miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1871

28/Abr/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre AlbumVER
Acceso libre PasarelaVER
Acceso libre ModaVER
Acceso libre TendenciasVER
Acceso libre BellezaVER
Acceso libre Foto CarnetVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre HolandaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Pasarela Nada como una discoteca para desafiar al frío y cubrirse de música, romance y moda.

Noches de Disco

5 imágenes disponibles FOTOS 

1871_moda_1_c

Ella, zapatos de Jessica Butrich, top y falda en Remoto. Él, camisa y jean en Remoto.

Para salir a bailar no hay regla que valga. La idea es pasar una noche libre de preocupaciones. Por eso una discoteca es buen lugar para atreverse a usar la ropa más atrevida, original y diferente que ofrezcan el closet, la tienda favorita o la última gran liquidación de fin de temporada. Nada más divertido que unas horas de música y muchos amigos. Además, nunca se sabe. A veces el amor espera detrás de la barra o en la zona VIP. Y parece que cada vez hay más sitios donde pasarla bien en la ciudad de Lima. Despierta, y consciente del cambio, hace su aparición una nueva generación de diseñadores de moda dispuestos a revolucionar las pistas de baile. Ya sean de estilo colorido, clásico o extravagante, las nuevas marcas y nombres se multiplican cada mes, y finalmente existen lugares especialmente dedicados a las creaciones locales. Abundan así los descarados escotes, las faldas a la cintura, los brillos, la idealización del estampado y esos zapatitos encantadores, como los que usaban las niñas para ir a un cumpleaños.

Para los consumidores la consigna es mantenerse alerta. Cada día nuevas ideas se ubican en colgadores, repisas y vitrinas, y es solo cuestión de llegar primero. Después, solo hay que subir el volumen y empezar a bailar. (Fotos Manuel Agüelles y Miguel José Flores)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista