sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2387

28/May/2015
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre FútbolVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Acceso libre TauromaquiaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Entrevistas Rocío Silva Santisteban desentraña el caos latente del conflicto por el proyecto minero Tía María. Yerros y excesos.

‘Que Humala Viaje al Sur’

5 imágenes disponibles FOTOS 

Rocío Silva Santisteban

“En este gobierno se han producido 50 muertes en conflictos sociales”, señala Silva Santisteban. Foto: OSCAR MEDRANO

Se considera de izquierda, feminista y cristiana. Rocío Silva Santisteban, secretaria ejecutiva de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH), analiza el conflicto ocasionado por el proyecto Tía María en el valle de Tambo, Arequipa. Concuerda con las ideas de su pareja Marco Arana, líder de Tierra y Libertad, pero también existen discrepancias porque, como dijo Alberto Flores Galindo, “disentir también es una forma de aproximar”.

–¿Cuál es el nuevo panorama del conflicto por el proyecto Tía María después del anuncio de estado de emergencia?
–El paro está durando muchos días. Solo el paro amazónico del año 2009, con la matanza en Bagua, se podría considerar como algo paralelo. No hay garantías, la Policía está entrando a los domicilios, pueden hacerlo y capturar a las personas por 15 días. Lo que preocupa es que las personas y la protesta misma, que no puede llevarse a cabo en Islay, se trasladen a otros lugares en Arequipa. El estado de emergencia ha sido una decisión errada.

–¿De qué manera el proyecto Tía María vulnera el derecho de los pobladores?
–Hay varios temas complejos. Algo que afecta a todo el Perú es el tema del territorio, estamos hablando de un proyecto que tiene no solo una afectación de la zona específica en la que se va a hacer el tajo, sino de toda el área alrededor. Eso vulnera a las comunidades aledañas. Los tajos se van a hacer en dos cerros, pero el mayor problema no es el primer tajo que se llama Tía María, sino el segundo, que se llama La Tapada, y está demasiado cerca del río y del valle. Las personas que viven en esa zona verían afectada toda la agricultura.

–Pero la población está dividida.
–Los que están en contra son los agricultores y los que están a favor son las personas que dan servicios como restaurantes, bodegas y pequeños comercios.

LIDERAZGO TURBIO

–¿Quién lidera las protestas?
–El tema ya se volvió un caos. En un momento determinado las protestas estaban lideradas por el Frente de Defensa y la Junta de Usuarios. Por un lado, Jesús Cornejo y, por otro lado, estaba el miserable de Pepe Julio Gutiérrez.

–Él pertenecía a Tierra y Libertad.
–Este miserable es arequipeño y ha estado en Cocachacra desde el año 2011. Él fue uno de los que lideró las marchas en contra de la mina ese año. Por eso fue elegido como secretario del Frente de Defensa. Sin embargo, la población de Cocachacra no lo quiso como candidato para la alcaldía, y por eso se presentó el señor Helar Valencia y ganó. La aparición de los audios fue un golpe fuerte para el movimiento.

–Gregorio Santos se encuentra actualmente en la cárcel y lideró las protestas contra Conga. Pepe Julio Gutiérrez está en la misma situación. Eso da una mala imagen a los líderes de la protesta contra la minería.
–Yo haría una diferencia. Gregorio Santos está en una prisión preventiva que es alargada y es un caso complejo en el que hay cosas confusas. No pongo mis manos al fuego por nadie o por muy pocas personas. Pongo mis manos al fuego por Marco Arana.

–¿En serio?
–Sí, porque sé que es honesto. En el caso Santos la situación de su culpabilidad es muchísimo más confusa que en el caso de Gutiérrez. Hemos escuchado un audio completo en el que hay una voluntad de parte de Gutiérrez de decirle a la empresa que se puede parar las protestas en función de recibir dinero. Es una propuesta de la empresa para corromperlo a él. Lo que pasa es que el gobierno lo está viendo como si él lo hubiera propuesto, ahí se tiene que delimitar esa situación. Eso es mucho más claro que lo que está sucediendo con Gregorio Santos.

–En todo caso la imagen de Pepe Julio Gutiérrez sí mella las protestas.
–Por su puesto, para mí lo peor que puede hacer un líder social, que además tiene el apoyo de su pueblo, es traicionarlo. Una traición a ese nivel es algo terrible, sobre la sangre de las personas que han fallecido. En la comedia de Dante, en el peor círculo del infierno están los traidores.

–Y Jesús Gómez Urquizo, la persona que lo trató de sobornar, ¿no debería estar en algún tipo de proceso?
–El gobierno está planteando que solo Pepe Julio Gutiérrez tiene la responsabilidad. Lo han detenido porque también está vinculado con una sentencia suspendida, y en su situación se debe tener una forma de comportamiento, si no la sentencia suspendida se puede hacer efectiva. La pregunta es ¿y ese Gómez por qué sigue campante caminando por las calles de Arequipa? Vamos a ver cómo va el caso y, claro, todos van a plantear la perspectiva de la extorsión para echarle la culpa a Pepe Julio Gutiérrez y limpiar a Gómez Urquizo. Si escuchamos los audios, vemos que la asquerosidad es mutua.

VIRAJE EXTREMO

–El presidente Ollanta Humala ha dicho que hay presencia terrorista en las protestas.
–Es una falta de seriedad e irresponsabilidad decir que hay terrorismo en este contexto. Pueden ser delincuentes o huaraqueros, pero no podemos hablar de terrorismo. Cuando entrevisté a las madres de Cocachacra, ellas me mostraron su indignación porque el Presidente fue a decirles “ustedes son las que van a decidir el tema de la mina”, y ahora las llama terroristas antimineros.

–Ahí dijo su famosa frase “agua sí, mina no”.
–Lo dijo en Cajamarca, Chota, Bambamarca. La población votó por él y este cambio de discurso le está pasando factura porque la gente se siente traicionada.

–Y esta traición ha exacerbado los ánimos de las protestas.
–Sería positivo que el propio Presidente pueda viajar al sur y tenga contacto directo con la población. No estoy diciendo que se vaya a Cocachacra ahorita, pero sí que tenga contacto con los arequipeños, tacneños, gente de Moquegua y pueda recoger los sentimientos. Porque confrontar es la mejor manera de salir de este tipo de problemas, lo peor es esconderse.

DIÁLOGOS, FRACTURAS Y BALANCE

–Miembros del Ejecutivo y la Defensoría del Pueblo tuvieron un diálogo con los dirigentes de Islay sin llegar a un acuerdo.
–Por la misma logística del diálogo que no aseguraba nada y porque también estaba Pepe Julio Gutiérrez, boicoteando el diálogo. Eso es algo que debe decir la gente, en qué medida lo estuvo boicoteando.

–En Arequipa está la minera Cerro Verde que al 2016 triplicará su tamaño ¿Por qué no hay problemas con esa empresa y sí con Southern Perú?
–No todas las empresas mineras se comportan como Yanacocha y como Southern Perú. Hay empresas que respetan a la población y lo que se ha llamado la licencia social. La Southern ha querido imponer el proyecto. La semana pasada en CARETAS José Matos Mar mencionó que el problema surge en la segunda escalada de conflicto, cuando la minera convoca a una reunión con la población para explicarles el segundo Estudio de Impacto Ambiental (EIA) y se trae a un montón de jóvenes arequipeños y no deja entrar a los agricultores. Ahí comenzó mal todo.

–¿Cuál es la solución?
–Suspender el proyecto Tía María indefinidamente.

–¿Estás de acuerdo con la posición postextractivista?
–Estoy de acuerdo. Es una propuesta de varios estudiosos, entre ellos Joan Martínez Alier y Eduardo Gudynas, un sociólogo y científico social uruguayo. Se propone que no dependamos de las materias primas. Coincido con el ministro de la Producción, Piero Ghezzi, en que el Perú no puede ser un país minero, sino que debe ser multiproductivo. Se debe invertir en tecnología e investigación científica para poder sacar adelante las agroindustrias o el turismo.

–Con respecto a la última muerte, el ministro del Interior, José Luis Pérez Guadalupe, señaló que fue causada por un perdigón.
–El ministro debe de tener una mejor fuente de información. Dijo que el señor Ramón Colque no murió por el impacto de una bala, sino de un golpe en la cabeza, y en la necropsia salió lo contrario. No puede decir que esa no es una bala de la Policía, más bien que investigue para saber quién ha cometido ese exceso. Se supone que hay un protocolo y esas escopetas deben estar con balines de goma y no de plomo.

–¿Podrías comparar al Perú con alguna obra literaria en estos momentos?
–Es una mezcla entre la Ilíada y Los Miserables. Pero dentro de todo hay que recordar a César Vallejo y su poema “Masa”, y es que cuando el cadáver siguió muriendo vino toda la gente del mundo y se pusieron a alentarlo: resucitó. En eso sí hay que ser vallejiano hasta la médula, en tener esperanza en el Perú. Lo que decía Vallejo, “¡Perú al pie del orbe; yo me adhiero!”, hay que tener esperanzas.

–¿Cuál es el balance con relación al respeto por los derechos humanos en las protestas?
–El balance es terrible. En este gobierno ya se han producido 50 muertes en conflictos sociales, de las cuales 43 se producen por abuso de la fuerza, de la Policía Nacional o del Ejército peruano. De esas 43 aproximadamente el 80% es por proyectil de arma de fuego, y de las personas que han muerto el 12% son menores de edad y el 10% mujeres. (Silvia Crespo)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista