de profundizarla. Implementar pasos de frontera y mecanismos aduaneros, por ejemplo.

–Pero la coyuntura política vecinal no es la mejor.
–Hoy día es un tema complicado.

–¿Y Bolivia no pende de un hilo?
–Pero el tema andino-Unión Europea la ha mantenido dentro.

–¿Con Ecuador puede ser igual?
–Creo que sí, mientras haya la posibilidad de ingresar a un mercado poco explorado en la mayor parte de productos.

–Nosotros también estamos amarrados a la CAN.
–Claro. La invitación a Chile era importante para darle otro carisma y una visión más integradora.

–¿No es decorativo el papel de Chile?
–En este momento es un miembro asociado y se está en la elección de capítulos en los cuales se va a comprometer. Hasta ahora es una elección más política que técnica. Lo que pasa es que Chile tiene acuerdos con Perú y Ecuador.

–Y acaba de firmar otro con Colombia.
–Así es. Con los tres, excepto Bolivia. Lo interesante de la invitación a Chile es que fortalece nuestra visión globalizante.

–El presidente electo de Ecuador ha criticado sus declaraciones a la prensa extranjera.
–No he leído sus declaraciones. Me preocupa que no mantengamos la unidad andina. Hay que mantenerla en el sentido de ampliar nuestra capacidad como grupo. Ser socios y exportar juntos. Hay oportunidades enormes e individualmente cada país no tiene el nivel suficiente como para ser un gran exportador en todos los temas.

–¿Y ahora cómo se hace con el Ecuador?
–Seguimos negociando. La mayor cordialidad y apertura con el mercado ecuatoriano, en tanto que no nos pongan barreras al comercio. Es un país que forma parte de esta cultura común que tenemos, un espacio económico que debemos fortalecer y mirar juntos el mundo.

Poco después de finalizada la entrevista, la ministra llamó al periodista para subrayar que felicitaba “la elección transparente realizada en Ecuador. Soy una creyente de la integración andina desde mucho antes de asumir este cargo. Espero que la CAN se mantenga. No estoy en contra del señor Correa pero sí de la oposición que (Hugo) Chávez tiene con los TLC”. (Enrique Chávez)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
O Presidente Mais Alto do Mundo (Caretas 1951)
Las Pepas del TLC (Caretas 1864)
La Ruta del TLC (Caretas 1846)
El TLC Bajo la Lupa (Caretas 1840)
’Es un Tema de Pura Aritmética’ (Caretas 1839)
Mientras Tanto en Ica (Caretas 1833)
Pelea de Fondo en el TLC (Caretas 1833)
Búsqueda | Mensaje | Revista