viernes 19 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2398

13/Ago/2015
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre TurismoVER
Acceso libre DeportesVER
Acceso libre TeatroVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Acceso libre Luis E. LamaVER
Acceso libre China TudelaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El Misterio de la Poesía

Al Dente

 PDF 

Misterio de la Poesía.

Poemario fresco, a degustar con un buen vino.

Hace poco presentamos al poeta Attilio Bertolucci, el “buen parmesano”. Esta vez quisiera dar a conocer a otro delicioso poeta italiano, Claudio Damiani (Foggia, 1957), al que Bertolucci ayudó a publicar su primer poemario, en 1978. Damiani ha elaborado después varios buenos poemarios que han recibido suculentos premios, como Eroi (2000), Attorno al fuoco (2006), Sognando Li Po (2008) o Il fico sulla fortezza (2012). Hoy servimos un poema de su último libro: Ode al Monte Soratte (2015), que viene acompañado con nueve exquisitas ilustraciones de Giuseppe Salvatori.

Se trata de un peregrinaje poético al amado monte, que es a su vez un viaje al interior de sí mismo, donde el poeta se deja envolver por la belleza de la naturaleza, aprendiendo a detectar las voces del silencio.

Querida poesía, si tú quieres venir, ven, si no quieres venir, no vengas; / haz como si estuvieras en tu casa, / conmigo tienes que hacer así. / Solo, no puedo yo no venir aquí, monte, y no puedo no admirar tus hombros / y no puedo no respirar, aquí, tu aire / que me nutre y sin el cual / no podría vivir.

No puedo no respirar tus colores
que te circundan, como vestidos
siempre diferentes, / y sentir el olor de tus plantas, y de tu tierra,
y con la mano sentir, caliente
tu piedra, como la cabeza de un niño.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista