martes 23 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2300

12/Set/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre TransporteVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El sábado se estrenó por ATV “Peru’s next top model” y si no toman precauciones, puede convertirse en un programa peligroso.

Cuidado con el Mensaje

2300-tv-2-c
Sharinna Vargas tiene 21 años y como las otras 14 chicas que pasaron el casting para participar en “Peru’s next top model”, que se estrenó el sábado por ATV, tiene el sueño de ser modelo. Según los datos que se manejan en el programa, esta chica mide 1.72 metros y, por lo que se ve, no debe pasar de los 40 kilos. Sin embargo, Valeria De Santis, conductora y jurado del programa (y también la responsable de haber traído la franquicia al Perú) le dice que tiene ¡que adelgazar!

Qué lástima que la producción se haya esmerado en copiar casi exactamente todo en lo que respecta a la forma del programa original conducido por la top model Tyra Banks, pero no hayan prestado atención al fondo. Para empezar, las 15 aspirantes que se presentaron el sábado son tan delgadas, que el comentario más común en las redes sociales era: “Una papa más al caldo, ¡por favor!”. Y es que hemos visto las versiones del mismo programa en otros países y la idea es que haya diversidad entre las concursantes.

Tyra Banks, por ejemplo, es muy cuidadosa en ese aspecto y cada vez que ha tenido ante ella una chica más gruesa que las demás, se ha mostrado complacida, diciendo frases como “¡qué bueno tener en el grupo una chica extra large!”. No solo eso, ha contado varias veces sus propias experiencias, cuando le decían que ella no podría llegar a ser modelo porque tenía, por ejemplo, mucho busto.

“Me decían que debía vendarme para tratar de esconder mi busto y eso me hacía sentir mal”, la hemos escuchado contar. Y no miente. Tyra sobresalió en un tiempo en el que predominaban las modelos de extrema delgadez. Ella, voluptuosa, con unas medidas que no eran las más comunes en las pasarelas, tuvo que trabajar duro para convencer a los diseñadores de que su físico era apropiado para sus creaciones. Después se convirtió no solo en una de las modelos más famosas del mundo, sino en una de las mujeres con mayores ingresos de la televisión.

Esa una historia de éxito, pero sobre todo una historia que rompe con los prejuicios y los estereotipos de la industria, lo cual le da valor a lo que podría ser un reality más.

Ojalá que en las próximas ediciones, los realizadores de “Peru’s next top model” actúen con mayor responsabilidad, teniendo en cuenta que hay niñas que ven ese espacio y que sería terrible que este se convierta en un programa que hace apología a la anorexia. (Escribe: Patricia Salinas O.)

Búsqueda | Mensaje | Revista