jueves 20 de junio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1900

17/Nov/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre Elecciones 2006VER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Quixote se Bvsca
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos Logística
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Una Encuesta en mi Casa

1900-china-1-c.jpg
A ver dime, chola, resulta que ya no puedes estar en tu casa juergueando con las amigas que pucha, viene el encuestador a preguntarte qué opinas del follón este del Chino maricueca, hija, dónde estamos. Es que, o sea, nos habíamos reunido yo, Maripí Pinillos, Mariló López de Romaña y Maribé Bentín, hija, a festejar que Maribé por fin haya dejado al maridete antes de que el maridete la deje a ella por una tal Minetti, chola, que sale a diario en Magaly y en el último ampay apareció con él, el mismísimo, un Aliaga descendiente del conde conquistador del Perú, siéndole agarrada la teta en pleno Larcomar, ¿me puedes explicar qué es lo que está pasando?

Hija, parecíamos solteronas a punto de contratar stripper, no sabes la histeria. Es que con cuatro apple martinis, pucha, cualquiera se cholea en este mundo, con decirte que Mariló comenzó a pedir a gritos un karaoke y yo ahí sí la paré porque no iba a tolerar tamaña invasión del San Borja state of mind en mi propia casa, yo sé que tú me entiendes. Chola, en esas estábamos cuando se aparece la Jessikah’s Jesseniah’s –como siempre, con los headphones en las orejotas– a anunciar: “Oi señorita China, un encuestador ha venido, dice que de Apoyo es”; y sin darnos tiempo para ordenar nuestras ideas, pucha, lo metió al encuestador a la sala y claro, Maribé, que está aguantada como burro en primavera, se apuntó encantada a contestar la encuesta.

Bueno, la primera pregunta era, “¿Piensa usted que el viaje de Fujimori a Chile fue una maniobra calculada? Conteste sí o no”. Mira, intentar resumir la respuesta de Maribé sería como meter un marshmellow en una alcancía, no sabes, pero trataré: “Por supuesto, hijo, si mi Chino es lo máximo de inteligente, no se le escapa una y te doy un ejemplo: cuando mi ex marido, ese cabrón que se ha mandado cambiar con semejante ruca, una tal Minetti que de dónde habrá salido, bueno, cuando teníamos la fábrica de aceite de palma allá en Tocache, cómo te explico, pasamos por un mal momento porque los terrucos incendiaron la pista de aterrizaje, hijo, y yo casi muero porque justo en esos días me llegaba el Mercedes y no tenía medio, ¿te imaginas”. Chola, a esas alturas el pobre encuestador ya estaba bizco, entre que la loca de Maribé le seguía hablando huevadas mientras le cruzaba la pierna a nivel Trompa de Falopio, y Maripí que gritaba que también quería dar su opinión, y al fin la dio: “Yo estoy de acuerdo completamente con mi amiga del alma, aunque no tengo marido que me haya sacado la vuelta, ni pista de aterrizaje en Tocache, y mejor, ¿no te parece? Porque dicen que por ahí hay puro narco y son de huachafos. Bueno, apunta, yo, Maripí Pinillos Ganoza, de 35 años de edad, nacida en Trujillo, antes de la Reforma Agraria cuando todo era felicidad, declaro que mi Chino va a ser el próximo presidente del Perú, así tenga que llover de abajo para arriba, ¿está claro?”

Hasta el momento, cómo te explico, o sea, yo me había mantenido al margen de todo, ¿ya?, porque como psicoanalista, pucha, tengo que guardar la atención libre flotante, pero después de lo que dijo Mariló, disculpa, ya no podía sostener más tanta neutralidad, cómo te explico. Mi amiga arequipeña sacó manteca en el sillón del encuestador, se inspiró y dijo: “Los Errázuris de Santiago, que son todos mis primos hermanos, me han contado que la GCU de allá lo está apoyando regio a mi Chino porque ya basta de estar haciéndole juicios y huachaferías a Andrónico. Es que todos esos procuradores ‘cívicos’, pucha, son unos mezquinos, incapaces de admitir, pucha, que cuando estaba la planta de Luchetti, cómo te explico, los cholos comían mejores tallarines, igual que cuando vinieron Saga y Ripley, ¿no te has dado cuenta de que hasta tú, que eres un encuestador, ya estás más presentable, con tu jean limpiecito y tu polo de Taiwán que tira su gatazo? A ver dime, ¿no vamos a apoyar todos al Chino entonces?” Hija, fue too much para mí, les serví una ronda más de martini a las borrachas y me llevé al chico a una esquina: “Tú estás trabajando en Apoyo, ¿no? Bueno, cholo, anda y pregúntale a FOZ qué pensamos de esta cosa de tan mal gusto los verdaderos peruanos, después me cuentas y de paso, pucha, me averiguas si FOZ está saliendo con alguien, ¿si?” Y lo despaché, con su sánguche de pato a la ciruela de Tayacaja con lechugas orgánicas de Chilete a la moda norteña y su salsa de nísperos caramelizados en almíbar de Torata, regio, ¿no? Chau, chau. (Rafo León).

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista