martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2319

30/Ene/2014
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Acceso libre Jaime BedoyaVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Corrupción Detrás del “secuestro” del mayor cargamento de oro ilegal decomisado por la SUNAT se esconde una dupla tristemente célebre: Rodolfo Orellana y Benedicto Jiménez.

Dupla de Oro Trucho

 PDF 

Orellana

El 3 de enero, 316 kilos oro valorizados en US$ 11.2 millones fueron recuperados con una oportuna orden de amparo dictada en Ucayali.

Todo indica que detrás del escandaloso “secuestro” de los 316 kilos de oro valorizados en US$ 11.2 millones, el 3 de enero pasado en el Callao (CARETAS 2318), se esconde un individuo tristemente célebre: el abogado Rodolfo Orellana Rengifo, quien es investigado por lavado de dinero, estafa, tráfico de tierras y otros delitos más.

La SUNAT, que incautó el cargamento de oro bajo la sospecha fundada de que provenía de la minería ilegal, sospecha que fue el abogado Tomás Torrejón, quien presentó el amparo ante el titular del Juzgado Mixto de Campo Verde, en Ucayali, Wenceslao Portugal, para que ordene a Aduanas entregar todo el oro inmovilizado a la empresa Minerales Rivero SAC.

Torrejón, según el congresista Víctor Andrés García Belaunde, es el operador de Orellana en Ucayali: fue el que presentó los 4 amparos que beneficiaron a Orellana en el Juzgado de Atalaya, una localidad ubicada a 2 horas en lancha desde Pucallpa.

En las demandas aparece también la abogada Carla Pizarro, pero ella le dijo al Órgano de Control de la Magistratura (OCMA) que le habían falsificado su firma. Nada raro en esta organización.

Pasquín Juez Justo

Nueva campaña de difamación del pasquín Juez Justo.

Pizarro reconoció que tuvo una relación sentimental con José Luis Francia Arias, quien fue socio de Orellana en un estudio jurídico. Francia también ha sido conferencista de la Asociación Distrital de Magistrados de Ucayali, donde el coordinador académico era el actual presidente de la Corte Superior de Ucayali, Francisco Boza.

Información adicional llegada al despacho del congresista García Belaunde indica que Ludith Orellana, hermana del abogado investigado por lavado de dinero, figura como accionista de Minerales Rivero SAC en los libros internos de la empresa.

Es por eso que, cuando la SUNAT inmovilizó el cargamento millonario, Orellana soltó a los perros y ordenó a su tinterillo, el ex policía, sheriff de baja estofa y director del pasquín Juez Justo, Benedicto Jiménez, amedrentar a los directivos de la SUNAT.

El 29 de diciembre, Juez Justo publicó una nota difamatoria contra seis funcionarios de Aduanas y repartió ejemplares del pasquín en los alrededores de sus casas y hasta en los colegios de sus hijos.

Es el mismo mecanismo de acoso que ha ejercido Jiménez contra CARETAS y todo aquel que investiga a su empleador Orellana.

En la lista figuran la procuradora Julia Príncipe, el jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Sergio Espinoza; la jefa de la SUNAT, Tania Quispe; el congresista Víctor Andrés García Belaunde, el ex procurador anticorrupción José Ugaz, entre otros.

El año pasado, un informe de la Procuraduría de Lavado de Activos, entregado al entonces premier Juan Jiménez, consideró a la organización Orellana como una de las más grandes y peligrosas del país.

El “secuestro” del mayor cargamento de oro decomisado por la SUNAT y la evidente infiltración en la Corte de Justicia de Ucayali corroboran que ese temor era fundado. Pero la OCMA habría exculpado al juez Wencelao Portugal, mientras el rastro de los 316 kilos de oro trucho se ha perdido en polvorosa.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista