martes 23 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1912

16/Feb/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre CajamarcaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

¿Teatro patafísico llevado a las artes plásticas? Sí, pero al revés. Alberto Casari vuelve a las galerías.

El Otro, el Mismo

3 imágenes disponibles FOTOS 

1912-culturales-1-c.jpg

“He pensado eliminar a Kobayashi, quien podría hacerse un harakiri. Ese sería el primer paso: sólo quiero que exista Covarrubias”.

No conforme con ser Alberto Casari y en un acto de honestidad que habla muy bien de su don de gentes, este artista peruano asumió con risueño estoicismo el verso de Whitman (“contengo multitudes”) y decidió desdoblarse en personajes que actúan en una obra teatral de raigambre plástica que no acaba con la caída del telón. La pregunta que se impone es: ¿de qué diablos se trata esto?

El artista dice que en 1994, cuando todavía vivía en la bella Italia, se nombró director supremo de una empresa corporativa dedicada al arte que denominó PPPP, (Productos Peruanos Para Pensar). Compinches –léase testaferros– de esta empresa fantasma fueron Alfredo Covarrubias, “poeta maldito y outsider” afincado en Rotterdam y definido como la eminencia gris, el cerebro malevo de todas las acciones del colectivo individual y Patrick van Hoste, crítico de arte a quien le fue encomendado documentar la “evolución” de PPPP, a través de diversas entrevistas a profundidad realizadas a Casari y que en suma definen su poética de lo indefinido.

¿Todo está más claro? Porque todavía falta. A fines de los 90s, quizá motivado por el miedo milenarista, Casari buscó trascenderse en otros dos pintores: Arturo Kobayashi y Alias El Místico. Por si esto fuera poco, en el 2001 Casari ingresó a la realidad como gerente de una empresa llamada “PPPP Design” (con RUC; empleados y deudas) y luego desapareció.

Ubicado por Caretas, habla desde la clandestinidad sobre sus próximas exposiciones: “En realidad es como una muestra bipersonal”. En la galería Forum inauguran Kobayashi y El Místico una titulada “La práctica diaria de la pintura”, en honor a un libro de Gerhard Richter, el más importante pintor alemán vivo. Estos son 4 óleos bastante grandes acompañados de varios dibujos. Aquí participa Patrick van Hoste como curador.

Una semana después, Covarrubias inaugura en el Centro Cultural de San Marcos una instalación mucho más reflexiva donde, además de un libro que reúne sus “prosas apátridas”, entrevistas y un cuento, habrá un volcán de fierro adosado a la pared de donde saldrán como en erupción una serie de frases. Ejemplo: “El pasado es destruido sistemáticamente porque no lo comprendemos, no nos interesa o no nos pertenece”. Evidentemente, es una muestra más política.

–¿Tener estos diferentes personajes te afecta en la vida real?
–Me causa problemas porque es mucho trabajo mantener todas esas facetas. Pero es mi elección, representar la esquizofrenia del mundo contemporáneo en una obra donde el cuadro tiene poca importancia. Lo fundamental es la idea, el concepto y enfatizar que sólo la creatividad nos salvará. (Patrick Covarrubias)

Ruta Plástica

- La muestra de sus dos alter ego pintores, Arturo Kobayashi y Alias El Místico (bajo la curadoría de Patrick van Hoste) va desde el 8 de marzo en Forum.

- La instalación de su alter ego escritor, Alfredo Covarrubias, se inaugura el 16 de marzo en el Centro Cultural de San Marcos.

Búsqueda | Mensaje | Revista