jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1943

21/Set/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El Misterio de la Poesía

Un testimonio

 PDF 

1943-misterio-1-c.jpg

Homenaje a Neruda de otro gran poeta.

Un ejemplo de la hermandad entre los pueblos del Perú y Chile, por encima de cualquier diferencia, se da en los vínculos entre sus poetas. Acaba de publicarse el libro “Correspondencia con Juan Cristóbal”, que reúne las cartas enviadas al conocido vate peruano, entre 1967 y 1995, por el eminente poeta chileno Jorge Teillier (1935-1996. Ver más en CARETAS 1802, 1865 y 1889). Ha sido presentado casi simultáneamente en Lima y en Santiago por las Ediciones Clásicos del Pacífico, que dirige el también poeta chileno Álvaro Ruiz.

Teillier optó por quedarse en Chile después del golpe de 1973, sufriendo el desempleo y el desmembramiento de su familia. El libro revela aspectos poco conocidos de la vida del poeta y ayuda a comprender mejor su valiosa obra. Concluye con un poema que permaneció inédito, por razones de seguridad, dedicado por Teillier a Pablo Neruda, en el sexto aniversario de su muerte: "Invoco un nombre: Pablo".

IV ZONA DE SILENCIO
Cuentan que en una noche negra lo llevaron.
Y que él estaba enfermo de silencio en su Isla.
Cuentan que rodearon la casa con metales
y una triste ambulancia fue su cuarto.
Que era negra la noche de Septiembre, cuentan.
Que era largo el camino hacia Ninguna Parte.

Que era un camino negro, cuentan,
marcado por los verdes vigías de la muerte.
Ellos lo revisaron meticulosamente,
una, dos, quinientas veces:
era posible que fuese un tanque disfrazado,
o un hábil extremista convertido en enfermo.
Era un camino interminable
hacia la boca verde de la muerte.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista