miércoles 26 de junio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2455

22/Set/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre MediosVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre TransporteVER
Acceso libre InternetVER
Acceso libre DeportesVER
Acceso libre TeatroVER
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre GastronomíaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Acceso libre CineVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Pucha, ¿Quién Soy?

China Tudela - Canabis


Ay, regia, estoy con unos problemas de identidad que no me venían desde que me venía la ruler, cómo te explico. Es que la culpa de todo la tiene la política actual, hija, especialmente las damiselas que andan en la arena, que te lo juro, o sea, me hacen sentir vieja y eso no se lo permito ni a dios, que no existe pero jode como si fuera la santísima trinidad. Es que te explico, mira. Cuando yo veo a la Vero, a la rocota, sí, la cusqueña que viaja en bisnes mientras tú en turista. Bueno, aparece en los periódicos y me pego, chola, ese look tan étnico, el peinadete de Micaela Bastidas, la ruana roja –como sus ideas, joder– cruzada y la sonrisa a flor de labios. Y recuerdo que es hija de francesa y encima, habla quechua. ¿Qué he hecho yo para no ser así, a ver? Y encima su amiga la Marisita, cómo te explico. Seguro antes de la foto ha estado juntando piquetes de huelguistas de los sindicatos de mineros ilegales de Chunchumarca llenos de tierra y apestando a ala pero llega ante la cámara y parece un gladiolo acabado de florecer, la muy falsa. Regia, con sus vestiditos de algodón estampaditos, sus manguitas voladas en pleno invierno limeño, mientras a una se le hiela hasta la Trompa de Falopio y tengo que andar con mitones de interna en Canevaro, qué depresión por la jijuna. Te lo juro que a las dos las agarraría de las mechas y las pondría a hacer trabajos forzados en el altiplano, pucha, para que sepan lo que es la dura vida del pueblo, so par de preciosas ridículas, como escribió Moliere. Es que no puedo más de querer retroceder en el tiempo y ser así, o sea, una congresista fresca como una lechuga, que encima tiene la concha de ser de izquierda y tirarle arroz al cura Arana, que ahora que se ha engordado recién parece cura porque antes me parecía un minero en pie de lucha las 24 horas del día, qué flojera. Pero no son solo las dos rabanitas las que me hacen la vida a cuadros. Está también la chica esa, Vilcatoma se apellida, que se peleó con el partido de la Chancha Asada con Mensí y ahora es la perita en dulce de todos los cachafaces de las otras bancadas. Es que cholita, esa chica no tiene nada que ver con la Chacón ni con Martucha ag, ni con la Salgado, todas estas sapos del mismo pozo, o sea, fofas, culonas, vecinas de Lince, fanáticas del lonchecito y la visita a la madrina. No, la Vilcatoma también es regia en su regietud de princesa inca, porque con ese apellido no baja de ser de la panaca de Yahuar Huaca, yo sé que tú me entiendes. Y esa no solo tiene el abolengo sino que seguro habla quechua regio, cosa que envidio más que la ropa de Anna Wintour, no sabes. El año pasado me metí a clases con el profesor Demetrio Túpac Yupanqui, que creo que le enseñó a Toparpa porque fácil tiene doscientos años, y sabe, no te imaginas. Pero el quechua es una yuca, cholita, no te imaginas. Una piensa que como lo hablan horrores de gente súper linda pero analfabeta del campo, o sea, debe ser pan con mantequilla pero te equivocas, ni el alemán en Suiza a los tres añitos me hizo sufrir tanto, y lo único que aprendí fueron lisuras, runtu sapa, yana siqui, yana runtu y adefesios por el estilo que me soplaba un condiscípulo gringo igualito a la colorada Karp, que quería hacer la revolución del campo a la ciudad en el Perú, ¿te imaginas? Pero bueno, pues, acá me tienes sufriendo porque siendo yo la misma de siempre, empiezo a dejar de serlo y cuando me pongo así, pucha, agárrate que soy capaz de chapar el pasaporte, una botella de Amaretto di Saronno y no paro hasta NY, donde si no te entiende nadie, mejor hija, es lo trendy. Regio, ¿no? Chau, chau. (Rafo León)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
Pucha… ¡Negocios Con Moreno! (Caretas 2459)
Pucha… ¡Nalgas Peruanas! (Caretas 2458)
Pucha, ¡No al Acoso! (Caretas 2456)
¡Regio, Cambio de Rubro! (Caretas 2454)
Mis Casos ya Son Internacionales (Caretas 2449)
Pucha, Te Deum, Te Manoseum, (Caretas 2448)
Pucha, la Reconquista (Caretas 2447)
Pucha, Elegir Entre Tantas Carteras (Caretas 2446)
Mi Martín Papachín (Caretas 2444)
Pucha Saintisidroexit (Caretas 2443)
Pucha, Fue Una Fiesta de la Democracia (Caretas 2442)
Vimos la Luz (Caretas 2435)
¡Pucha, Qué Dilema, Qué Dilema! (Caretas 2434)
Est Ve­ne­na­tis Fau­ci­b Sdf (Caretas 2433)
¡Pucha, Los Panama Papers! (Caretas 2432)
Regio, Voto De Conciencia (Caretas 2431)
Pucha, Lucianita y Eguren Distorsionados (Caretas 2430)
La Medea de Los Barracones (Caretas 2429)
Pucha, Quién Los Entiende (Caretas 2428)
¡Cambio de Branding Para la GCU! (Caretas 2427)
¿Entusiasmadas Nosotras? (Caretas 2426)
Elecciones Con Colesterol (Caretas 2425)
#Cadaunoensusitio (Caretas 2424)
Me la Hizo Acuña Pezuña (Caretas 2423)
Pucha, a Anel la Agarró el Síndrome (Caretas 2422)
Pucha, Parrillita en Wong de Asia (Caretas 2421)
Chola, la Verdad es la Verdad (Caretas 2420)
¡Ya sé lo Que Quiero Ser! (Caretas 2419)
Pucha, me Atrapó PPK (Caretas 2418)
Búsqueda | Mensaje | Revista