martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2338

12/Jun/2014
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre La Copa IlustradaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El Misterio de la Poesía

Eterna Rosa

 PDF 

Misterio de la Poesia

Premio Nacional de Literatura en 1986.

Xavier Abril de Vivero (1905-1990), poeta peruano de la Generación del 30, también fue crítico, narrador y ensayista. Como tal, realizó importantes estudios sobre la obra de César Vallejo. Su obra Eguren el oscuro… (1979), fue merecedora nada menos que del Premio Nacional de Ensayo Literario. Durante su larga estadía en el viejo continente mantuvo un estrecho vínculo con el grupo surrealista francés; por ello se le considera como el poeta introductor del surrealismo en las letras peruanas. Sin embargo, en el prólogo que escribió para el libro Confín del tiempo y de la rosa (1948), de Gustavo Valcárcel, el vate afirmó: “El vanguardismo ha sido superado por el retorno a las prístinas fuentes de nuestro ser histórico…” Recordemos que, como otros tantos poetas, Abril también retomó los fundamentos clásicos tradicionales e incluso el motivo de la rosa, recurrente en la poesía universal desde tiempos inmemoriales. De La rosa escrita (1987), el poema que sigue:

LA ROSA ETERNA
En la mañana vacía
vestida de su alborada;
en la tarde fenecía
cual la rosa de la nada.//
Estaba abierta de día,
de noche estaba cerrada;
cantaba como gemía,
sentía cuanto lloraba,//
La flor del mundo ignorada,
que sólo el alma adivina,
de su tallo se alejaba
a ser la rosa divina.

*Confín del tiempo y de la rosa. Premio de los juegos florales universitarios y Premio Nacional de Poesía, en 1947.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista