viernes 19 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1936

03/Ago/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EditorialVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre HistoriaVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Acceso libre LANVER
Acceso libre Responsabilidad SocialVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Entrevistas Paz y cooperación será la partitura con Chile, afirma el ministro de Defensa Allan Wagner.

Obertura de Wagner

5 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1936-entrevista-1-c.jpg

Allan Wagner despachará desde el “Pentagonito” en Chacarilla del Estanque. También tendrá oficinas en la Marina y la Fuerza Aérea.

Destacamentos de las tres Fuerzas Armadas reconocieron el miércoles último al nuevo ministro de Defensa, Allan Wagner, en una simbólica ceremonia. Wagner tiene 40 años de experiencia en la carrera diplomática, y ha sido dos veces ministro de Relaciones Exteriores. Viene de renunciar a la Secretaría General de la Comunidad Andina para asumir una de las carteras más complejas y delicadas.
_______

¿Es verdad que va a despachar en la oficina del antiguo ministro de Guerra?
–Como una forma de acercar el Ministerio de Defensa a los institutos armados he decidido instalar mi despacho en la Comandancia General del Ejército, donde fue el despacho del ministro de Guerra.

–¿Y cómo fue el recibimiento en el “Pentagonito”?
–Con una ceremonia de presentación que se hace por primera vez en el Patio de Armas, a cargo de destacamentos de las tres Fuerzas Armadas saludando a la autoridad del ministro de Defensa. Fue una manera de buscar aproximación y al mismo tiempo de reconocimiento.

–¿Servirá también para espantar los prejuicios de quienes piensan que en Defensa se necesita un militar?
–Son criterios, pero yo personalmente pienso que debe ser un civil, lo que no quiere decir que sea una persona que esté distanciada de los institutos armados, sino más bien alguien que busque una aproximación entre los objetivos de la seguridad nacional y la labor de los institutos armados. Para responder a los objetivos yo he manifestado mi decisión de tener adicionalmente despachos alternos en la Comandancia General de la Marina y de la Fuerza Aérea.

–¿Tenía ya una aproximación al mundo castrense?
–La política exterior se desempeña también en ese ámbito y, por otro lado, el servicio diplomático es una institución igualmente jerarquizada con un orden en la carrera, categorías y grados.

–¿Fue una sorpresa el nombramiento?
–No, cuando se creó el Ministerio de Defensa hace años, pensé que alguna vez podría desempeñar el cargo. Cuando me comunicaron en la víspera de la juramentación, acepté por varias razones, principalmente porque soy una persona dedicada al servicio público desde la diplomacia y organismos internacionales. En ese sentido, tengo un profundo compromiso con mi país.

–¿Qué siente al dejar la Comunidad Andina de Naciones?
–Dejo a la Comunidad Andina de Naciones (CAN) estabilizada políticamente y con el acuerdo con la Unión Europea en agenda. Ello constituye un factor de estabilidad y cohesión que hay que profundizar. Se debe repensar la Comunidad Andina de cara al futuro y en función a las necesidades de nuestros pueblos, y de alguna manera superar ciertos arquetipos que primaron en la fundación de la organización.

–Parecía que Bolivia se marcharía junto con Venezuela. ¿Cómo evitó que la CAN se redujera a tres países?
–La cumbre Europa–América Latina no pudo haber sido más oportuna para la CAN, porque la salida de Venezuela produjo desconcierto. La cumbre de Viena dio la oportunidad a los cuatro presidentes andinos de retomar la agenda pendiente, entre la que estaba considerada que Bolivia asumiera la Presidencia pro tempore. Bolivia tenía voluntad, pero no seguridad de estar en condiciones de negociar el acuerdo de asociación con la UE, debido al proceso político interno en su país.

–¿Evo Morales tenía voluntad política de quedarse?
–Sin duda, y eso se manifestó claramente al participar en la Cumbre con la Unión Europea. Lo ocurrido en Viena fue uno de los éxitos más interesantes en los que he participado en mi vida diplomática. Fue lo que se puede llamar una diplomacia comunitaria europea y andina.

–No es fácil imaginarlos conversando. Lo que yo recuerdo es que había gran tensión, producto de frases duras.
–En efecto, en Viena el diálogo entre los cuatro países no era fácil ni fluido. En esas circunstancias el presidente Alfredo Palacio de Ecuador y su Canciller jugaron un papel muy importante como facilitadores, y ayudaron a propiciar el clima que permitió consolidar la Comunidad Andina. A su vez, las autoridades europeas lo hicieron ofreciéndole a Bolivia facilidades compatibles con el proceso político interno que atraviesa. Todo se logró mediante diálogos diplomáticos –que no se hacen en la mesa de conferencias con un cartel adelante– sino en las pequeñas salas tomando café.

–Parece que tendrá que seguir en diálogos difíciles. Se anuncia el reinicio de los diálogos 2 + 2 con Chile.
–El presidente Alan García en su visita a Chile expresó la voluntad de profundizar las relaciones entre Perú y Chile, lo cual fue ampliamente correspondido. A partir de ahí se genera una dinámica que se plasma en la presencia emblemática de Chile en la ceremonia de transmisión de mando el pasado 28. No sólo fue la gratísima presencia de la presidenta Michelle Bachelet y su Canciller, sino la de los presidentes de todos los partidos políticos chilenos, lo que significa que la aproximación al Perú es una política de Estado que comprende a toda la sociedad chilena. En ese contexto, hemos tenido conversaciones con el canciller Alejandro Foxley, y surgió la decisión mutua de echar a andar nuevamente el mecanismo de reuniones conjuntas entre los dos cancilleres y los dos ministros de Defensa, que había quedado paralizado el año pasado, y retomar la agenda de fomento de confianza diseñada.

–¿Cuál es la agenda? ¿La transparencia en la compra de armas o la homologación bélica entre ambas fuerzas?
–En el horizonte está una mejor comprensión de cuáles son las necesidades de seguridad y defensa de cada país, incluyendo la compra de armamento. Al mismo tiempo buscar poco a poco establecer una seguridad cooperativa. Eso significa que la seguridad se convierta en un bien público común, que descarte cualquier hipótesis de conflicto armado entre nuestros países, privilegiando la solución pacífica a través del fomento de la confianza entre naciones.

–Llegar a eso sería más fácil con menos armas. Chile acaba de comprar otros 16 cazabombarderos F16, generando desequilibrio y desconfianza.
–Debíamos evitar ese tipo de compras, pero eso se logra construyendo la confianza de que ante cualquier situación recurriremos a los medios pacíficos de la diplomacia y el derecho internacional. Hoy en el continente americano no hay ninguna hipótesis de conflicto armado. Más bien tenemos nuevas amenazas: terrorismo, narcotráfico y diversas otras formas de crimen transnacional organizado por mafias. Igualmente, en el caso del dominio marítimo, las amenazas no se circunscriben al ámbito de las 200 millas, sino más allá. Hay situaciones de seguridad que tenemos que abordar juntos. Podríamos darle una nueva dimensión a lo que fue el Sistema del Pacífico Sur, que nació para luchar por la tesis de las 200 millas y luego se fue enriqueciendo en los ámbitos de cooperación. Tal vez, Perú, Chile, Ecuador y Colombia puedan abordar de manera conjunta estas nuevas amenazas con una perspectiva moderna.

–¿Es la Fuerza de Paz a la que se refirió el Canciller chileno?
–No, eso es otra cosa. Es una idea muy bonita: crear un batallón común entre los países decididos a participar en una Misión de Paz de las Naciones Unidas. Sería un poderoso mecanismo de fomento de la confianza.

–¿Cuál es la posición del nuevo gobierno peruano en cuanto a la compra de armas?
–Es necesario que el Perú cuente con los dispositivos elementales en función de lo que son sus propias necesidades, lo cual incluye la renovación de armamento. Obviamente no se tratará de comprar por comprar.

–¿Tiene ya una idea de cuál es el estado del material defensivo del país?
–Tengo una idea, pero todavía estoy verificando. Decidiremos qué es lo que hay que comprar, pero no estoy de acuerdo en comprar en función de lo que compra Ecuador o Chile.

–Lo que parece evidente es que tendremos una relación muy cercana con Chile.
–Ese es el propósito. Construir en base a las afinidades. También con Ecuador. Acabo de llamar a mi amigo, el ministro de Defensa del Ecuador, para concertar una reunión y armar un mecanismo 2 + 2. El Acuerdo de Paz firmado no era el fin, sino el inicio de un trabajo conjunto necesario para la seguridad de los dos países.

–¿Con Chile se podrá tratar todos los temas, como la delimitación marítima?
–Esa es una pregunta para nuestro Canciller, pero es un tema que se va a mantener en el plano jurídico.

–Si somos amigos debiéramos poder conversar también sobre lo que nos incomoda.
–Si algo he aprendido en mis 40 años de diplomacia es que así como entre las personas nadie puede ganar todo o perder todo, entre los Estados tampoco se puede hacer juegos de suma cero. Lo que tenemos que buscar son soluciones integradoras de intereses, en las que todas las partes se sientan ganadoras del resultado.

–¿Qué opinión tiene sobre el tema de la delimitación marítima?
–Que existe una situación que debe ser atendida. Aunque es un tema que corresponde a la Cancillería.

–Supongo que en las reuniones 2 + 2 podría salir.
–Si lo que queremos es construir relaciones de paz y cooperación, lo debemos hacer sobre la base de lo que nos une, y las diferencias resolverlas de la manera más positiva posible. (Zenaida Solís)

Búsqueda | Mensaje | Revista