domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2398

13/Ago/2015
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre TurismoVER
Acceso libre DeportesVER
Acceso libre TeatroVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Acceso libre Luis E. LamaVER
Acceso libre China TudelaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

China Tudela

Hija, la Brasileña Ordinaria

China Tudela.
Ay, cholita, un día vi desde mi camioneta la primera plana de uno de esos tabloides que parecen el anuncio de Las Cucardas (que algo truculento ha de ser porque los jardineros y vigilantes del edificio se van ahí cada vez que les pago sus quincenas); bueno, la foto en primer plano de una señora ya jamona, rubia y con cara de inculpada. Me pareció conocida pero como ahora medio Perú sale en los periódicos con cara de inculpados, no le di mayor importancia. Hasta que en el consultorio del dentista, reina, agarro otro periódico y me la vuelvo a encontrar a la señora y me pongo a leer la noticia y casi salgo disparada a buscar asilo político a la Embajada de Marruecos. Bueno, pero me contuve y me puse a analizar. Resulta que en la peor época del Chino Chupacabras, pucha, para shame and scandal in thefamily, mi primo Pancho bailaba Chino, Chino, Chino como si se hubiera comido el palo del escobillón en unos mítines llenos de gentes sin dientes que adoraban al Japonés Falsario a cambio de una bolsa de arroz con gorgojo. Bueno, un día yo estaba meditando en mi depa, cuando sin anunciarse se mete esa mujerona rubia, me trae de regreso de la impermanencia y me dice, con un marcadísimo acento brasileño: “Oye, China, quiero que me contactes con tu primo para proponerle construir un teleférico que vaya de Tumbes a Tacna llevando plátanos y regresando con camarones del Sur. Toda una obra maravillosa de ingeniería, que a ti te puede dejar en una cuenta en un banco de Bramaputra unos quince millones de dólares”. Hija, qué ordinariez, me pareció de última y la saqué del depa con ayuda de dos guachimanes, mientras ella me gritaba que qué importaba, que lo intentaría con “otra pituca”. Bueno, esa era, y recordé más. Pasó el tiempo, me fui una semana a Río para mi práctica anual de santería Umbanda, cuando en el lobby del hotel se me vuelve a aparecer el mismo fantasmón de las mechas rubias. Cara dura como ella sola me dijo que me olvidara del pasado y que ahora que estábamos gobernados por Alan García, “ciertas cosas son más fáciles que con el Chino, aunque con el Chino no había nada difícil más que cepillarse a Montesinos, lo que solía ser la contraseña para entrar a la cueva de Aladino, pero creo que el Doc era de los que disfrutaba, cuando le ampliaban el círculo de sus amistades así que plancha quemada, como dicen ustedes”. Chola, la vulgaridad de esa habitante de favela me dejó sin habla, gracias a lo cual ella siguió: “Ahora te propongo otro bisnes, China. Represento a una empresa que tiene un proyecto uma porra, como decimos acá. Mira, vamos a construir un tren bala que en dos horas y media te ponga de Puno en Tumbes, para sacar en menos de un día la mercadería del altiplano hacia el Ecuador porque con la velocidad del mundo moderno, nuestros socios mexicanos nos piden que la que tú ya sabes les llegue antes que a los de Sinaloa. Y quiero que tú lo seduzcas al mamotreto ese que tienes de presidente, que me han dicho que para él dos tetas jalan más que dos carretas, y le saques la firma para el proyecto. Para ti eso significaría en un banco de Birmania, unos veinte millones de dólares, porque comprendemos que el encargo es bastante repugnante, pero bisnes son bisnes”. Chola, qué puedo decir que de solo escuchar la propuesta, igual que a Sarita Colonia cuando el desgraciado la quiso violar, pucha, ahí donde ya sabes se me formó una especie de joroba de hueso y músculos que convertía mi zona erógena en poco más o menos que el muro gringo para que pasen los espaldas mojadas. Ay, qué vida, pero al menos ya sé quién es la doña. Regio, ¿no? Chau, chau. (Rafo León)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
Cholita, Será Regio el 2016 (Caretas 2417)
Pucha, Ayahuasca en el Valle (Caretas 2416)
Pucha, CADE Otra Vez (Caretas 2415)
Pucha, ¿Y Ahora Adónde se va Una? (Caretas 2412)
¡Aggggggggggg, un Acuña en mi Sopa! (Caretas 2411)
Última Vez, lo Juro (Caretas 2410)
¡Happy 65 Years! (Caretas 2409)
Pucha, la Verdad Para el 2016 (Caretas 2407)
Pucha, ¡Los Terrucos Salen Por Todas Partes! (Caretas 2406)
Antimineros Con Sotana (Caretas 2405)
Pucha, Puesta al Día (Caretas 2404)
Pucha, Los Refugiados o Mis Pisos (Caretas 2402)
Pucha, ¡Partidor de Aguas! (Caretas 2401)
Pucha… ¡Mis Agendas! (Caretas 2400)
Pucha, el Perú ya Tiene Cara (Caretas 2399)
Así Que Selfie, ¿No? (Caretas 2397)
Pucha, Los Malos y Los Buenos (Caretas 2396)
Así Que Apellido Compuesto, ¿No? (Caretas 2395)
Perú no Existe, Fíjate tú (Caretas 2394)
¡Qué me Dices de Rospi! (Caretas 2392)
Ay, Chola, Qué Falta de Muuuuundo!!!! (Caretas 2391)
Plancha Quemada (Caretas 2390)
Pucha, el Santo de Casandrita (Caretas 2389)
Pucha, Cayó Gracias a Mi Tía María Flor (Caretas 2388)
Pucha, al Fin el EcoMarket de San Isidro (Caretas 2387)
Hija, El Perú Está Vacío (Caretas 2386)
¡Que Viva el Wolframioooooooo! (Caretas 2382)
¡Ocho Millones de Pañales, Cholita! (Caretas 2381)
¡Entiendan, Borricos! (Caretas 2380)
Claro, Chola, Era la Dini (Caretas 2379)
¡Se me Fue Cachaparada! (Caretas 2378)
Ya Pues Hija, Hablemos Claro (Caretas 2377)
Pucha, Cine de Aventura (Caretas 2376)
Con Papa Noel a Dieta (Caretas 2375)
¡Los Espías! (Caretas 2374)
¿Floreros o Capataces? (Caretas 2373)
Pucha, el Regreso de los Muertos Vivientes (Caretas 2372)
Hay Que Amarrar a la Martha Del Periodicazo (Caretas 2371)
Búsqueda | Mensaje | Revista