martes 19 de septiembre de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2417

23/Dic/2015
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre FútbolVER
Acceso libre FotografíaVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

La frontera entre ficción y no ficción se desvanece en un 2015 poblado por novelas del yo. Aquí un resumen.

Summa Literaria

Alexievich

Alexievich recorrió casi toda la URSS. para escribir libro La guerra no tiene rostro femenino (1983).

NO FICCIÓN.- El Premio Nobel de Literatura concedido a la periodista bielorrusa Svetlana Alexiévich ha dado actualidad polémica a la categoría literaria de la no ficción. Muchos creen que la narrativa de no ficción con calidad literaria surgió con el ‘nuevo periodismo norteamericano’ de los años 50-70 (Truman Capote, Norman Mailer, etc.), cuando la verdad es que es tan antigua como Herodoto (historiografía clásica) y Plutarco (biografía novelada); y, en el caso del periodismo de nuestra sociedad masiva, como el Diario del año de la peste de Daniel Defoe.

La no ficción ostenta manifestaciones más antiguas que la narrativa de ficción, desde sus orígenes en el pensamiento mítico, el cual usa relatos para explicar por qué las cosas son como son. Abandonar el criterio de verdad (ya sea mítico o historiográfico) y entregarse a la imaginación constructora de mundos de ficción demanda un largo proceso histórico en el que se van especializando los saberes y las codificaciones culturales: la religión, la filosofía, la ciencia, la literatura, etc.

Cisneros

Libro de Cisneros fue el más vendido de la FIL Lima 2015.

Las barreras entre la ficción y la no ficción fueron pulverizadas, en Europa, por el desarrollo del ensayo, el periodismo y la novela experimental durante el romanticismo y el realismo, llegando al extremo con el vanguardismo de 1905-1940. El clima actual de la posmodernidad acoge esa falta de fronteras entre las codificaciones culturales.

Este año la no ficción en el Perú ha tenido como sus máximas estrellas a nuestros mayores cronistas: Huamán Poma de Ayala, en la monumental edición en cuatro tomos, de Nueva crónica y buen gobierno, a cargo de Carlos Araníbar (Biblioteca Nacional del Perú); y el Inca Garcilaso de la Vega, completándose la necesarísima publicación de todas sus obras en el Perú, con Traducción de los Diálogos de Amor de León Hebreo y otros escritos, en transcripción paleográfica de Jorge Huamán Machaca (U. Inca Garcilaso de la Vega).

De los aportes recientes, aplaudamos la calidad literaria de los agudos textos de Mero listado de palabras de Gregorio Martínez (Imago), Coma y punto de Jorge Salazar (Aguilar), La ruta natural de Alberto Benavides Ganoza (Bibl. Abraham Valdelomar), 31 rupturas de lo cotidiano de Carlos Schwalb Tola (Lápix y Bibl. Abraham Valdelomar) y Puente aéreo de Gustavo Faverón (Peisa).

AUTOFICCIÓN.- La moda internacional de relatos empeñados en desnudar la verdad de la existencia del autor y sus lazos familiares (en particular, su turbia relación con el padre), calificada como ‘autoficción’ (por el relleno imaginativo de sucesos fundamentalmente reales, no ficcionales) ha cobrado fuerza en el Perú este 2015, teniendo su mejor ejemplo en la novela más comentada del año y la más vendida en la FIL de Lima: La distancia que nos separa de Renato Cisneros (Planeta). Destacó también el testimonio de un hijo de senderistas: Los rendidos de José Carlos Agüero (IEP). Mucho de autoficción hay en otra de las mejores novelas del año: Nuevos juguetes de la guerra fría de Juan Manuel Robles (Seix Barral); así como en las notables novelas cortas Todos nacemos muertos de Daniela Ramírez Ugolotti (Estruendomudo) y Un golpe de dados de Victoria Guerrero (Cusco, Ceques), y en la intensa Sucedió entre dos párpados de Fernando Ampuero (Planeta). Añadamos un libro singular (informativo, narrativo y entrañablemente poético) de homenaje a la culinaria materna: Las manos de mi madre de Isabel Álvarez Novoa (U. San Martín de Porres).

Ambiente Literario
Novela .- José Carlos Agüero remeció el ambiente literario con Los rendidos (IEP, 2015). También destacaron las novelas del periodista y escritor Fernando Ampuero y la poeta Victoria Guerrero.

Esta moda de la autoficción cuenta con importantes antecedentes peruanos: los Diarios de El Zorro de Arriba y el Zorro de Abajo de José María Arguedas, La tía Julia y el escribidor y El pez en el agua de Mario Vargas Llosa, las Antimemorias de Alfredo Bryce Echenique y Camino de Ximena de Santiago del Prado.

IMAGINACIÓN LIBERADA.- Menos publicitadas, varias de las mejores novelas y libros de cuentos prueban el poder de la imaginación para recrear simbólicamente lo real: la excelente novela histórica El imperio en llamas de Luis Enrique Tord (Random House), la iniciática PukaAllpa: viaje hacia la selva de Pedro Favaron (Biblioteca Abraham Valdelomar) y la multimediática Kimokawaii de Enrique Planas (Random House). Las valiosas novelas cortas El silencio de la estrella de Christiane Félip Vidal (Animal de Invierno), El fuego en la niebla de José Luis Villanueva (Premio Cámara Peruana del Libro), Los dorados años veinte de Wilfredo Ardito Vega (Premio BCR), CÍA Perú, 1985: El espía sentimental de Alejandro Neyra (Estruendomudo), Manual de yoga de Ernesto Carlín (Caja Negra) y Aquiles en los Andes de Hemil García Linares (Altazor). Los excelentes libros de cuentos Las visitaciones de Pedro Llosa Vélez (Premio Asociación Peruano Japonesa) y Todo termina esta noche de Johann Page (Peisa); así como los valiosos Cualquiera daña a otro de Rafo León (Planeta), Tres mujeres de SusanneNoltenius (Animal de Invierno), Sueño Eterno de Lucía Noboa (Altazor), El palacio de la felicidad de Dante Trujillo (Planeta), La rosa negra de Harol Gastelú Palomino (Ambar) y Hasta siempre, Yoda de Fernando Espíritu (Intermezzo Tropical).

Juan Manuel Robles
LITERATURA FANTÁSTICA.- Lo insólito y lo fantástico triunfan, con admirable originalidad y humor delicioso, en el mejor volumen de cuentos del año: El arte verdadero y otros cuentos de Jorge Ninapayta de la Rosa (U. ESAN y PEISA). Por su parte, Yeniva Fernández ha madurado con un conjunto digno de figurar entre los mayores aportes a la literatura fantástica peruana: Siete paseos por la niebla (Campo Letrado). Añádase la calidad de las novelas Esa vieja costumbre de soñar de Jorge Díaz Herrera (San Marcos), Memorias de un caballo de Marcos Yauri Montero (San Marcos) y Los caprichos de la razón de José Güich Rodríguez (Altazor).

Mención especial dediquemos a dos importantes rescates efectuados por Elton Honores. Se trata de valiosas obras olvidadas, a causa de la atención preferente que nuestros estudiosos han concedido al realismo, descuidando la vertiente fantástica: la novela de ciencia-ficción El hijo del Doctor Wolffan: Un hombre artificial, publicada en 1917 por Manuel A. Bedoya (Agalma); y el relato de terror de 1944 El castillo de los Bankheil de Alejandro de la Jara (Altazor). De otro lado, con rasgos de homenaje, se reeditó un clásico fantástico: Escuchando tras la puerta de Harry Belevan, quien añadió una antología de sus textos posteriores (Animal de Invierno).

¿Y LA POESÍA?.- Relegada o ignorada por el mercado editorial y los medios de comunicación (basta constatar que fue la cenicienta en el formidable Hay Festival realizado en Arequipa, protagonizado por novelistas y, en menor medida, periodistas y ensayistas), la poesía peruana persiste entregándonos aportes memorables. El mejor poemario del año comulga plenamente con la cosmovisión andina: Máscaras en el aire. Candelaria: fe y fuego de Boris Espezúa Salmón (Puno, Ministerio de Cultura y Gobierno Regional). Otros poemarios de consideración: Máscaras de Roma de Marco Martos (Caja Negra), Nido de utopías de Santiago Aguilar (Trujillo, CEA), Salmos de sangre de Óscar Málaga (Summa), Los siete universos de jardín de Magdalena de Manuel Pantigoso (Ikono), Cuaderno extranjero de Enrique Sánchez Hernani (Borrador), Espíritupampa de Alonso Ruiz Rosas (Paracaídas), ApuKalipso: Palabras de la bruma de José Antonio Mazzotti (Hipocampo), Treinta y cinco lecciones de biología de Eduardo Chirinos (Animal de Invierno), 35 mm de Lorenzo Helguero (Estruendomudo), Autorretrato del piloto de Paul Forsyth Tessey (Celacanto), Izquierda unida de Alvaro Lasso (Celacanto), La máquina de matar fascistas de FernandoPomareda (Estruendomudo),El fin de la poesía de Víctor Ruiz Velazco (Paracaídas), Sobrevivir es un acto de invierno de Ana María Falconí (Paracaídas y Animal de Invierno), Breve tratado de los efímero de Yidda Ayala Azabache (Premio Scriptura, Carpe Diem) y Desde el otro lado de Eliana Vásquez (Mascapaycha).
En el rubro de obras completas tuvimos uno de los acontecimientos del año: los dos primeros tomos (Poeta en Lima y Poeta en Roma) de Jorge Eduardo Eielson, a cargo de Martha Canfield (Lustra y Sur Anticuaria). Destacaron, además, Sueño de ciegos de Raúl Deustua, edición de Ana María Gazzolo (Lápix); Ensayo general de Raúl Bueno (Hipocampo) y Poesía de Otilia Navarrete.

Martos

La mejor poesía de Martos se luce en Máscaras de Roma.

Del gran poeta Martín Adán: Cartas escogidas, edición de Andrés Piñeiro. Del también grande Carlos Germán Belli: Morar en la superficie-Prosa (FCE). Y de la imprescindible Carmen Ollé, escritos diversos con vibraciones poéticas: Monólogos de Lima (Peisa).

ANTOLOGÍAS.- Tres significativas selecciones de narrativa: Se vende marcianos: Muestra de relatos de ciencia ficción peruana de José Donayre H. (Altazor), El fin de algo: Antología del nuevo cuento peruano 2001-2015 de Víctor Ruiz Velazco (Santuario) y Selección peruana 2000-2015 de Ricardo Sumalavia (Estruendomudo). Y una sustanciosa antología que conmemora los 25 años de un importante grupo poético: La hoguera desencadenada: Movimiento Cultural Neón de Harold Alva y Héctor Ñaupari (Summa).

PROVINCIAS.- El proyecto editorial más relevante del Perú actual se viene cristalizando en Puno: los 101 títulos de la Biblioteca Puneña, bajo la dirección de José Luis Velásquez Garambel (U. Nacional del Altiplano). Y, sin duda, el evento literario del año fue el Hay Festival, en Arequipa.


Cuentos

Cuento.- Las visitaciones de Pedro Llosa y Siete paseos por la niebla de Yeniva Fernández destacaron en un mercado dominado por la novela. Poesía.- Obra completa de Jorge Eduardo Eielson es reeditada por Lustra Editores y Alonso Ruiz Rosas destaca con Espíritupampa.

Búsqueda | Mensaje | Revista