sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2317

16/Ene/2014
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre TecnologíaVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Nacional Patrimonio milenario de la ciudad renace gracias a suma de MuniLima, Ministerio de Cultura y compromiso privado declarado en CADE. Una razón para celebrar el aniversario de Lima.

Lima, Ciudad Huaca

7 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

Lima ciudad Huaca

La puesta en valor de la Huaca Pucllana es el modelo a replicar, siempre con una segmentación que acerque el monumento a su comunidad.

Cuatro mil años antes que circularan por la capital inmigrantes europeos, andinos, amazónicos y asiáticos, convivieron las antiguas culturas limeñas con los Huari, los Incas, y quien pasara por aquí. Dejaron sus espacios, lugares que los sectores público y privado se han propuesto mejorar para devolverles a los vecinos las huacas de la ciudad.

“Muchas veces, la gente cree que Pizarro fundó la ciudad en un desierto, pero no es así. El corazón de Lima es Maranga, solo acá hay más de 50 huacas: Mateo Salado, Palomino, San Marcos”, afirma Pedro Pablo Alayza, gerente de Cultura de la Municipalidad de Lima y presidente del directorio del Parque de Las Leyendas. “De 500 huacas hace 30 años, han quedado solo 360, que tienen que formar parte de la vida cotidiana de los vecinos”, comenta.

Después de años de invasiones y deterioro, la MML creó la Gerencia de Cultura a principios de este año y, con ella, un área dedicada exclusivamente al patrimonio arqueológico y su puesta en valor para los ciudadanos.

“Restaurar un monumento no es solamente generar una joya o una pieza de museo, sino un espacio de encuentro vecinal que genere identificación”, plantea Alayza. Además de la recuperación física de las huacas, la Municipalidad está instruyendo a los vecinos y los profesores de los colegios aledaños sobre su valor histórico, y organiza eventos como Cine y Música en las Huacas. Por ahora, el esfuerzo se ha concentrado sobre todo en las huacas del Cercado. Después de la alianza firmada con el Ministerio de Cultura, en octubre pasado, se proyecta su ampliación al resto de la capital con el Plan Huacas de Lima.

“Se trata de mejorar la calidad del barrio. Hacer que un basural o un fumadero se convierta en el lugar más bonito de la ciudad y en parte de la vida de los vecinos. En el largo término, mejoran incluso los valores de los predios. Un monumento arqueológico acaba convirtiéndose en una suerte de regenerador urbano”, explica.

Plan de Huacas del Ministerio de Cultura y la MML

El Plan de Huacas del Ministerio de Cultura y la MML propone recuperar las 366 huacas de la capital con apoyo privado.

EL COMPROMISO DE CADE

La oportunidad turística de las huacas de Lima es real, y nace con la interacción de la población que convive con ellas. El tema fue planteado como compromiso durante el último CADE por el gerente general de Casa Andina, Juan Stoessel. Confirmó que existe una iniciativa empresarial para seleccionar diez sitios arqueológicos (entre ellos Collique, Paricahi y Mateo Salado), para convertirlos en “productos turísticos en un tiempo prudencial”. El caso de la Huaca Pucllana en Miraflores, cobijado por el prestigio y empuje del restaurante homónimo es un ejemplo, aunque no una regla única. Complementa este compromiso Andrés Álvarez-Calderón, director del remodelado Museo Larco: “Nuestras huacas están en fase de recurso turístico, hay que convertirlas en atractivos y, posteriormente, en productos turísticos”. Pero, resalta, ponerlas en valor también implica colocarlas al servicio de su propia comunidad.

“Cuando el monumento o la huaca se convierte en un lugar de recreo, de gastronomía, de encuentro, cuando se convierte en un lugar ordenado, entonces inmediatamente se le respeta, surge el orgullo y se inicia el proceso de identidad”, explica.

En el proceso de recurso a producto turístico, el sector privado debería ir asumiendo un rol mayor al del sector público en el desarrollo de espacios gastronómicos y de recreo. Y, de a pocos, ir derribando los muros físicos y emocionales que nos mantienen ajenos a nuestra historia. (Liliana Michelena)

Curador de Memorias

Arturo Jiménez Borja

Médico de profesión, el tacneño Arturo Jiménez Borja (1908-2000) fue pionero en la restauración de monumentos antiguos. Además de la recuperación de Puruchuco, Pachacamac, Paramonga y Cajamarquilla (en la foto), Jiménez Borja solía organizar escenificaciones entre las ruinas, revalorándolas entre la comunidad.

Búsqueda | Mensaje | Revista