jueves 20 de junio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1900

17/Nov/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre Elecciones 2006VER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Quixote se Bvsca
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos Logística
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Juan Carlos Mathews, director ejecutivo de Prompex, señala que el auge exportador abrirá más oportunidades a los operadores logísticos.

‘La Competitividad es la Regla’

4 imágenes disponibles FOTOS 

1900-competitividad-1-c.jpg

“Ahora el cliente no sólo quiere que le dejes la mercadería en la puerta de embarque sino que se la lleves al almacén de destino”.

Hace tan sólo unas semanas, el 9 de noviembre pasado, se celebró el Día del Exportador Peruano, decretado el año pasado cuando se superó la meta de los seis mil millones de dólares en exportaciones, además de convertirse en un reconocimiento a la figura del empresario emprendedor. En este efervescente auge exportador –este año venimos llegando a los US$ 16 mil millones en exportaciones– no cabe duda que el papel de los operadores logísticos es más que preponderante. Sobre éste y otros aspectos, referidos a la implicancia de la logística en el proceso comercial nacional de cara al mercado global, conversamos con Juan Carlos Mathews, director ejecutivo de Prompex.

–Muchas de las empresas dedicadas a la operación logística en el Perú vienen orientando sus estrategias hacia una participación mucho más activa en otros mercados. En ese sentido, ¿cuáles son los parámetros de la logística internacional, actualmente?
–Las nociones han cambiado. En el Perú, pese a que la tasa de crecimiento en exportaciones se ha ido acentuando, en la mayoría de los casos las empresas peruanas todavía venden en términos de FOB (Free on Board), es decir la mercadería puesta en el puerto del Callao y de ahí para adelante el comprador asume la responsabilidad de todos los trámites. Esto viene cambiado. Con EE.UU., por ejemplo, ahora existe otro término que es el DDP (Delivery Duty Pay), donde el exportador ya no sólo se encarga del FOB de la mercadería sino, también, de pagar el flete, los aranceles si fuera el caso, del transporte y de la entrega en el almacén de destino. Eso está pidiendo ahora el socio importador. Entonces, las empresas se están viendo obligadas a tener mayor capacidad de planificación y ahí entran a tallar los operadores logísticos dentro de la cadena. En pocas palabras, la tendencia es que te acerques más al consumidor y tengas un mayor conocimiento del mercado al que destinas tu producto. Un buen operador logístico te puede acompañar en todo el proceso o en parte, lo importante es que el producto mantenga los niveles de calidad para competir en el mercado internacional.

–Teniendo en cuenta esto, ¿cuál es el panorama de las empresas de operaciones logísticas en el país?
–Su tarea es fundamental y creo que la demanda de este tipo de servicios se ha incrementado justamente porque hay un boom exportador que viene creando un mercado mucho más atractivo. Este año se ha superado el nivel de exportaciones en más de la mitad – llegaremos a US$ 16 mil 200 millones -, teniendo un valor total de crecimiento del 30%. El año pasado fue de 37% y con eso fuimos el quinto país de mayor crecimiento exportador del mundo, según el Banco Mundial. Todo esto viene creando un escenario muy auspicioso.

–Donde el tema de la competitividad es ineludible.
–Por supuesto, y el tema de la calidad también. Hoy en día, a nivel productivo, industrial, y comercial, y en la parte comercial involucras la participación de los operadores logísticos, tienes que ser competitivo. Una de las debilidades que tenemos todavía es que nuestros puertos son caros y eso hace que parte de la logística sea cara. Hace poco comentaba que era mucho más barato movilizar madera del Callao a Shangai, que de Pucallpa al Callao. O te encuentras con distorsiones como que el flete para transportar espárrago verde del Callao a Lima es mucho más caro que de Santiago a la misma ciudad, entonces ¿dónde está la ventaja de la ubicación? El tema de la competitividad es fundamental, en términos de calidad y de precio de las empresas de servicio y de los productores exportadores.

–¿Cómo se han acomodado las empresas nacionales al concepto de transabilidad existente en el mercado global?
–Los mercados cada vez se vuelven más exigentes y plantean ciertos estándares de calidad hacia los productos que importan. Si antes el mercado te ponía aranceles para colocar tu producto, ahora te exige que el proceso completo de entrega del producto revista las más altas certificaciones de control de calidad como el ISO 9001, el ISO 14001, etc. Eso demanda trabajo y toma tiempo. Las empresas vienen aceptando que hay mayores normas de control en términos de estándares de calidad, sanitarios y de seguridad, para que los productos que se coloquen sean impecables.

–En un comparativo con otros países de la región ¿Estamos en un buen nivel o todavía falta recorrer un trecho largo?
–Estamos en un proceso de mejora. Cuando hablas de exportación, ya no hablas de empresa exportadora sino de cadenas de exportación que involucran tanto a los proveedores de la materia prima, las empresas y los operadores logísticos. En el Perú hay operadores logísticos importantes. La tendencia es a dar servicios más integrales. No todas lo pueden hacer, pero esa es la orientación. Le diría que es un proceso en el que todos están aprendiendo.

–¿Y cuál es el compromiso de Prompex? ¿De qué manera está ayudando a que la cadena se afiate?
–Se trabaja en tres frentes: 1)Inteligencia Comercial, donde se ubican los mercados potenciales y aquellos que ofrecen mayores ventajas; 2) Desarrollo de Oferta Exportable, donde promovemos que la pequeña y mediana empresa mejoren su oferta productiva a través de la conformación de consorcios o asociaciones; y 3) Gestión Empresarial, donde se capacita y asesora a las empresas en las nuevas tendencias del mercado como la DDP de la que hablábamos. Estamos comprometidos a desarrollar ese tipo de tareas, una suerte de brújula comercial que ayude a los exportadores y operadores logísticos a trabajar en esos mercados donde existe mayor potencial.

–La posible suscripción del TLC con EE.UU. ¿Qué va a implicar para los operadores logísticos nacionales?
–Diría que dos cosas: por un lado una oportunidad y por otro lado una amenaza. Una oportunidad en el sentido que la torta va a ser más grande: antes se exportaba US$ 6 mil millones, ahora US$ 16 mil 200 millones y el tema va para arriba. EE.UU. representa el 29% de nuestras exportaciones y el 41% de nuestras manufacturas. Es el socio comercial más importante y en la medida que se potencie el espacio comercial hay ahí una oportunidad inmejorable. Pero así como es una oportunidad también es un espacio donde otros van a venir a competir y eso es bueno. El TLC implica apertura y mayor competencia. Eso hará que la calidad del servicio mejore y los precios bajen. El nombre del juego es competitividad. Hay un trabajo en materia de logística internacional y participación de los operadores que va a generar espacios grandes y alianzas estratégicas con esquemas de coparticipación de empresas locales y foráneas. Las perspectivas pintan bastante bien para cualquier participación de operadores logísticos.

Exportaciones no desmayan


En los primeros meses de este año, la balanza comercial registró un
superávit acumulado de US$ 3 mil 457 millones.

- El nivel de las exportaciones a julio de este año ascendió a US$ 14, 100 millones.

- Durante enero y julio de este año, los principales mercados de destino fueron EE.UU. (28.8%), China (11.7%), Chile (7.5%), y Canadá (5.8%).

- Los mercados más dinámicos en cuanto a crecimiento fueron Dinamarca (1,612%), Bulgaria (914.7%), Canadá (533.4%), Suiza (418.6%) y Suecia (415.9%).

- El empleo generado de manera directa e indirecta por las exportaciones en 1994 fue de 425,000. A setiembre del 2005, ascendió a 1’170,00 empleos.

- A mitad del ejercicio 2005, las exportaciones no tradicionales aumentaron en 32.8%, destacando el sector textil y confecciones por ventas por US$ 1,156 millones.

- El sector agrario fue el que más desarrollo experimentó. Casi en un 117% con US$ 1,200 millones.

- Las unidades exportadoras que despacharon mercancías entre enero y julio fueron de 4,191 cifra mayor en 354 con respecto a similar periodo del año pasado. De ese total, 507 registraron ventas al exterior por encima del millón de dólares. Se incorporaron 365 nuevos exportadores.

- Los volúmenes de exportaciones no tradicionales embarcados se incrementaron en 68.9%, resultado del despacho de mayores envíos de productos originados en los sectores de minería no metálica (156.9%), agropecuario (37.7%), pieles y cueros (102.4%) y químico (30.8%).

Búsqueda | Mensaje | Revista