jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1921

20/Abr/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Elecciones 2006VER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos Aviación Aerocomercial
Acceso libre Gran BretañaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Renovada visión del mundo en muestra escultórica de Sonia Prager.

Piedra Nueva

1921-culturales-1-c.jpg

Piezas en piedra de Huamanga en muestra que se inaugura el 3 de mayo en Forum (Larco 1150).

Consciente de que el ser humano es y ha sido siempre el mayor depredador de la naturaleza –aseveración que la historia no se cansa de evidenciar, quizás a manera de advertencia– la prolífica escultora Sonia Prager ha buscado conservar la esencia de los materiales empleados en sus piezas (de madera en sus inicios y luego de piedra), manipulándolos lo menos posible.

Sin embargo, en esta nueva muestra la artista evidencia un nuevo acercamiento al material. “El deterioro de la relación del hombre con su entorno me ha obligado a replantear mi tratamiento de la piedra”, explica la escultora. “Si antes pensaba que era mejor no tocarla demasiado, ahora prefiero intentar armonizarla con la acción humana”. Por otro lado, Prager se ha permitido una saludable revisión a su proceso plástico para retornar a las formas orgánicas que trabajaba en los inicios de su producción. “Creo que ellas me permiten expresar con mayor precisión la posición que tengo hoy frente a la vida. Y la relación que he desarrollado yo misma con la naturaleza: una más tierna y delicada”, afirma.

Y es que la inquietud que mueve el cincel de la artista parte de la profunda creencia en un arte universal, que persigue exploraciones esenciales que no se dejan atrapar por coyunturas como la electoral, aunque la reconocen. “Mi búsqueda va más allá de la política o del nacionalismo. Mi generación ya ha pasado por gobiernos como los de Velasco y García, así que, salga quien salga, no pienso irme de aquí”, finaliza Prager.

Búsqueda | Mensaje | Revista