martes 23 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2443

30/Jun/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre SociedadVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Acceso libre Luis E. LamaVER
Acceso libre China TudelaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Economía Entrevista: Enrique Chávez | Martín Ramos, jefe de SUNAT, plantea el escenario tributario y le mide las perspectivas de potencial baja de impuestos.

Thorniquete Tributario

Martín Ramos

Sobre pedido de las regiones: “La teoría tributaria te dice que ninguna administración está a favor de las amnistías. Ya tuvimos un régimen de fraccionamiento especial”.

En esto es donde está el mundo, y es lo que estamos dejando como administración”. Así defiende Martín Ramos, jefe de la SUNAT, las reformas emprendidas por la administración en los últimos años. Si bien Ramos reemplazó a Tania Quispe hace diez meses, lo cierto que se trata de un funcionario de la casa que trabaja en el ente tributario desde hace 23 años.

Ramos no solo conoce el teje y maneja del intrincado sector, sino que se cuida de puntualizar que lo que hace la SUNAT es aplicar las políticas tributarias, no determinarlas. Ello le da un margen para comenzar a evaluar las posibilidades de las propuestas tributarias que puso sobre la mesa Peruanos Por el Kambio y el próximo ministro de Economía, Alfredo Thorne. Una de las principales medidas sería la reducción progresiva del IGV de 19% a 16%.

La reducción del canon para las regiones se entiende cuando los ingresos tributarios provenientes de la minería pasaron de casi 11 mil millones de soles en el 2011 a una proyección de poco más de 2 mil para este 2016. Por ende, la presión tributaria cayó de 16.6% en 2014 a 14.7% al año siguiente. A pesar de los vaivenes, la recaudación pasó de S/ 273,690 millones en el quinquenio 2006-2010 a S/ 434,809 millones en 2011-2015. Algo dice de una base que se diversifica y se amplía. La evasión en construcción, por ejemplo, se combatió fuertemente y los impuestos provenientes del sector se incrementaron en 85% entre el 2010 y 2015. En ese mismo período los titulares de RUC pasaron de ser un poco más de 5.1 millones a casi 7.7 millones.

Lo recaudado por la SUNAT representa casi el 75% del presupuesto nacional. Pero, ojo, casi el 85% de todo este monto viene del IGV (50.7%) y Renta (34.1%). La evasión del primero cayó de 34.6% en 2007-2010 a 28.8% en 2011-2014. Ya se encuentra cerca del promedio de evasión regional, que es 27.3%.

También es cierto que apenas 2500 contribuyentes, el 0.1%, representan el 62% de la torta tributaria. Ramos anota que eso es propio de sociedades tan desiguales como la nuestra. El que más tiene, más paga. Pero también es cierto que 1,245 millones de microempresas, el 65% de los contribuyentes, no llega a aportar el 9% de los tributos. Y que 596 mil personas naturales, el 31%, alcanza apenas el 4%. Es decir, eso de los pequeños ahogados con impuestos no se condice con los números. Tampoco el lugar común instalado sobre las multas. En enero, PPK le dijo a CARETAS que estas representaban un porcentaje importante de los ingresos de SUNAT, pero resulta que se viene reduciendo de manera drástica y en el 2015 solo representó el 0.6% del total.

–El ministro Alonso Segura dice que la reducción de la Renta operada por este gobierno hizo a la Economía más resiliente. ¿Es cierto?
–Estadísticamente, cada vez que se baja la tasa de un impuesto, su resultado no se puede ver al año siguiente. Creemos que cada vez que implementas una reforma no puedes hablar solo de la reducción del impuesto sino de medidas adicionales que apalanquen la Economía, ya sea porque incorporas a nuevos contribuyentes o porque vas a hacer más eficiente lo que hay.

–Con la reducción gradual del IGV propuesta por PPK apuestan por anchar la base. ¿Cómo está nuestra tasa con relación a la región?
–El promedio del IGV en la región está un poco más abajo. Todo depende del abanico que hay que revisar y junto a ello qué se haría con las exoneraciones. No es solo la tasa sino también la base que le vas a aplicar a esa tasa.

–¿Pero entonces en principio, y contrario a lo que se cree, sí tendrían espacio para bajar el IGV?
–Hay que evaluar toda la propuesta global, que lamentablemente no hemos recibido más allá de si se bajan dos puntos o no. No podríamos saber a priori el impacto en la recaudación. Debe mirarse con todo un paquete.

Thorne

Thorne, como titular del MEF, tendrá su cargo la crucial administración recaudadora.

–¿Compuesto de qué?
–Habría que ver qué es lo que busco. El IGV, al ser un impuesto indirecto y regresivo, afecta muchas veces más a los de abajo que a los de arriba. Pero también es cierto que cuando se bajó al 19% no necesariamente se trasladó al precio, al consumidor. No logras los incentivos. Yo evaluaría con otras medidas o evaluaría si tomo esa decisión. No sé si sea la única variable. Presumo que el nuevo gobierno tendrá otras medidas que la acompañarán. Pero sí hay que estar pensando en cuál es el margen. Tenemos un déficit fiscal por lo que es importante definir esas reglas que, claro, no le competen a la administración tributaria.

