viernes 15 de febrero de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2400

27/Ago/2015
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre TurismoVER
Acceso libre ExposicionesVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Acceso libre CineVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Acceso libre Alfredo BarnecheaVER
Acceso libre China TudelaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Cine Escribe: César Prado| En aniversario del Informe Final de la CVR, la cineasta Judith Vélez prepara documental Volver a Versobre cuatro reporteros gráficos durante el terrorismo.

Reporteros de Guerra

Eduardo Rojas

Eduardo Rojas fue emboscado con Hugo Bustíos el 24 de noviembre de 1988, en las afueras de Huanta.

Cuatro miradas que interpelan y resumen el archivo fotográfico mental de un país. Cuatro reporteros de guerra emblemáticos que fueron testigos de excepción de la lucha armada que asoló el Perú de los ochenta y noventa.

Algunos de esos testigos pasaron a ser víctimas. Fue el caso de los periodistas ayacuchanos y corresponsales de CARETAS, Hugo Bustíos y Eduardo Rojas. El primero fue asesinado por miembros del Ejército cuando se dirigía a cubrir el asesinato de una mujer en Quinrapa (Huanta) en 1988. Rojas, quien acompañaba a Bustíos, sobrevivió a tres impactos de bala.

Sorteando las dificultades y con el peligro de hallar la muerte a cada momento, Óscar Medrano, Vera Lentz, Víctor Ch. Vargas y Alejandro Balaguer fueron de los pocos fotógrafos que asumieron la responsabilidad de narrar la barbarie con el lente de sus cámaras para CARETAS. Por eso fueron elegidos para participar en el ejercicio de memoria que es también Volver a Ver, el nuevo documental de Judith Vélez. “Cada uno posee una sensibilidad diferente, pero tienen en común esa urgencia de llegar a los lugares, cueste lo que cueste”, afirma la cineasta.

En efecto, el ayacuchano Óscar Medrano fue el primero en llegar a la lejana comunidad de Huaychao (La Mar-Ayacucho) tras el asesinato de siete senderistas a manos de los pobladores de la zona en 1983. Un año después, la peruano-alemana Vera Lentz viajó a las alturas de Acosvinchos (Huamanga-Ayacucho), donde fue testigo de la conformación de los primeros grupos de autodefensa.

“En Ayacucho habían comunidades que no querían dar a sus hijos a la guerrillas. Según los senderistas, estaban ‘en edad’ para ser combatientes, pero la población poco a poco se dio cuenta de que sus hijos eran reclutados para ser carne de cañón y sabían que las mujercitas eran raptadas para ser cocineras o para abusar de ellas”, narra Medrano, quien ha expuesto fotografías sobre la época en el extranjero.

Judith Vélez

Judith Vélez vuelve a enfocar la guerra interna. Antes filmó “1509 Operación Victoria” (2011), documental sobre la captura de Abimael Guzmán



Víctor Ch. Vargas, nacido en San Luis de Shuaro (Oxapampa), se desplazó hasta Uchiza (San Martín), donde fue secuestrado por columnas de Sendero Luminoso en 1987. Y el argentino Alejandro Balaguer alcanzó a capturar con su cámara a los miembros de la comunidad asháninca de Cutivireni (Junín), armados con arcos y flechas, en 1991.

“Cuando estábamos por partir la gente de Sendero Luminoso nos pidió que nos quedáramos. El jefe, que era un hombre joven de unos 30 años, nos decía que podíamos servir al partido, que éramos inteligentes y podíamos servir a su causa”, explica Ch. Vargas.

En total, son 8 fotografías que buscan contar ambos lados de la historia: el de los fotógrafos y el de las víctimas. Así, por ejemplo, el relato se construye a partir de la historia de Flora Ccanjo, quien luego de 29 años se reconoce en la fotografía tomada por Balaguer en Cochas. O la de Dril Bustamante, el niño líder de la comunidad asháninca, a quien el argentino retrató a principios de los noventa. “La idea del documental es activar la memoria de los fotógrafos y de aquellos que fueron retratados a partir de fotografías”, explica la cineasta, quien empezará a rodar la película a mediados de setiembre.

“Revisando los archivos de CARETAS, me di cuenta de que sí era posible armar una historia del conflicto a partir de la fotografía. Sin las imágenes de estos fotógrafos, no podríamos entender la dimensión del drama que vivieron estas comunidades”, afirma.

Vélez realizó el viaje que los fotógrafos habían emprendido treinta años atrás para hallar a los protagonistas de estas imágenes, a sus hijos, nietos o quien pudiera darles mayor información sobre su paradero. Algunos habían migrado. Otros no quisieron recordar el pasado o simplemente habían muerto.

“Nos han pedido que volvamos con más fotografías. Quieren darles un lugar especial para que las nuevas generaciones conozcan la historia de su pueblo. Esa también es una manera de resarcir toda la ofensa que recibieron durante la guerra”, sentencia Vélez. Que así sea. (César Prado)

Víctor Ch. Vargas, Hugo Bustíos y Oscar Medrano

Víctor Ch. Vargas fue secuestrado tres veces por Sendero Luminoso. El proceso por la muerte de Hugo Bustíos continúa abierto, con el exministro Daniel Urresti en el banquillo de los acusados. Las fotos de Óscar Medrano fueron clave en la exposición Yuyanapaq: Para recordar.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista