domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2430

31/Mar/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre DebateVER
Acceso libre InternetVER
Acceso libre LibroVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Libro Escribe: Lisa Estella | El libro que el excandidato intentó volver cenizas.

La Traba a Távara

Francisco Diez-Canseco Tavara

Reedición de Planeta (2007) coincidió con fallecimiento de Helena Távara.


Mi madre nunca fue mujer de Haya. Es un absurdo, si Haya de la Torre no tuvo ninguna mujer visible”. En el libro Las mujeres de Haya (UPC, 2005), Helena Távara comparte lugar en la lista de amores platónicos del máximo líder del APRA. Según su hijo, Francisco Diez-Canseco Távara, esto fue motivo suficiente para exigir el retiro del mercado de toda la publicación.

El compendio se convirtió en un libro negro, además, por revelar los detalles de la adoración inmediata que sintió Helena por Manuel Seoane, número dos del APRA y amigo de su esposo Ernesto Diez-Canseco. “Ella tenía 92 años y demencia senil en esa entrevista. La autora nunca me dijo que la investigación estaría enfocada de esa manera”, afirma Diez Canseco.

¿De qué manera? Reivindicación de una figura femenina en el APRA, según la aludida María Luz Díaz. “Helena era la confidente de Haya, sus ojos y sus oídos, la opinión más escuchada del APRA”, comenta, quien se salvó de ver a sus ejemplares en la quema de libros que exige la SUNAT. “Pienso que Francisco minimizó la memoria política de su madre por evitar el qué dirán”

Helena Távara

“’¡Víctor Raúl besando a Helena y Manolo mira!’. Así lo escribió la propia Helena Távara al reverso de la foto”.

En fragmentos se menciona que “Helena Távara cargó con su menor hijo y se unió a él (Seoane) en su exilio”. La relación entre Helena, Seoane, Francisco y Víctor Raúl se comenzó a construir a raíz de esta convivencia, dejando sin piso el falso rumor de que Diez Canseco Távara sería hijo de Haya.

Francisco Diez-Canseco Távara culpa hoy de su extinción electoral, entre otros factores, a la poca cobertura que los medios le dieron a su candidatura. Ironías.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista