jueves 15 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1921

20/Abr/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Elecciones 2006VER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos Aviación Aerocomercial
Acceso libre Gran BretañaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Productora teatral, actriz de televisión, profesora de canto y de teatro. Soltera pero comprometida, por ahora, sólo con sus proyectos que generalmente llegan a realizarse. En mayo estrena Jesucristo Superstar.

Denisse Dibós: Ella Baila Sola

5 imágenes disponibles FOTOS 

1921-DENISEE-01-c.jpg

Como productora, acaba de estrenar la obra para niños “El mago del país de las maravillas” en la sala de Preludio. Como actriz, Denisse continúa con las grabaciones de la serie “Alta Sociedad”, que se estrenará muy pronto en la televisión peruana.

Los publicistas de esos spots de desodorantes, en los que aparece una chica haciendo mil cosas a la vez sin que se le mueva un pelo, parecen haberse inspirado en ella. Denisse Dibós es una mujer activa y ocupada pero incansable. Un día suyo se divide entre la producción teatral, la actuación en la serie televisiva “Alta sociedad”, las clases de canto que dicta en la Pontificia Universidad Católica del Perú, las clases de teatro musical en el Teatro de la Universidad Católica, y la dirección de Preludio, asociación cultural que fundó en 1997 y que preside actualmente. Además se ha propuesto la difícil tarea de convencer a quien se le ponga al frente de que el teatro, y en general la promoción del arte y de la cultura en un país donde las prioridades son otras, es uno de los medios para lograr el desarrollo. A propósito…

–¿Por quién votaste en las elecciones presidenciales del 9 de abril?
–Por Lourdes Flores.

–¿Si tuvieras que elegir entre Alan García y Ollanta Humala para una segunda vuelta?
–¡Ay, qué terrible! Creo que viciaría mi voto. No tendría mano para votar por ninguno de ellos.

–¿Eres de los que se irían del país si es elegido Humala?
–Este es mi país y soy tan peruana como cualquier persona del Perú profundo. No porque tenga pelo y ojos claros voy a ser menos peruana. Y no me iría del país como muchos dicen que van a hacer, me voy a quedar en el Perú para seguir luchando y trabajando por lo que creo. Precisamente, una de las cosas que intento con el teatro es sensibilizar a la sociedad para unirnos y no para separarnos. Ya existen bastante resentimiento y guerras en el mundo para que nosotros sigamos con esto.

Esta imponente rubia de grandes ojos celestes y que con tacos mide más de uno ochenta, ha llegado a la entrevista en el local de Preludio. Viene de dictar clases en la PUCP, luego de la entrevista se va a una reunión donde tiene que conseguir auspicios para una de las cinco obras que montará este año, y en la noche enrumba al balneario de Asia, donde graba la miniserie de América Televisión. Pero ahora Denisse se olvida por al menos una hora de su recargada agenda, y de la lucha voto a voto de los candidatos, para recordar su pasado familiar al lado de su padre, el ex alcalde de Lima, Eduardo “Chachi” Dibós, y reflexionar sobre los novios que tuvo y sobre su soltería, justo esta semana en que acaba de cumplir los 39 años.

Más Barato por Docena

–Fuiste la menor de diez hermanos, ¿cómo hiciste para sobrevivir?
–Fue maravilloso. Mi hermana mayor me lleva 15 años. Después del noveno hijo mi mamá decidió cerrar la fábrica, pero a los cuatro años nací yo. Fui un accidente. Ahora soy la más alta de todos mis hermanos, pero cuando mi papá vivía era la más chiquita. Él siempre me defendía de mis hermanos, que ya eran adolescentes, diciéndoles “no fastidien a mi piojito”.

–Tu papá, Eduardo “Chachi” Dibós, el alcalde limeño que inauguró la Costa Verde, murió cuando tenías 6 años.
–Es cierto, fue una pena que mi papá nos dejara tan pronto. ¡Ahora estaría espantado de cómo está Lima! Murió muy joven, a los 46 años, de un ataque al corazón. Yo era muy chica para darme cuenta de lo que pasaba, pero mis hermanos sintieron mucho la pérdida. Ellos se encargaron de protegerme emocionalmente. Fue con el paso de los años que sentí su falta.

–¿Y quién se hizo cargo de la casa?
–Fue mi hermano mayor, Eduardo, el corredor de carros, quien tomó la responsabilidad de la empresa de mi papá, de las cosas de la casa y fue él también quien se hizo cargo de nosotros. Dejó la universidad y asumió ese rol naturalmente.

–¿Eres la única artista de la familia?
–Mi papá tocaba saxofón. Era amateur pero tenía un grupo de jazz que se llamaba los “Wild Cats”. Mi hermana Solange era modelo, ella falleció de cáncer hace 4 años y ahora su hija también es modelo. Rina, la mayor, estudió en Bellas Artes, pero nunca se dedicó al arte. Y mis sobrinos Alfonso, que es actor, y Diego, que es el vocalista del grupo TK.

–Hiciste una maestría de música clásica en California.
–Mi mamá no quería que me fuera, ¿¡su hijita más chiquita, irse sola a EE.UU., ese infierno que corrompe a la gente, ni hablar!? Pero yo tenía 17 años y sentía una gran necesidad de irme, de estar sola, necesitaba privacidad. Recuerda que en una casa con 10 hermanos era muy difícil ensayar. Cada vez que me sentaba al piano, que estaba en el centro de la sala, mis hermanos me callaban o me pedían que bajara el volumen.

–¿Y cómo hiciste para convencerla?
–Le dije que lo que ella me había enseñado, que la forma en que me había criado no la iba a cambiar por nada.

–¿Qué tan difícil es vivir del arte y la cultura en el Perú?
–Yo estudié en Estados Unidos durante 8 años. Vivía en un mundo de fantasía, donde todo era maravilloso. Ahí fue que me di cuenta de lo difícil que es hacer cultura de calidad en el Perú sin caer en lo mediocre y en lo chicha. Cuando yo empecé en esto de manera profesional en 1997 con La Novicia Rebelde, nunca me imaginé que iba a ser tan difícil.

–¿Pensaste en quedarte allá?
–Quería quedarme mucho más tiempo. Toqué un par de veces con la Sinfónica de la University of Southern California, gané un concurso de piano en orquesta, se me presentó la posibilidad de una beca para hacer un doctorado; en fin, me iba muy bien. Pero el destino se opuso: me dio una tendinitis muy grave en la muñeca y tuve que regresar.

–¿Por eso abandonaste el piano?
–Sí. Aunque seguí muchos tratamientos para mejorar, y mejoré en un 70%, nunca pude recuperarme por completo. No fue lo mismo.

–Y luego regresaste a tu colegio, el Santa Úrsula, como profesora.
–Cuando regreso de Estados Unidos a recuperarme no soportaba estar metida en mi casa. Y decidí enseñar en mi colegio. Siempre he tenido una relación muy estrecha con los niños, me comprendo con ellos. Yo siempre he vivido entre niños, si bien no tengo hijos, siempre había una embarazada en mi familia o una de mis hermanas o mis cuñadas.

–Debes tener un montón de sobrinos.
–Nueve hermanos, 28 sobrinos. La primera nació cuando yo tenía 6 años y para mí era como una muñeca.

El Amor, el Amor

–¿Cómo una mujer guapa como tú sigue soltera a los 39 años, tu trabajo ha tenido algo que ver?
–No, eso no ha tenido nada que ver. Siempre me daba tiempo para todo, me las ingeniaba para dedicarme a mi pareja y nunca tuve quejas en ese sentido.

–¿Y entonces?
–Pienso que ha sido un tema de madurez. Yo he estado muy enamorada varias veces (sus novios más famosos fueron el actor nacional Paul Martin, el cantante y actor venezolano Guillermo Dávila, y el español Marcelo Serrano, más conocido como el ex de Almendra Gomelski). Incluso he estado a punto de casarme un par de veces, una de ellas con anillo en mano y todo.

–¿Qué pasó?
–Simplemente fueron relaciones que se terminaron porque me había enamorado de personas a quienes realmente no conocía, que no tenían los mismos valores que yo o con las que no caminábamos hacia el mismo lugar. Como autocrítica debo decir que era una mujer muy impulsiva y apasionada, me enamoraba mucho más fácil y hasta el tuétano, y luego luchaba contra todo por mi relación hasta que no podía más. Pero eso ya cambió, ya maduré.

–¿Qué quieres decir?
–No me he vuelto a enamorar así. Ahora me toma mucho más tiempo enamorarme y, por los errores que cometí anteriormente, siento que debo ser más exigente y conocer mucho a una persona para hacerlo. Ya no tengo la edad para perder dos o tres años de mi vida en relaciones que no me llevan a nada. Prefiero estar sola hasta que encuentre a “la persona”.

–¿Estás en esa edad en que las mujeres tienen miedo a quedarse solas?
–No creo que sea una cuestión de edad. Yo tengo una sobrina de 25 años que está a punto de tener su tercer hijo y es muy feliz. También tengo amigas que se han casado recién a los cuarenta y son igualmente felices. Creo que depende de lo que encuentres. Yo soy una luchadora total contra el machismo que existe en nuestro país, porque somos una sociedad muy prejuiciosa: una mujer que no se ha casado y tiene más de 30, ya es “rara” y eso me parece terrible. La gente comienza a hablar e insinuar que puede ser hasta lesbiana. (César Sarria).

Producción: Natalie Cáceres ncaceres@caretas.com.pe
Vestuario y zapatos: Malika / Conquistadores / Maquillaje: Roberto Andrade / Peinado: Víctor Manuel de Amarige Salón y Spá

Búsqueda | Mensaje | Revista