miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1871

28/Abr/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre HolandaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El recientemente elegido Papa Benedicto XVI, a menos de un día de haber asumido el Pontificado, ha producido su primer milagro: Todos los diarios peruanos ignoraron aunque sea sólo el jueves pasado a Alejandro Toledo, a Eliane Karp (a la que le dedicaron todas sus primeras páginas apenas días antes) y a los hermanos y hermanas del Presidente. Por primera vez en los últimos años, el presidente Toledo fue momentáneamente olvidado por sus enemigos. ¿Es que alguien puede dudar de que se trata de un milagro? ¡San Benedicto, salva al Perú, porfa!



Cosas buenas suceden al final de un régimen. Por ejemplo las declaraciones del siempre controvertido asesor presidencial, Hugo Garavito, quien ha declarado a CPN Radio que Perú Posible debe pedir disculpas al país por haber llevado a ciertas personas al Congreso de la República. Estoy absolutamente de acuerdo, pero me gustaría que dicha declaración fuera hecha además por todas las otras agrupaciones políticas, porque ninguna de ellas está libre.


Naima Amzil, una belga musulmana de 31 años, parece haber sido amenazada por llevar velo. ¡Soberana estupidez! Como lo sería el caso inverso, que fuera amenazada por no llevarlo. Es que eso del velo habría ya que desvelarlo: No he estudiado el islamismo y por eso me pregunto ¿Dios, Alá, o Mahoma que juraba ser su profeta, obligan a usar el velo a las mujeres musulmanas? ¡Entonces, si así fuera, a desobedecerlo, chicas! ¡Que usen velo ellos!


“Asalariado madrileño” me llamó hace poco un desacreditado periodista que sin duda debe de vivir de sus rentas. Creyó ofenderme pero debo de informarle que lamentablemente toda mi vida he sido un asalariado, porque he trabajado para vivir, y sigo haciéndolo a cabalidad, y jamás he gozado de renta alguna que me permita sostenerme a mí y mi familia. Habría que preguntarle a dicho caballerete de qué vive, quién le paga. Y, sobre todo, con qué propósito.


El Vaticano, dice el diario ABC español –órgano sin duda conservador– exhorta a los funcionarios españoles a que no celebren bodas gays. Es decir, el estado Vaticano alienta la desobediencia civil en un estado extranjero. Desde un rígido punto de vista religioso, al que se han sumado los cristianos en general (protestantes, evangélicos, ortodoxos, además de los judíos), es casi natural que eso suceda o proceda. Una forma de oponerse a eso debería ser más bien apelar al sentido del ridículo que significa el matrimonio entre personas del mismo sexo (y no se me acuse de homófobo o lesbófobo, por favor). No entiendo por qué el matrimonio, que viene siendo esa institución burguesa tan poco prestigiada para los jóvenes hoy en día –creo que ya lo he dicho–, inspira tanto a los gays que insisten en recurrir a ella como a una tabla de salvación. ¡Casarse o morir! parece ser la consigna gay. Si no te casas conmigo, le dice uno o una a su pareja, qué dirá mi mamá. Ahora la ley los asiste. ¡Cásense y verán!


En la misma semana en que homenajeamos a Carlos Oquendo de Amat –Semana de la Poesía Peruana podríamos llamarla– el sector cultural de la Embajada del Perú realizó también un homenaje a César Vallejo, que contó con la colaboración de la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia), las asociaciones Centro de Estudios Jorge Basadre, César Vallejo e Integración y Solidaridad. Consistió en una muestra fotográfica didáctica sobre Vallejo, traída especialmente desde Nicaragua; una mesa redonda, en la que participó el suscrito; una romería a la casa en la que habitó Vallejo en la calle Alcalá 100, en Madrid, en donde depositamos un ramo de flores en su honor, y un concurrido recital de su poesía a cargo de la gran actriz y recitadora Delfina Paredes, llegada especialmente. ¡Semana de pura poesía peruana!


Yo me pregunto ¿qué les hemos hecho a los chilenos para que nos odien o traten de desprestigiarnos tanto? Aparte de abrirles las puertas, incluso a ese banco chileno estafador que se llamó República y que se robó los ahorros de tantos peruanos, beber su vino, comprar en Ripley, venderles empresas de todo tipo, etc. ¿qué les hemos hecho? ¿Les hemos ganado acaso una guerra para que sigan pretendiendo expropiarnos el pisco, las chirimoyas (chilemoyas las llaman)? ¿Por qué tanta inquina? Eso del vídeo de LAN, sobre el que he leído aunque no he visto, parece un exceso inicuo. Tanta arrogancia a veces se paga. Como les pasó a los argentinos, que en una época se creían los reyes del mundo. ¡Y miren ustedes!

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista