domingo 18 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1895

13/Oct/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre AlbumVER
Acceso libre ModaVER
Acceso libre TendenciasVER
Acceso libre BellezaVER
Acceso libre Foto CarnetVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Piedra de Toque
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos Decoración
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Foto Carnet

Claudia Dammert

1895_carnet
La simpática actriz se fue hace mucho tiempo a vivir a Huaylas, entre Caraz, donde queda su casa citadina, y Huaripampa, donde ella y su esposo realizan sus sueños. Aquí, Claudia habla del campo y la ciudad.

–¿Qué encuentras en Ancash que no existe en Lima?
–Oscar, Aktsi y Oriana, (mis hijos menores) cielos azules, estrellas que te besan, horizontes inacabables, equilibrio, mi identidad, don Miguel y Shisha (mis papis andinos), nuevos amigos que sienten como yo y se la juegan…

–¿Qué hay en Lima que no encuentras en Ancash?
–Mi hermana y hermanos, mi hijo Rodrigo y Alexia, mi nieta, amigos queridos, cines, teatros...

–¿Qué es lo que más te choca de Lima cuando vuelves?
–Gente que corre, corre para ganar dinero y perder vida; se mata de hambre teniendo plata y cada postre lo come con culpa. Cómo no se les va a subir colesteroles, triglicéridos y bilirrubinas.

–¿Dios ha hecho el campo y el hombre la ciudad?
–De hecho. Pero Dios protege al hombre dentro de la ciudad y el hombre destruye el campo que Dios creó.

–Dime ¿la Naturaleza solo existe para quienes viven en el campo?
–A veces ni siquiera existe para los que viven dentro de ella. Nuestra naturaleza interna es la que más alejada está de nosotros mismos. Hemos perdido la conexión con nuestra divinidad que está reflejada en nuestra madre Naturaleza. Por eso la destruimos sin conciencia alguna.

–¿Te fue fácil tomar la decisión de ir a vivir a Huaylas?
–El amor te lo hace todo más fácil, aunque al principio me aterraba el ruido abrumador del silencio. Ahora me encanta.

–¿Qué haces allá?
–Cocino, crío a nuestros hijos, nuestro biohuerto, nuestras gallinas, ayudo a vacar alcaldes corruptos, defiendo plazas de la modernidad huachafa.

–¿Has aprendido a hacer cosas que antes no hacías?
–Conversar con Oscar en las madrugadas, pintar, tirar lampa, sentarme a contemplar las estrellas, ralentar mis ritmos, prender fogatas, paciencia, cocinar a la luz de las velas (no tengo luz eléctrica en Huaripampa)

–¿Extrañas a Patricia, tu personaje?
–Es mi alter ego. Muchas veces cuando leo o escucho noticias, ella reacciona por mí. Es mi desfogue a la estupidez humana. Acuérdate que yo soy GCU (ese término lo impuse yo desde 1975, por siaca) all the way. Nací en San Isidro, me eduqué en el Villa María y USA…

–¿Te olvidas en qué país vives cuando estás en el campo?
–El campo no tiene idea en qué país vive. Y tampoco le importa un comino porque al país no le interesa para nada lo que pasa en el campo.

–¿Qué significa para tí el término “mujer realizada”?
–Una mujer que no se tiene que estar mirando a cada rato en el espejo para ver cómo está. Ella simplemente se sabe bien, aunque no haya tenido tiempo de teñirse las canas. Las cuales tampoco le preocupan. Todavía no llego a este estadío. (Entrevista de Teresina Muñoz-Nájar)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista