jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2460

27/Oct/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre PérdidasVER
Acceso libre AniversarioVER
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre TauromaquiaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Acceso libre CineVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Acceso libre Luis E. LamaVER
Suplementos
Acceso libre SaludVER
Ediciones
anteriores


Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Escribe: Patricia Salinas O. | El simple anuncio del cantante de cumbia en el programa de Plus TV provocó las reacciones más increíbles.

Deyvis en el Jammin’

Deyvis Orosco



La reacción del “público” peruano ante determinadas cosas es increíble. Durante años han tachado a Plus TV de ser un canal racista. Desde las redes sociales, en las que es tan fácil decir cualquier cosa, se la pasaban reclamando que por qué los conductores eran todos blancos, que hasta cuándo tanta discriminación, etc. Y de repente un día anuncian a Deyvis Orosco en el Jammin’ y allí mismo, en las redes sociales, se disparan una serie de comentarios descalificando al líder de Néctar porque ¡aj, la cumbia! y ¡aj, Deyvis!. Parece broma, pero no: estos “críticos” hablaban en serio.
Pero hablaban desde la ignorancia más absoluta. No tenían ni idea de la trayectoria de Deyvis Orosco, quien desde hace diez años, cuando murió su padre Jhonny Orosco, asumió el liderazgo del grupo Néctar con resultados espectaculares no solo aquí, sino también en el extranjero.

Pero lo más curioso es que también ignoraban todo acerca del programa del que hablaban, porque la mayoría pensaba que se trataba de un espacio dedicado al rock, pues muchos de los comentarios (los menos agresivos) tenían que ver con eso. “¿Qué pasó con el rock?” “Hay muchos programas de cumbia, pero el Jammin’ salió para el rock”.

Al parecer los que escribieron no son realmente seguidores del espacio, pues también estaban los que le echaban “la culpa de estos cambios”, a Edu Saettone, quien ya no está en la conducción del programa.

Pero, a ver, para que sepan un poquito de qué va Jammin’. Es un programa tan bien hecho y tan bien pensado, que no puede ir de largo todo el año, por lo que se programa por temporadas de ocho semanas. Se realiza en vivo (luego hay repeticiones) desde el Centro de Convenciones de Barranco, que tiene capacidad para 1,200 personas, y apenas sale el anuncio del cartel de la próxima semana (cada viernes) la gente adquiere sus entradas digitales a través de la app joinus.

Las entradas, como es de imaginarse, vuelan. No se olviden que estamos hablando de conciertos gratuitos con lo mejor de los músicos peruanos, por lo que a las pocas horas se acaban y el día que anunciaron a Deyvis Orosco junto a la agrupación Cumbia all stars (a quién nadie mencionó en las redes, quizás porque su nombre es en inglés), no fue la excepción. Lleno total para un espectáculo de primera.

Desde su regreso en el 2015, el espacio ha apostado claramente por abrirse a otros géneros más allá del rock. Entre otros, el año pasado estuvieron Lucho Quequezana, Ray Callao, Bareto y La Nueva Invasión. Y este año ya se presentaron Los Mirlos, Juan Medrano Cotito, Sabor y Control y Mambo Glacial, que hace guaracha, bolero y danzón, por ejemplo.

¿Entonces qué fue lo que pasó con Deyvis? Definitivamente no tiene nada que ver con la cumbia o con el rock. No se trata de géneros musicales porque Bareto y Los Mirlos hacen cumbia y nadie dijo nada cuando fueron anunciados.

¿Qué tiene Deyvis Orosco que provocó esta andanada de comentarios estúpidos? Al parecer la respuesta es simple: racismo. Ven en él a ese chico emergente que tiene más plata y más éxito que tantos hijitos de papá que se creen el único público objetivo de Plus TV y que imaginan que hasta pueden decidir la programación de ese canal y no pueden resistirlo.

Por suerte, la decisión de los ejecutivos tanto de Plus TV como de Movistar Música, un canal cuyo espíritu es promover la música peruana en todos los géneros, no ha cambiado después de este episodio. Allí en su página han dejado las frasecitas más increíbles que se puedan imaginar para que también quede el registro de que en el Perú, en el 2016, había gente capaz de escribir frases como “¿qué hace ese cholo ahí?”. Si ya sé, parece inventado, pero no lo es. Entren a la página. Felizmente, pese a un puñado de infelices escondidos tras las redes sociales, las cosas están cambiando.

Búsqueda | Mensaje | Revista