–¿Un déficit de casi del 3% puede tener consecuencias en tus ratings?
–Las calificadoras lo toman obviamente en cuenta.

–¿Qué ejemplos de políticas complementarias podrían darse?
–Debería analizar qué es lo que nosotros no hemos logrado captar. Incentivar la renta de las personas naturales que no tienen incentivos para formalizarse. Otros países del primer mundo te dicen, usted va a tributar pero va a descontar de sus impuestos lo que usted gaste en salud, educación. Ese modelo no lo tenemos. Hace 20 años no teníamos la información y no estábamos preparados. Hoy la administración tributaria ya está capacitada para aplicar modelos así. Luego, habría que evaluar otro tipo de impuestos. No existen impuestos a las herencias, al patrimonio en general. Tendríamos que evaluar impuestos verdes. Tenemos un parque automotor con problemas, sin ninguna política al respecto.

–El señor Thorne dice que puede comenzar una reducción del IGV y avanzar según los resultados. ¿Si esos resultados no se ven de inmediato quiere decir que solo van a tener la caída de la recaudación en el corto plazo?
–Si mejora el clima económico y la creces a tasas superiores al 5%, definitivamente las medidas pueden no tener un impacto en la recaudación y por ende ir positivamente. Cuando la economía está entre 3% y 4% de crecimiento, sí afectan en mayor medida la recaudación. Tienes que pisar con pies de plomo. Pero todo esto es teoría. No lo vas a ver hasta que lo implementes. En administración tributaria cada vez que implementamos un proyecto, siempre hacemos un piloto. Si aplicas cualquier medida, tienes que irla evaluando. Si tienes variables que te dicen que funciona, perfecto, sigues por esa línea.

–Pero tiene una complejidad en el sentido de que si reduces tasas es muy difícil volver a subirlas.
–Es complicadísimo. Por eso los pies de plomo.

–¿Lo que sabemos de los regímenes especiales que proponen en PPK para las pequeñas empresas, en cuánto se diferencian de lo que ya hay?
–Hoy tenemos un sistema de Impuesto a la Renta por el régimen especial de 1.5% y tenemos el Régimen Único Simplificado.

Ramos Jefe de Sunat

“Se debe incentivar el pago de renta por parte de las personas naturales”.

–¿El 1.5% a quién le toca?
–A quienes tienen ingresos menores a S/ 525 mil al año. Te permite un pago a cuenta definitivo, a fin de año no tienes que presentar estado financiero ni balances ni presentar una regularización. Pero está limitado por el monto de ingresos. El RUS te permite el pago de una cuota resolutiva en función al monto de tus ingresos, pero tiene limitantes de solo S/ 360 mil de ventas al año y adicionalmente no puedes emitir factura. Y la empresa que es el cliente quiere factura para poder deducir el crédito fiscal. Hay que estudiar los sistemas en la región. México implementó uno hace un par de años por el que empiezas con una tributación que llegaría al 100% en 10 años, va subiendo cada año en 10%. El año 1 pagas 0%, el año 2 pagas el 10% del impuesto que te tocaría pagar, y así sucesivamente.

–Los gobiernos regionales y municipales acaban de pedir en Cusco una amnistía tributaria por deudas de más de S/ 900 millones en moras e intereses. ¿Qué dice?
–La teoría tributaria te dice que ninguna administración está a favor de las amnistías. Ya tuvimos un régimen de fraccionamiento especial de deuda para las municipalidades y el problema es que muchas no se acogieron y otras se terminaron perdiendo por la mitad. La historia ha demostrado que la amnistía no es un proceso que facilite que las cosas se organicen y cambien. Hoy al alcalde actual le perdonas las deudas y el siguiente dice, volveré a generar porque al cabo de 10 años harán lo mismo. No sirve. Y ojo que el impuesto que las municipalidades dejan de cargar es el del trabajador: la carga social y la de cuarta, quinta.

–¿La nombrada antielusión cuya reglamentación paró el Congreso contiene todo lo necesario para la SUNAT en términos legislativos? ¿Qué faltaría?
–En la globalización, las empresas tienen la facilidad de poder ser internacionales. Tienes tu capital en muchos lugares pero las administraciones tributarias siguen siendo locales. En esa mira necesitamos seguro de herramientas: necesitamos la norma antielusiva general que despertó muchos cuestionamientos. Pero Chile la implementó, Colombia de alguna manera también. No estamos escribiendo algo nuevo. Existe en muchos países y sobre todo del primer mundo, porque las administraciones necesitan las herramientas para combatir la evasión. Se necesita el levantamiento del secreto bancario. Necesitamos tener intercambio de información, a través de convenios de doble imposición o de intercambio propiamente dicho.

Cambios a la Vista

Proyectos en marcha hacia el 2018.

Del 2015 al 2016 se está reduciendo dramáticamente plazos como la atención de solicitudes de fraccionamiento. Se ha desarrollado todo un esquema de reducción de costos de cumplimiento. Asimismo, se encuentra en su etapa de diseño la plataforma única de ingreso que facilitará la presentación de formularios y pagos. También la cuenta única que le brindará al contribuyente toda su información en un solo cuadro, incluida las devoluciones y el fraccionamiento. El expediente electrónico de cobranza coactiva y la fiscalización electrónica están en la lista.

Tributos Internos

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista