lunes 22 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1943

21/Set/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Política Bolsas de dinero bolivariano y un jeep que fue el costo de una curul.

A Camacho No Voy Más (VER)

5 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1943-ollanta-1-c.jpg

La residencia del dadivoso congresista Gutiérrez, Las Moreras 328, en Camacho. Esta semana afirmó que funcionarios venezolanos se reunían con Humala en esta casa, dinero de por medio.

“Yo sólo espero que lleve la camioneta a mi casa y me la devuelva”, dijo el congresista Álvaro Gutiérrez, la tarde del lunes 18 a CARETAS. Sentado en su oficina de la Comisión de Transportes y Comunicaciones del Congreso, Gutiérrez intentó hablar despacio, tratando de medir sus palabras. Sin embargo, ese día, en horas de la mañana, se había despachado de lo lindo en RPP contra Ollanta Humala, su aún líder político, al punto de dejar entrever algo que para muchos era un secreto a voces: el probable aporte financiero de Hugo Chávez a la campaña electoral del ex comandante.

Gutiérrez denunció en ese momento que su casa de la Urbanización Camacho, Las Moreras 328, había sido visitada “en más de una oportunidad” por funcionarios venezolanos que se habían reunido con el candidato nacionalista. Unas horas después, en el Hall de los Pasos Perdidos del Parlamento, metió más carbón aunque sin precisar detalles. “Si Ollanta dice tener un mayor aportante (que yo), que salga a declarar quién aportó más y, si le vino del extranjero, tiene que decir de dónde”, sostuvo.

El ataque no era gratuito. El sábado 16, Humala tampoco se había guardado nada. Durante una entrevista en CPN Radio, acusó a ciertos congresistas de realizar “lobbys” en el Parlamento, en clara alusión a Gutiérrez. Sostuvo que este hablaba “tonterías” al exigir que Gonzalo García Núñez renunciara a su candidatura a la alcaldía de Lima y añadió que el congresista arequipeño no había sido el mayor financista de su campaña electoral. “Ha habido mayores aportantes. Creo que a Gutiérrez se le ha subido la nevada”.

Lo curioso es que según la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), Álvaro Gutiérrez aparece como el aportante individual más importante de UPP antes de la segunda vuelta, y como uno de los principales durante todo el proceso. Gutiérrez se había aportado nada menos que con S/. 131, 420, antes del 9 de abril. Las cosas cambian a partir de esta fecha.

Cifras y Cántaro

“Mi casa era el sitio que nadie conocía y donde se tomaban parte de las decisiones más importantes de la campaña”, afirma Gutiérrez. El martes 19 fue más allá en esa suerte de lo digo o no lo digo que ha entablado a propósito del posible financiamiento venezolano. Afirmó que las reuniones en su casa entre Humala y los funcionarios del gobierno de Chávez se realizaron entre las doce de la noche y las tres de la mañana. Incluso, aseguró que pagó US$ 30,000 a Humala para poder integrar la lista al Congreso y que la camioneta Toyota Hi Lux de placa PIR-425, que finalmente “donó” al candidato, “era en parte de pago”. Gutiérrez la adquirió en marzo del 2005 por US$ 20,000.

Fuentes al interior del Partido Nacionalista han ratificado en parte la versión a medias de Gutiérrez. Según las versiones recogidas, durante la primera vuelta se celebraron solo dos reuniones entre Humala y los venezolanos. Ni bien arrancó la segunda tanda, las reuniones se hicieron más periódicas, a razón de una vez por semana. Gutiérrez sostiene lo mismo.

¿Hubo dinero en estos encuentros? Según estas versiones, sí lo hubo y fue recogido en mochilas y bolsas en la propia casa del congresista, destinadas a pagar la propaganda política en televisión y radio. Gutiérrez no rechaza ni afirma esto. Sonríe, se limita a decir “saquen ustedes sus propias conclusiones”. Añade: “todavía no es el momento para hablar”.

Más allá de los misterios del parlamentario arequipeño, hay algunas observaciones interesantes. Según el más reciente informe financiero de la ONPE, sobre la campaña electoral de los partidos políticos que participaron en las últimas elecciones, UPP fue el partido que más gastó (S/. 4’568,071) con el siguiente desagregado: S/. 3’493, 249 en aportaciones individuales en efectivo, S/. 165,670 en aportaciones en especie, S/. 534, 176 en aportes de los candidatos y S/. 375,875 en ingresos por actividades proselitistas. El APRA gastó un poco menos (S/. 4’166,072). La diferencia radica en que la estrella tenía un saldo inicial de campaña que superaba los S/. 2 millones. UPP no tenía nada.

Otra acotación más. Durante la segunda vuelta electoral, el monto de las aportaciones individuales de UPP (S/. 2’002,284) prácticamente duplicó al registrado antes de la primera vuelta (1’218,550), en tan solo un mes. Lo curioso es que como aportantes aparecen congresistas electos que son conocidos más bien por el perfil austero que ostentan: María Sumire o Hilaria Supa aparecen con un aporte de S/.16,560 cada una. José Maslucán, parlamentario por Amazonas, aportó S/. 49,680. Cayo Galindo y Martha Acosta, S/.33,120 cada uno, clavados, exactos. Según este mismo reporte, sólo en una cena de profondos, celebrada el 15 de mayo pasado, Humala logró reunir S/. 248,160. Entre los principales aportantes figuran miembros de la familia de Nadine Heredia.

El martes, ni Humala ni Carlos Tapia, su ubicuo y bien relacionado asesor, respondieron de manera rotunda las acusaciones veladas de Gutiérrez. La embajada de Venezuela rechazó las imputaciones a través de un comunicado. Al cierre de edición, la bancada nacionalista tomaba dos decisiones importantes: el mantenimiento de la alianza con UPP y la permanencia de Gutiérrez en el nacionalismo. Parlamentarios consultados señalaron que sería retirado del cargo de vocero, pero que veían difícil una posible expulsión del partido, aunque con los humalistas uno nunca sabe. Ollanta hace tiempo le bajó el dedo y no sólo por los últimos desencuentros. Gutiérrez es un asiduo visitante de la embajada de EE.UU., algo que no le hace mucha gracia al ex comandante.(Carlos Hidalgo)

Búsqueda | Mensaje | Revista