martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2412

19/Nov/2015
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EditorialVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre FotografíaVER
Acceso libre HistoriaVER
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre GastronomíaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Acceso libre LiteraturaVER
Acceso libre TauromaquiaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Acceso libre Luis E. LamaVER
Acceso libre China TudelaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

La Oportunidad de Humala

Almagro de la OEA, Humala y Maduro

Almagro de la OEA, Humala y Maduro. Las elecciones parlamentarias de Venezuela son el 6 de diciembre.

CARETAS viene informando sobre la crítica situación política de Venezuela. Al hacerlo, ha privilegiado los aspectos vinculados con la legitimidad de la democracia representativa y con el necesario correlato de la vigencia de los derechos humanos que ella protege y promueve.

Cuando la democracia y los derechos humanos fueron vulnerados en el Perú, CARETAS actuó en función de sus convicciones y formó parte de un proceso continental que era necesario apoyar. La defensa de la democracia y de los derechos humanos nos valieron sinsabores y persecuciones; pero también reveló la importancia de la solidaridad de quienes compartían esos valores. El Sistema Interamericano fue en el Perú una referencia obligada en épocas aciagas.

Hoy Venezuela confronta graves problemas en su convivencia económica, social y política. Las elecciones parlamentarias fijadas para el 6 de diciembre próximo se presentan, quizá, como la última oportunidad de lograr que, a través de la vigencia de mecanismos democráticos, puedan lograrse acuerdos que permitan superar los gravísimos problemas que aquejan a ese gran país. La democracia es hoy, con toda claridad, garantía de la paz social en Venezuela.

Hablamos de la democracia en serio y no solo de las formas democráticas empleadas a veces para engañar incautos. Una observación electoral con todas las garantías de profesionalismo e imparcialidad sería de inmensa utilidad para que las elecciones del 6 de diciembre sirvan de base al encuentro pacífico de los venezolanos.

En tal sentido, una observación electoral en la que participaran la Organización de los Estados Americanos y la Unión Europea, brindarían esa imprescindible garantía de profesionalismo e imparcialidad. El gobierno venezolano, sin embargo, ha invitado a Unasur a “acompañar” el referido proceso electoral. La experiencia indica que tal “acompañamiento”, tal como ocurrió en las elecciones de abril de 2013, no brindan las garantías que tan crucial acto requiere.

CARETAS subraya que esta participación de Unasur tropieza ya con serias dificultades. Tal es el caso del retiro, por parte de Brasil, de su candidato a dirigir la misión. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha manifestado su preocupación por las demoras y problemas con que tropieza el armado de la misión de Unasur y que, en Uruguay, existen problemas referidos a la composición del grupo “acompañante” en caso de que se concurriera.

Estas reticencias vienen acompañadas de graves denuncias sobre los manejos que está realizando el gobierno venezolano para evitar, a través de un fraude masivo, el triunfo de la oposición que muchos observadores consideran inevitable. El peligro de la violencia sobrevuela Venezuela.

El ambiente político que rodea a la elección parlamentaria, por su parte, puede ser calificado de tóxico, debido a la condena de Leopoldo López y la existencia de más de 75 presos políticos –entre los que se cuentan el alcalde de Caracas, Antonio Ledesma, y de San Cristóbal, Daniel Ceballos– junto con numerosos políticos de oposición ilegalmente inhabilitados. Numerosos expresidentes de países de América Latina han manifestado sus profundas reticencias respecto de la cabalidad del acto electoral en ciernes.

Completa el cuadro la carta enviada por el secretario general de la OEA a la presidente del Consejo Supremo Electoral de Venezuela. Más allá de las objeciones que se puedan plantear respecto a la misiva, ella revela una situación electoral rayana en la ilegitimidad. La carta de Luis Almagro a Tibisay Lucena puede ser calificada de demoledora, especialmente cuando proviene de alguien que, como canciller, “acompañó” las aventuras electorales de Maduro.

Teniendo en cuenta lo manifestado, CARETAS urge al gobierno del presidente Ollanta Humala que solicite al gobierno de Venezuela que acepte la observación electoral de la OEA y de la UE para las elecciones del 6 de diciembre. De no aceptar el gobierno venezolano tal solicitud, el gobierno del Perú se debe abstener de participar en la misión de Unasur y debe comunicar esta decisión soberana al país y a la comunidad internacional lo antes posible.

Si el gobierno peruano y la oposición política están entrampados sobre el presunto financiamiento electoral hace 10 años proveniente del chavismo, es ahora que con un gesto democrático, antes de cualquier proceso grafotécnico, el presidente Humala demuestre su independencia de Caracas.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista