lunes 24 de junio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1900

17/Nov/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre Elecciones 2006VER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Quixote se Bvsca
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos Logística
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

La Monarquía Peruana

Para Luis Enrique Tord, notable y notorio extremista de centro.

Hace unos días, me reuní con Luis Enrique Tord, barón de Ollantaytambo, para conversar acerca de la instauración (en realidad la restauración) de la monarquía en el Perú.

Previamente yo ya había hablado del tema con Luis León Herrera, conde de Miraflores, y habíamos arribado a un acuerdo casi total. Quedó por resolverse si el rey –y la familia real– debían ser descendientes de Atahualpa o de Huáscar.

Con Tord llegamos a la conclusión de que –visto que todos los partidos y movimientos más grandes ahora se proclaman de centro– el momento adecuado había llegado. Ya Simone de Beauvoir había escrito, hace medio siglo: “Cuando alguien dice que izquierda y derecha son términos superados, es de derecha”.

En cuanto a la familia real, Tord y yo consideramos que la ascendencia del nuevo rey (o reina) era irrelevante con tal de que no apellidaran Toledo, García, Flores, Paniagua ni Andrade. Tampoco eran aceptables apellidos como Fujimori o Humala. El único desacuerdo con LET fue aquello de rey “benévolo”. Él, merced a su bonhomía y viejo arraigo monárquico-humanista, lo defendía. Este servidor tendía y tiende a una versión no tan aguada. Mirko Lauer, respondiendo a un comentario sobre un millonario “sencillo” se preguntó alguna vez “¿de qué sirve ser millonario si vas a ser sencillo?”. Yo me pregunto: ¿de qué sirve ser rey si vas a ser benévolo?

Cualquier idiota puede ser benévolo. La benevolencia suele ser sinónimo de pereza. Lo que necesitamos es un tirano de centro, que haya superado ese absurdo decimonónico de “izquierdas” y “derechas”, como ya lo han hecho los partidos locales.

San Martín lo vio claro. Bolívar también coqueteó con la idea. Nos vamos a acostumbrar pronto a un rey (la mentalidad ya la tenemos) y la ausencia de elecciones será un fastidio menos.

Otro día hablaremos sobre la posibilidad de que España nos reacepte como colonia. ¡Tendríamos pasaporte europeo y la Telefónica rebajaría sus tarifas! (José B. Adolph)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista