jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1883

21/Jul/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre HotelesVER
Sólo para usuarios suscritos Tarjetas de Crédito
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Una nueva manera de contribuir a la democratización

Plastificando a los emergentes y emprendedores

3 imágenes disponibles FOTOS 

1883_tarjetas_a_1_c

El número de establecimientos que cuentan con POS sigue en aumento.

Tradicionalmente el negocio de tarjetas de crédito en el Perú estuvo focalizado en los niveles socioeconómicos A y B de la población, que registran ingresos mínimos desde US$ 800 netos. Sin embargo, en 1997 empezaron a cambiar las cosas. Durante ese año, Financiera CMR (Falabella) y el Banco del Trabajo se convirtieron en los pioneros en ofrecer tarjetas de crédito dirigidas a segmentos no bancarizados en el Perú.

Ocho años después, el crecimiento acelerado de las tarjetas relacionadas con las cadenas de tiendas por departamento y, en general, de las marcas privadas, y sus agresivas políticas de afiliación, han convertido a la industria de medios de pago en una cada vez más competitiva.

1883_cuadro_0_c
Las tarjetas de crédito bancarias, sin embargo, han conservado el foco en los segmentos A y B, siendo aún inaccesibles para las grandes mayorías, oportunidad que están capitalizando aquellas instituciones que han decidido asumir el riesgo crediticio de plastificar a las grandes mayorías emergentes y emprendedoras. En ese contexto, han surgido aventuras estratégicas para desarrollar productos que pudieran ser utilizados en otros comercios distintos a las tiendas por departamentos y cadenas de supermercados, y también para tarjetas de crédito de marca abierta y prestigio internacional, todas dirigidas a los segmentos a los cuales la banca tradicional les negó y niega el acceso bancario. Por un lado, las tarjetas Visa Mibanco y Jockey MasterCard y, por otro, Gamarra Card y Vea son una clara muestra de ello.

Rosa María Puig, gerente de tarjetas de crédito del BWS, señala que “si hay una batalla que debemos ganar es contra el efectivo. El potencial es inmenso, ya que más del 80% de las transacciones se pagan todavía en efectivo”.

En cuanto a las tarjetas de débito, si bien se ha avanzado mucho –actualmente existen más de 3.6 millones-, éstas todavía son consideradas como un instrumento para retirar dinero en los cajeros automáticos y no un medio de pago en los puntos de venta. Aún hoy, se estima que más del 85% de quienes las tienen les dan únicamente ese uso. El dato refleja el espacio por ganar para los medios de pago.

1883_cuadro_1_c
“Bancos y casas comerciales seguimos orientando nuestros esfuerzos para ampliar la base de tarjetahabientes y a bancarizar a diversos sectores que aún no cuentan con una tarjeta como medio de pago”, añade.

Se estima que en el Perú sólo el 28% de la población tiene algún producto bancario, es decir, el 72% aún no se encuentra bancarizado. De este 28%, sólo el 40% posee alguna tarjeta de crédito comercial, por lo que escasamente el 18% de nuestra población posee una tarjeta de crédito.

1883_cuadro_2_c
El incremento en el número de tarjetahabientes ha incentivado a que cada vez un mayor número de establecimientos acepte el pago con tarjeta de crédito, y ya se acercan a 20,000 los comercios afiliados a nivel nacional. De hecho, la mejor forma de incrementar el volumen de transacciones y montos procesados con tarjeta de crédito es la incorporación de más comercios, es decir, ampliando la aceptación de tarjetas de crédito como medio de pago.

“La competencia será cada vez más agresiva. Considerando que el mercado de tarjetas de crédito bancarias y de casas comerciales ha crecido y seguirá creciendo en el mediano plazo, tanto en cantidad y en uso, los bancos seguirán enfrentando una competencia cada vez más agresiva. Y si el teléfono móvil es parte de nuestra vida diaria, las tarjetas como medio de pago generalizado van camino a serlo”, concluye Puig.

Cifras

Según The Nilson Report, en el Perú, durante el 2004, el volumen de compras con tarjetas bancarias alcanzó alrededor de US$ 1,200 millones, 28% más que el año anterior. Se generaron 21,652 transacciones, 12% más que en el 2003, aunque estamos bastante lejos de las estadísticas del mercado plástico de Brasil: 1.3 millones de transacciones en el 2004, 25% más que en el 2003.

Búsqueda | Mensaje | Revista