jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2412

19/Nov/2015
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EditorialVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre FotografíaVER
Acceso libre HistoriaVER
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre GastronomíaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Acceso libre LiteraturaVER
Acceso libre TauromaquiaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Acceso libre Luis E. LamaVER
Acceso libre China TudelaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Gastronomía Escribe: Teresina Muñoz-Nájar * | Estudiantes de la universidad de Kennesaw (Atlanta) no solo consumen a diario el súper grano andino, sino que aprenden nuevas formas de prepararlo.

Happy Quinua

Flavio Solórzano

Flavio Solórzano enseña las bondades de la quinua a jóvenes universitarios en Atlanta.

Hace ya muchos años que en Estados Unidos la quinua dejó de ser un alimento poderoso y exótico proveniente de la lejana tierra de los Incas. Y es que allí se produce desde los ochenta, es tan famosa como la avena y poco a poco ha ganado un espacio protagónico en la dieta de medio mundo. No solamente en la de vegetarianos, veganos y carnívoros zanahorias. En el comedor de la universidad pública de Kennesaw, en Atlanta, por ejemplo, los alumnos pueden escoger entre 12 o más ensaladas preparadas a base de quinua, o quinoa como ellos la llaman, y un par más de platos del grano salteado o hecho a modo de arroz.

La acogida que tiene nuestra entrañable quinua en una ciudad donde la comida local destaca por su sabrosura y variedad (ergo la jambalaya y los grits) es realmente envidiable. “Mueren por la quinua –dice el chef Flavio Solórzano– pero también por la cocina peruana en general”. En efecto, Flavio estuvo en Kennesaw hace algunos días dictando un curso a los chicos de la Escuela de sostenibilidad culinaria y hospitalidad y quedó sorprendido de la curiosidad e interés que tienen por nuestra gastronomía. “Inclusive están pensando abrir un curso dedicado a ella”, sigue.

Pero ¿cómo es que Flavio terminó en Kennesaw? Pues, según el cónsul peruano en Atlanta, Miguel Alemán, la idea partió tanto de su consulado como de la propia universidad, ambos con la idea de ampliar el consumo de quinua en esa institución. Afortunadamente contaron con la complicidad de Delta, línea aérea que le hace un gran guiño a la gastronomía y cuyos cuarteles generales se ubican precisamente en Atlanta. La novedad es que las autoridades de la universidad están más familiarizadas con la quinua de lo que nos imaginabamos ya que, según el acuerdo al cónsul, han visitado Mistura hasta en tres ocasiones y saben de las investigaciones –este es un punto que les interesa muchísimo– que Flavio ha hecho sobre el maravilloso grano andino, plasmadas en su libro Ayara – madre quinua (Ediciones Aguilar).

El hecho es que al finalizar el curso en Kennesaw, Flavio hizo una última demostración para un auditorio más amplio. Y es que además de los estudiantes, estuvieron presentes varios cónsules con sede en Atlanta y un buen número de miembros de la colonia peruana. El chef preparó un interesante cebiche caliente de quinua (plato que podría tener otro nombre) con aderezo de ají amarillo, quinua de tres colores y una gotas de jugo de limón. Luego unos deliciosos bizcochitos (perfectamente húmedos) de quinua negra y cacao y finalmente hizo leche de quinua con una variedad desconocida para los gringos: la chullpi. El sabor earthie, les encantó a los chicos.

Si bien Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones peruanas de quinua “con alrededor de US$ 95 millones en el 2014”, según el cónsul Miguel Alemán, ¿qué va a suceder cuando los norteamericanos comiencen a cosechar quinua más allá de las fronteras de Colorado y Nebraska, y se vean los resultados de las investigaciones que actualmente realiza la Universidad de Washington para producir variedades que se adapten a diferentes condiciones ambientales de ese país? Quien sabe. Por lo pronto nos dan una lección en cuanto a consumo se refiere. Tenemos que ponernos las pilas ¡ya!


* Este Cucharón lleva esta semana la sazón de Teresina Muñoz-Nájar, quien viajó a Atlanta para asistir a la presentación de la quinua y sus recetas.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista