sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1859

03/Feb/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Block de Notas
Sólo para usuarios suscritos Iván Thais
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Internacional Interioridades del acuerdo que el Canciller del Perú contribuyó a alentar y forjar.

¡Y Uribe Fue a Caracas!

2 imágenes disponibles FOTOS 

1859-uribe-1-c

‘Al toque’ nuestro Canciller inició una ofensiva que tuvo final feliz.

Ayer, miércoles 3, el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, se ha entrevistado con su homólogo venezolano, Hugo Chávez, para sellar el fin del conflicto que enturbió la relación entre los dos países y preocupó a la América Latina. Es bueno resaltar que en la solución airosa el Perú, a través de su canciller, Manuel Rodríguez, ha jugado un papel decisivo. A continuación, fragmentos de una entrevista en que el canciller del Perú traza la historia y las perspectivas de un acuerdo que hará historia.

¿Cuál fue su primera reacción cuando se enteró de la crisis?

–Llamé por teléfono a la canciller de Colombia, Carolina Barco, y al canciller de Venezuela, Alí Rodríguez. Conversamos sobre la facilitación que, en mi condición de canciller del Perú, podría efectuar para propiciar el diálogo y coadyuvar a la solución de la crisis. Ambos expresaron su acuerdo. Yo acababa de llegar a Río. Era el viernes 14.

–Se puso en marcha un proceso acelerado.

–Sí. Quedamos en que el domingo 16 de enero yo viajaría a Caracas para entrevistarme con el canciller Rodríguez y con el presidente Hugo Chávez. Al mismo tiempo se acordó que el miércoles 19 de enero llegaría a Bogotá para entrevistarme con la canciller Barco y con el presidente Alvaro Uribe. El sábado 15 lo dediqué a un encuentro con Itamaratí, Brasil, para avanzar en los consensos de la puesta en marcha de la Comunidad Sudamericana. El mismo domingo 16 viajé a Caracas a las 19 horas, y el lunes 17, a las ocho de la mañana, tuve un desayuno de trabajo con el canciller Alí Rodríguez. Entonces percibí que no cabía ninguna mediación.

–¿Por qué?

–La mediación es un procedimiento de solución de controversias, que implica el reconocimiento tácito o expreso de que las partes no pueden buscar una solución en el diálogo directo y por eso requieren de un tercer actor, que medie entre una y otra. Comprobé que no era necesaria una mediación, porque tanto el gobierno de Venezuela como el de Colombia, no obstante que reconocían la gravedad de la crisis, tenían una actitud muy positiva para buscar una solución. Consecuentemente, en la reunión con el canciller Alí Rodríguez conversamos sobre algunos elementos que podría contener la solución, y, posteriormente, lo reiteramos dentro de una larga y muy fructífera conversación con el presidente Hugo Chávez. Me comuniqué luego con la canciller Barco.

–¿Cuál fue el acuerdo?

–Se convino en un esquema básico, que sería la elaboración de un documento que emitiría el gobierno de Colombia y que sería objeto de una redacción acordada con el gobierno de Venezuela. Ese documento indicaría el punto de inicio y de fin, casi al mismo tiempo, de la crisis. Cuando llegué a Bogotá, me reuní con la canciller Barco y con la representante permanente de Colombia ante las Naciones Unidas. Tuvimos una conversación bastante minuciosa. Ahí se creó un primer acuerdo tácito. Consistía en que la crisis se solucionaba en base, primero, de la voluntad política ya expresada. En segundo lugar, que no se necesitaba una mediación. En tercer lugar, el formato excluía toda participación de organismos multilaterales.

–¿Era ya un diálogo entre Colombia y Venezuela?

–Se trataba de un proceso de diálogo y consultas de carácter bilateral llevado adelante por los dos cancilleres, en consulta con los dos presidentes y que contaba con la facilitación del canciller del Perú para propiciar un diálogo más fluido e ir construyendo un documento que permitiera superar la crisis. En función de este formato de solución se redactó un texto. Posteriormente, ese mismo día por la tarde, el presidente Uribe regresaba a Bogotá luego de un viaje a Leticia, donde se había reunido con el presidente Lula. Lula había hecho aportes importantes al proceso. Yo me reuní en el aeropuerto de Catán con el presidente Uribe a su regreso de Leticia, y comprobé la disposición muy positiva del gobierno de Colombia y avanzamos allí, en mayor profundidad, la redacción del texto que serviría para desbloquear la situación. A partir de ese momento se inició una serie de consultas directas entre los dos cancilleres, se comenzó a manejar el texto, el facilitador propuso algunas redacciones, los cancilleres fueron trabajando sobre esa redacción que ellos mismos propiciaban y, en términos relativamente muy rápidos, el jueves 20 tuve una segunda entrevista con la canciller Barco y en la noche de ese día regresé a Lima. Ya se tenía el curso de la solución bastante avanzado.

La coordinación telefónica y por medios electrónicos se realiza entre el 21 y el 26 de enero. El 26 se tiene prácticamente acordado un texto. El 27 se realiza en Lima la reunión de cancilleres de la comunidad andina.

–¿Ese mismo día se produjo la cita de Barco, Alí Rodríguez y usted?

–Cuando termina la reunión andina nos reunimos aquí en la cancillería los tres y comprobamos que el acuerdo prácticamente estaba establecido, que quedaban muy pequeñas cosas por ajustar y se hace una programación para que éstas terminen de concordarse al día siguiente. Se cumple esta previsión, y el viernes 28 de enero, el gobierno de Colombia emite el comunicado, cuyo texto fue objeto de la negociación y con ello se da solución a esta grave crisis.

–El comunicado de Colombia agradece al Perú “por la efectiva coordinación y facilitación en este proceso”.

–En efecto. Y expresa disposición a revisar los hechos que resultaron inconvenientes a Venezuela, así como la disposición a elaborar una estrategia binacional contra el terrorismo, el narcotráfico, el secuestro y otros delitos, respetando la legalidad y soberanía de ambos países.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Ver más en Internacional
¡Y Uribe Fue a Caracas!
Coloso Volador

Búsqueda | Mensaje | Revista