domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2338

12/Jun/2014
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre La Copa IlustradaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Pucha, Abajo los Runner His Straw

China Tudela-Canabis
Ay, cholita, a mí que los problemas de la ciudadanía me importan más que mi vida, pucha, lamentablemente no voy a poder experimentar en carne propia lo que son esas sobaderas de pajeros mañosos en el Metropolitano, por una sencilla razón. Me da terror el Metropolitano. No he subido a sus buses ni lo haré jamás por una combinación súper patológica de fobia a las multitudes desconocidas, con una pituitaria súper inclemente, reina, que me hace sufrir los malos olores corporales al punto de que cuando vivía en París, pucha, los viernes en la tarde tomaba taxi aunque se me fueran fortunas, con tal de no subir al Metro de una ciudad en la que la gente se baña solo el sábado por la mañana, espero que me entiendas. Bueno, pero no significa que yo no haya pasado por algunos de esos episodios de onanistas que te dejan con la dignidad por los suelos y una cicatriz de semen en la falda Fendi, yo sé que tú me entiendes. Pucha, el año pasado yo iba del parque de mi edificio del consultorio al consultorio, cuando se aparece un cara de champa más feo que Heriberto Benítez, se abre el saco y me enseña un escuálido ancoco morado. Yo, bamboleando las coronas más que nunca, le miré el pito, luego la cara y le dije: “Oiga joven, si usted cree que me va a impresionar con semejante adefesio, está muy equivocado. Mejor guárdelo y váyase a trabajar, que el Perú necesita progresar”. Chola, cómo habrá quedado de shockeado el enfermo ese, que se acomodó, cerró la bragueta y me contestó: “El pueblo lo hizo”, y salió cueteado hacia su centro de labores, como dicen los lorchos. Pero bueno, a raíz del lamentable episodio que vivió la chiquita linda, la actriz de Huanta, en un bus del Metropolitano, la ministra Ana Jara (que cada día se parece más a mi podóloga), salió hecha una tromba a los medios a decirnos a las mujeres que debemos estar preparadas contra esos casos de acoso, llevando a la mano “agujas, alfileres, cuchillas”, lo que sea para dejarle al exhibicionista la joya de la familia como un colador de tuco de tomate. Yo, que soy bien obediente, pucha, de inmediato llené la cartera de cuanto objeto punzo cortante encontré en la casa: los consabidos aguja, alfileres y tijeras, más una espadita toledana del siglo XV que heredé de mi abuelo Mario Antonio de Campoamor y Loveday; un cuchillito para hacer carpaccio, por el que Gastón me ofreció una vez mil doscientos dólares, un Paralizer con el que puedes detener a toda una cooperativa de producción agroindustrial con un solo disparo, y por último, o sea, un lanzador de gas lacrimógeno, que se lo echas al monstruo en la cara cuando está en plena runningthestraw, y verás cómo eso que te quería chisguetear, se le regresa por el mismo conducto por el que estaba saliendo, sigue subiendo por dentro y se le aloja en el cerebro, le altera la glándula amígdala hasta hacerle perder forever and ever el control de los esfínteres, y ahí lo quiero ver. El único problema, pucha, es que con el tipo de vida que tengo, ay no sé, o sea, nunca paro en settings donde me pueda encontrar con algún mañoso desconocido, en mi hábitat me los conozco a toditos. Es una pena, pero igual, regio, ¿no? Chau, chau. (Rafo León)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
¡Chola, Problema Resuelto! (Caretas 2408)
Ona Piodro On Ol Zopoto (Caretas 2365)
Pucha, Tampoco Tampoco (Caretas 2364)
Pucha, To Be Or Not To Be (Caretas 2363)
Me Cago y Olé (Caretas 2362)
¡Reeeeegio, Viene la Cop20!!!!!!! (Caretas 2360)
¡Y no Podrán Matarme! (Caretas 2359)
Chola, el Ave Fénix (Caretas 2358)
Pucha, ¡San Isidro Unido, es un Distrito Unido! (Caretas 2356)
Pucha… Los Previos! (Caretas 2355)
Pucha, la Tigresa de Occidente (Caretas 2354)
Piénsalo, Cholita (Caretas 2353)
El Timo de Castañeda (Caretas 2352)
¡Basta de Trámites, Coño! (Caretas 2351)
Tan, Tan, Tatán (Caretas 2350)
Anita o Nadie (Caretas 2349)
La Paz es Blanca (Caretas 2348)
¡Aporta Pues Caramba! (Caretas 2347)
Pucha, sí Podemos (Caretas 2346)
Ay, Tiempo de Viejo (Caretas 2344)
Pucha, Cuando Menos te lo Esperas... (Caretas 2343)
Otra Vez Andrés, Pucha (Caretas 2342)
Ay, Qué Exagerados los Ecologistas (Caretas 2341)
Pucha, Cuidado con el Jardín Hidropónico (Caretas 2337)
¡Ay, Basura China en mi Casa! (Caretas 2333)
Mi Renuncia a ‘Eso’ (Caretas 2332)
¡Reeeeegia la Marcha! (Caretas 2331)
Chola, mi Experiencia Ancashina (Caretas 2330)
Pucha, Mochilitas de Emergencia (Caretas 2329)
Colectivo Dignidad/Grupo Aparte (Caretas 2328)
Pucha, Modelito Nadine (Caretas 2327)
Ay, Chola, Los Nuevos Locos (Caretas 2326)
Sigo Pensando Que Era Chespirito (Caretas 2323)
Chola, me Duele Venezuela (Caretas 2322)
Pucha, Nuestro Aporte al Fallo (Caretas 2320)
La Haya te Voy a Dar (Caretas 2319)
Concentrado de Medios (Caretas 2318)
Pucha… ¡Sencillamente no se Puede! (Caretas 2317)
To Be or Not to Be, me Llega al Pincho (Caretas 2316)
Búsqueda | Mensaje | Revista