domingo 26 de mayo de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2460

27/Oct/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre PérdidasVER
Acceso libre AniversarioVER
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre TauromaquiaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Acceso libre CineVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Acceso libre Luis E. LamaVER
Suplementos
Acceso libre SaludVER
Ediciones
anteriores


Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Cine Folclore y penurias del balompié en ‘Calichín’. Película se estrena el 10 de noviembre.

Fútbol Macho

Aldo Miyashiro

Aldo Miyashiro encarna a un futbolista decadente que regresa de Europa para jugar en segunda división.

Reír antes que llorar. Tal vez no haya mejor remedio para tolerar 34 años de fracasos futbolísticos. Puede rastrearse el origen de la sequía en esos pequeños vicios y miserias que nos marcan como sociedad. O al menos eso es lo que sugiere Aldo Miyashiro.

“El futbol explica de manera didáctica lo que somos, cómo funciona un pueblo: nuestra informalidad, nuestros ‘casis’, nuestra falta de concentración”, razona el actor antes de calzarse la camiseta para encarnar a ‘Calichín’ Delgado, protagonista cuyo nombre de pila da título a la nueva película dirigida por Ricardo Maldonado y producida por Cine70 Films.

La comedia pone sobre el ecran las carencias del fútbol peruano. “No se puede pretender conseguir lo mejor cuando no se da lo mejor”, comenta Julio César Uribe, quien tiene una breve intervención en la película. “Me agrada el film porque pasa por las etapas que uno supo mantener de lejos”, añade El Diamante en referencia al protagonista y sus indisciplinas, tan usuales en nuestro medio.

Miyashiro bajó diez kilos, se sometió a una rigurosa rutina de ejercicios durante un año y se echó unos piques en Matucana, a 2,300 m s.n.m., para dar vida al personaje, que pasó de exhibirse en los grandes escenarios europeos a jugar en una cancha de tierra. Pero la fábula va más allá de la pelota. “Habla del padre ausente, de las madres solteras”, apunta Miyashiro. Ese filón es lo que le da a ‘Calichín’, finalmente, una oportunidad para redimirse.

Uribe y Hugo Sotil

Uribe y Hugo Sotil participan en la cinta.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista