domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1925

18/May/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Elecciones 2006VER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Acceso libre Crecer SanoVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Las nuevas armas de la medicina preventiva.

Pruebas de Inspiración

3 imágenes disponibles FOTOS 

1952-pruebas-1-c.jpg
Durante los primeros años de vida del niño, la medicina preventiva es fundamental. Una observación médica atenta permite descartar trastornos de salud importantes –desórdenes metabólicos, malformaciones óseas, alteraciones del desarrollo psicomotor, etc.– y si existen tratarlos antes de que se conviertan en dolencias más graves. Pero la prevención también depende del propio paciente, en este caso de sus padres, en cuyas manos la medicina pone una serie de exámenes y controles para preservar la salud de su pequeño.

Uno de los principios que guía el tratamiento de control del asma es que el paciente viva sin síntomas la mayor parte del tiempo. Es por ello que en el 2004 un grupo de especialistas en asma bronquial de Estados Unidos se unieron para evaluar a 471 pacientes asmáticos, y en base a ello elaboraron una encuesta, inicialmente de 22 preguntas, que valoraba los síntomas del asma en las últimas cuatro semanas.

La idea era conseguir un cuestionario simple que pudiera ser usado por médicos no especialistas en asma, y sobre todo por pacientes, que sirviera para medir si un asmático está adecuadamente controlado con el tratamiento que recibe.

Luego de múltiples evaluaciones, el equipo investigador (que incluía a las universidades de Wisconsin, de Vanderbilt, en Nashville, los Centros Médicos de Investigación de Asma y Alergias de Colorado Spings, el Departamento de Alergias de Kaiser Permanente de San Diego y Centro Médico Mayo de Rochester) encontró que 5 de las 22 preguntas daban una valoración muy aproximada a los resultados de pruebas estándar para medir el broncoespasmo, y mostraban que un puntaje de 0 a 25 se correlacionaba con el estado de control y de los síntomas del asma.

Cuando se habla de control del asma, explica el doctor José Enrique Gereda, alergista de la Clínica Ricardo Palma, el objetivo es que todo paciente asmático, independientemente de la severidad de su dolencia, pueda tener una vida normal y sin limitaciones, es decir, que no presente síntomas diarios, que no haya tos nocturna ni visitas de emergencia a la clínica, que pueda hacer sus ejercicios tan igual como el vecino que no tiene asma.

Sin embargo, no es raro que pacientes y médicos sobreestimen el grado de control y piensen que están mejor de lo que deberían. De allí la importancia de este test, porque a diferencia de otras enfermedades, en el caso del asma los médicos no cuentan con ningún marcador en sangre que les permita hacer el diagnóstico de asma ni determinar el grado de inflamación de las vías respiratorias. Tienen que recurrir a instrumentos como el espirómetro o el flujómetro para medir la función pulmonar, análisis de esputo o de óxido nítrico en aire exhalado. Herramientas de las que generalmente carece el consultorio de los médicos no especialistas en asma, o son pruebas de difícil acceso económico para el paciente.

Los encargados de elaborar el test seleccionaron las cinco preguntas y evaluaron que tan efectivamente las respuestas de los pacientes permitían identificar a los no controlados.

A cada pregunta se le dio cinco posibles respuestas con sus respectivos puntajes. A mayor cantidad de síntomas menor puntaje. Al correlacionar la suma total de los puntos con la evaluación clínica del especialista, se demostró que la impresión diagnóstica del médico correlacionaba muy bien con la suma total de puntos.

Así los pacientes considerados no controlados sólo sumaban un total de 7 u 8 puntos, mientras que los completamente controlados sumaban un total de más de 20 puntos.

“El test es de fácil y rápida interpretación, no requiere de equipos sofisticados y sus resultados correlacionan bien con la evaluación clínica de especialistas y con la función pulmonar medida con espirómetro. Su validez ha sido demostrada en dos estudios clínicos publicados en el Journal of Allergy and Clinical Inmunology, para ser usado en pacientes asmáticos mayores de 12 años que no estén en crisis. No permite hacer el diagnóstico de asma, por tanto debe ser aplicado en pacientes que previamente hayan sido diagnosticados con asma por un médico”, explica el doctor Gereda.

Test de Control del Asma, Inmunizaciones, prueba de tamizaje, calendario de revisiones odontológicas, control de dietas, etc.

El Buen Control

Un estudio preliminar realizado entre abril de 2005 y febrero de 2006, por el doctor Carlos Iberico Barrera, médico neumólogo del Hospital Alberto Sabogal del Callao, determinó que un paciente asmático controlado significa un ahorro aproximado de S/.12,000 en los costos de atención. Si además se consideran los costos de medicamentos y del oxígeno, el ahorro puede llegar a los S/. 16,000. El estudio se realizó en 13 pacientes con asma bronquial persistente, moderada y severa, a los que se les hizo seguimiento durante 6 meses de tratamiento. Actualmente la investigación continúa.






-Coordinación Publicitaria: Sandra Gómez - Edición y Redacción: Ruth Lozada
- Cómputo: Darío Hermoza - Corrección: Nelson Angulo

Búsqueda | Mensaje | Revista