viernes 19 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1943

21/Set/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Malabares en una Cabina Telefonica

En los últimos 15 días, al ritmo que va llevando el actual gobierno, surgen varias constataciones. Por lo pronto, el nivel de aprobación ( sea 60,70 ó 75 %) sobrepasa largamente la votación que obtuvo AGP y demuestra, una vez más, que es un político a tiempo completo, cuidando todos los flancos y escuchando activamente por dónde van las opiniones y los sentidos de los ciudadanos. ¿Es sólo el empuje de los primeros tiempos, como dejan entrever celosamente quienes dicen que continúa en campaña? Poco importa, puesto que este ritmo va revelando que gobernar, lo que se llama gobernar no estuvo muy presente en la pasada administración, porque si bien se seguía el curso de las cosas cotidianas, en las tareas de fondo se perdió tiempo y compás.

Otro aspecto de estos días es lo que algunos delatan como una preocupación, acostumbrados a que tiemble la tierra y Sansón y los filisteos parezcan sucumbir. No hay oposición, dicen con exclamaciones de asombro y queja. Eso no es bueno para la democracia, alegan otros. Y quizá los periodistas extrañemos titulares escandalosos de fraudes, extravíos, parentelas díscolas e impromptus color zanahoria.

No se puede, sensu estricto, imaginar que esta ausencia de una oposición vertebrada sea obra de un gobierno que tienta y atrae, cuanto de que los liderazgos de quienes pugnaron por la presidencia ceden paso a la cruda realidad o dejan que el bullicio se traslade a los candidatos regionales y municipales.

Concretamente Ollanta Humala –uno de los casos más clamorosos de dilapidación política– y Lourdes Flores están en segunda fila, por el mismo hecho que no son ya vanguardia ni hegemonía, y no están tampoco en capacidad de apaciguar y guiar a los corderillos que conforman las bancadas de UPP-Partido Nacionalista o a los de Unidad Nacional

En el Congreso hay solo personas sin habilidad para conducirse en los vericuetos de la práctica congresal. En este batiburrillo de aprendices, el Apra navega con habilidad y ventaja y con el correr de los días continuará este predominio con los ganaciales políticos que se puede imaginar.

Sobresalen ya en el equipo ministerial algunos rasgos que son positivos: Un fatigante trabajo, impuesto en buena medida por Palacio, claridad para explicar las cosas, discreción evitando cualquier triunfalismo, una fuerte presencia femenina, dado que por angas o mangas, los temas han ido de Meche Cabanillas en el Congreso a las ministras del Interior, Comercio Exterior y Transportes y Comunicaciones.

A Jorge del Castillo los escépticos no le otorgaban mucha posibilidad de continuar en la labor de apaciguador y consensualista. No se puede ser eternamente bombero. Pero lo que ha venido y viene ocurriendo es que las hogueras que arden no tienen la magnitud de otrora ni se las deja crecer por una rápida intervención que subsana deficiencias y abre puertas al diálogo. El estilo de Jorge del Castillo,hasta ahora es adecuado y, sobre todo, no tiene ninguna premura ni atosiga con mensajes. Hay que reconocer que gestos como los de Pilar Mazzetti de poner freno y aclarar lo que ocurrió en Sión, destituyendo responsables y llamando seriamente la atención a quienes se excedieron salvajemente en su labor represora, es el probable anuncio de una conducción gubernamental clara, directa, transparente.

Más tinta y suspicacias han estado presentes a raíz del apresurado proyecto cocinado y aprobado en el pleno suprimiendo la tarifa básica en la telefonía fija, donde la bancada aprista dio señales curiosas de reflejar opinión propia, sin mandatos del partido, sobre este proyecto. Los que leen debajo de los hechos han insistido en que hay una división de pareceres y posiciones entre Jorge del Castillo y la Presidenta del Congreso. Si esto fuera así, volveríamos a los tiempos del primer gobierno de AGP. Ese dicho de entonces, como ahora, no dejaría de tener sentido: la oposición más intensa está en las propias filas del Apra.

En este campo de movimientos calculados que no revelan fracturas ni rasguños en el gobierno, de sobresalto del sector privado ante el desconocimiento de un contrato con la empresa de telefonía fija, de reproche porque AGP no cumple con sus promesas, hechas durante la ardiente y locuaz campaña electoral, el Presidente de la República ha jugado al equilibrio y ha sido citado por las partes en interpretaciones que quería llevar aguas para sus molinos .Lo que dijo AGP a propósito de la Telefónica y la renta básica es como una encíclica: da para todos los gustos en el libre examen, pero al final se sale con la suya.

Un último agregado: la coyuntura siempre origina tensión y vibratos, pero resulta importante que al mismo tiempo que se responde a las solicitaciones del día a día, se tejen estrategias para las elecciones de noviembre y se establecen consensos, igualmente se está mirando al mediano plazo y la consecución de un plan de acción bien concebido y consensuado en el Acuerdo Nacional. Nada mejor que esta combinación de la corta mira y el afianzamiento, para hablar, en lenguaje telefónico, de la larga distancia.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista