domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1937

10/Ago/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Iván Thais
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos Claro
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Nuevos rostros y colores de siempre en muestra de Gam Klutier.

Fauna Interior

3 imágenes disponibles FOTOS 

1937-culturales-1-c.jpg

Klutier mimetizándose entre sus personajes.

Una batidora de mano pegoteada de azul, una secadora de pelo del mismo color, botes y botes de pintura en medio de un taller con columnas de cemento pelado y ventanitas en el techo que dejan caer por sus rendijas ramas como si de hebras gigantes de cabello se tratara. Es el refugio de Gam Klutier, pintor holandés con un cuarto de siglo en el Perú, escondido en un garaje cercano a la plaza central de Barranco, a pocas cuadras de la galería donde próximamente presentará lo último de su trabajo en una muestra titulada “Brújula Azul”.

Las paredes del taller, cubiertas por docenas de lienzos en su mayoría dominados por el azul y amarillo, muestran toda una fauna interior perteneciente a la mente del artista, quien la ha “congelado” sobre las telas. Más que una razón estética, el uso del azul se debe a un sentimiento, una intuición, explica Klutier, “cada color corresponde con un estado del ser, con ciertos órganos del cuerpo”. Así, mientras el rojo correspondería al corazón, para el artista el azul “es un color que trae mucha paz, balance y armonía”, relacionado a los pulmones y al quinto chakra, a su vez relacionado con la garganta, la comunicación y la expresión.

En una esquina del taller, el tronco de una palmera cuya copa crece libre más allá del techo alberga un breve altar donde el artista ofrece flores y velas para media docena de maestros entre quienes destacan Krishna y Cristo. Fiel lector del Bhagavad-gita, el poema filosófico donde Krishna comparte sus enseñanzas, Klutier practica meditación desde hace treinta años y yoga desde hace quince.

¿A qué respuesta ha llegado después de tanta búsqueda interior?, le pregunto. “Que uno con los ojos no ve mucho, pero con los ojos cerrados ve, intuye y percibe mejor”, responde Klutier con una mirada penetrante. “La intuición es como la inteligencia del alma, más amplia que la inteligencia de la mente”, agrega este creador que no solo plasma su arte en lienzos, sino también en docenas de platitos de cerámica made in China o Indonesia convertidos en pequeñas obras de arte luego de pasar por su pincel (Maribel De Paz).

Búsqueda | Mensaje | Revista