martes 22 de enero de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2298

29/Ago/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre LibroVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Actualidad Distanciado de familiares y su bancada, el expresidente toma las riendas en la búsqueda de su liberación.

El Fuji Retrato

3 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2298-fuji-1-c

Fujimori iniciará cada capítulo de su libro “Memorias Desde mi Encierro” con una pintura.

El impactante autorretrato de Alberto Fujimori que ilustra estas páginas fue terminado en un solo día y servirá de portada del libro “Memorias Desde Mi Encierro”, que se supone será publicado antes de fin de año.

“Los colores, el árbol con hojas caídas y la imagen tienen un profundo mensaje”, fue el recado que acompañó su envío a CARETAS.

El párrafo inicial del texto que consignó con el cuadro tampoco deja muchas dudas sobre su estado de ánimo:

“En el silencio sepulcral de mi encierro, soportando con estoicismo la injusticia de una condena, hoy que no ha venido nadie a visitarme, observo la situación de la patria”, comienza escribiendo el 12 de agosto.

El expresidente iniciará cada capítulo de su libro con un dibujo. Del tono de este primer texto se desprende el carácter reivindicativo que busca.

“Mi gobierno puso en práctica una estrategia integral y avanzamos sin pausa en el frente externo hasta resolver el complejo problema fronterizo con el Ecuador y los asuntos pendientes con Chile”, recuerda el exmandatario que purga condena en la Diroes. “Nuestro logro interno fue desarticular al terrorismo. Alcanzados estos dos objetivos claves fue posible entonces hacer más equitativo el Servicio Militar”.

Pero el resto del texto no puede hacer olvidar esa introducción y aquel “hoy que no ha venido nadie a visitarme”.

“CASI NADIE VIENE”

Desde hace varios meses se especula sobre las tensiones políticas al interior del fujimorismo. Trascendieron incluso los profundos desacuerdos del expresidente con la forma como se llevó la campaña presidencial. Esto se agravó con el frustrado pedido de indulto, que su hija Keiko habría aceptado solo a regañadientes, con el ojo puesto en el desgaste político que conllevaba una solicitud llamada a fracasar.

Según información recabada el domingo último en el penal del fundo Barbadillo, la excandidata a la Presidencia de la República visita a su padre cada 15 días. Kenji suele llegar los domingos por las tardes. Sus otros dos hijos, Hiro y Sachi, viven fuera y lo visitan cuando están en Lima. Su hermano Santiago lo hace en promedio una vez al mes.

Las visitas de los congresistas también se han espaciado.

La congresista María Cordero Jon Tay ya no lo frecuenta tanto y lo mismo ha sucedido con otros “caseritos” como Luisa María Cuculiza, Julio Gagó y Héctor Becerril.

Su médico de cabecera y parlamentario lambayecano Alejandro Aguinaga lo hace solo cuando su salud presenta algún nuevo percance.

A raíz del incidente con la joven Ana María Cárdenas Manchego Muñoz, que aparentemente intentó ingresar un celular para el expresidente (CARETAS 2288), el INPE redobló la inspección de las visitas.

El domingo último, día de visitas para hombres, acudieron 8 personas. Y, según aseguraron fuentes del penal, los martes y jueves que son para las mujeres, “casi nadie viene”.

FRENTE FUJIMORI LIBERTAD

La reciente designación del abogado William Paco Castillo no expresa solo el reconocimiento por parte del expresidente del fracaso de la estrategia legal diseñada por César Nakazaki. También refleja el gravísimo déficit de comunicación que cunde en la familia –sanguínea y política–, pues Castillo le reconoció a CARETAS que no se ha reunido con los hijos de Alberto, con la bancada ni con los abogados que lo precedieron.

A pedido de Nakazaki, una junta médica de cinco psiquiatras evaluó Fujimori el miércoles 21. Con esto se buscaría demostrar que el tratamiento contra la depresión que recomendó la junta médica en febrero último no fue efectivo. Así, Fujimori podría evitar afrontar el juicio por los diarios ‘chicha’.

Liberar a Fujimori de este juicio sería la última misión de Nakazaki.

Es claro que esta es la forma que tiene Fujimori de mantener vivo el sueño de su libertad. El pedido de arresto domiciliario formulado por Castillo no tiene una base legal pero se enganchó a una corriente de opinión preexistente y significativa, con un 56% de aprobación según la última encuesta de Ipsos y notables simpatizantes como Lourdes Flores Nano.

El propio Fujimori ha puesto manos a la obra junto al exsuboficial de la Fuerza Área del Perú, Manuel Chinén Chumpitaz, quien ya se lanzó para la alcaldía de Ventanilla. Chinén es frecuente visitante a Barbadillo y vía las redes sociales está llevando una intensa campaña para impulsar el “Frente Fujimori Libertad”.

Es el responsable de la creación de las páginas web albertofujimori.pe, frentefujimorilibertad.org y los twitters @AFujimoriF y @FFLPerú.

A través de Chinén, Fujimori espera conseguir 500 mil firmas y llevar su caso, por más paradójico que parezca, a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. El órgano máximo del sistema del que Fujimori retiró al Perú, con las consecuencias institucionales que de alguna manera se pagan hasta hoy.

PINTURA DEL FUTURO

La difícil situación de Alberto Fujimori acentúa la indefinición política de Fuerza Popular.

Para empezar, los críticos de los “naranja” aducían que su única agenda de fondo estriba en la libertad del líder. Desde ese prisma, habría que preguntarse si el punto será mencionado en la visita que la delegación fujimorista haría en los próximos días a la PCM, para participar en los diálogos impulsados por el gobierno (ver nota aparte).

Porque la primera reacción a la convocatoria por parte de Keiko Fujimori y los congresistas de su bancada fue pedir la cabeza del primer ministro Juan Jiménez.

Esa posición se fue matizando hasta que, el martes 27, la parlamentaria Cecilia Chacón declaró que, si los invitaban, a la PCM llegaría una delegación encabezada por el secretario general de Fuerza Popular, Jaime Yoshiyama.

Pero hay quienes se preguntan al interior del fujimorismo si debería asistir la propia Keiko y si es que las reticencias, lejos de favorecer sus perspectivas políticas, las socava.

Lourdes Flores lo resumió de buena manera: “Están en un cálculo electoral absoluto. Ahora la propia Keiko Fujimori dice ni me conviene la foto. Quiero ser la contendora y los que no quieran a Humala me tienen que mirar a mí, porque soy la alternativa”.

Una prominente voz del fujimorismo, alejada hoy de la organización del partido controlada por Yoshiyama, compara que “Alan García tiene encima la Megacomisión pero pone a disposición a su equipo de gobierno. A nosotros nos niegan el indulto y, en lugar de ponernos por encima de las circunstancias, nos ponemos en ese plan”.

Para esa fuente “el Perú ha cambiado dramáticamente en los últimos 10 o 12 años”. El universo electoral del fujimorismo, de base eminentemente popular, reflexiona, se va reduciendo progresivamente. “Al sector D y E le gusta la bronca. Pero el resto quiere una actitud de menos confrontación”.

En ese orden de ideas, al fujimorismo le sería muy difícil romper las resistencias que despierta en buena parte de sociedad si es que no le entra con más entusiasmo al juego democrático.

Otras voces, en cambio, consideran un error el viraje de Keiko para participar en el diálogo.

“Cuando tratas de acercarte y colaborar, salvo con el APRA, recibes una bofetada cada vez peor”, explica un político amigo de la lideresa. “Siempre te van a chancar. Les cargaron las tintas más que a nadie con la ‘repartija’. ¿Para qué le vas a dar oxígeno al gobierno? Keiko ha hecho más que nadie por demostrar que no es su padre. Pero eso siempre se minimiza. Y el sistema no puede construir una institucionalidad viendo siempre lo malo del otro”.

Ese punto de vista refuerza el papel de un fujimorismo significativo en el Parlamento, pero a la vez fuera del consenso partidario.

“Tiene que tener identidad política. El problema de Keiko no es competir con Alan, sino no quedar como una Lourdes japonesa”, ironiza el personaje.

Y si bien esta mirada coincide con la transformación social del país advertida párrafos más arriba, vaticina que la gran frustración de un sector del electorado vendrá por el lado de esa suerte de “costra burguesa” aparecida en los últimos años y especialmente vulnerable a los riesgos económicos que se vienen.

“El fujimorismo racional no puede crecer”, sentencia para dar cuenta que la cosa no va ir por el lado de la integración institucional.

“El fujimorismo no puede crecer sino a costa de los resentidos”, cree en variante contemporánea de realpolitik. La que llevó a su extremo destructivo el encarcelado pintor de la Diroes. El que nunca convocó a la oposición para conversar. (Eloy Marchán-Enrique Chávez)

¿Servicio Militar Discriminatorio?

Adelanto del libro que se viene: Reivindicación y la vida en la DIROES.

2298-fuji-4-C

12 de agosto: “hoy que no ha venido nadie a visitarme…”.

...En el silencio sepulcral de mi encierro, soportando con estoicismo la injusticia de una condena, hoy, que no ha venido nadie a visitarme, observo la situación de la Patria, revisando las noticias y me pregunto: ¿Por qué el Servicio militar discriminatorio? Todos los peruanos conocimos el Servicio Militar Obligatorio (SMO). Fue una institución necesaria durante los 150 años sin fronteras definidas y con conflictos latentes, desde la Guerra con Chile de 1879, las guerras con el Ecuador en 1941, 1981 y 1955. Y por cierto, fue necesaria también en la década del 80 y a comienzos de la del 90, cuando dos tercios del Territorio Nacional se encontraba asolado por las dos bandas terroristas: Sendero Luminoso (SL) y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).

Conocí casi todos los cuarteles y muchos puestos militares de frontera y llegué a los situados en la misma zona de emergencia. Allí pude constatar el auténtico compromiso político, de aquellos muchachos peruanos de los estratos sociales más bajos, pero que gracias a su coraje quedó garantizada la defensa de nuestro frente externo e interno.

No íbamos a vivir por siempre sin fronteras definidas, conviviendo con una paz externa armada y librando una guerra interna con el terrorismo. Por eso me puse como meta en 1990 lograr la Paz Externa e Interna del Perú.

Mi gobierno puso en práctica una estrategia integral y avanzamos sin pausa en el frente externo hasta resolver el complejo problema fronterizo con el Ecuador y los asuntos pendientes con Chile. Nuestro logro en el Frente Interno, fue desarticular al Terrorismo.

Alcanzados estos dos objetivos claves fue posible entonces hacer más equitativo el Servicio Militar. Por eso reemplacé el Servicio Militar Obligatorio (SMO) por el Servicio Militar Voluntario (SMV). Estaba eliminando de esta manera algunos abusos y discriminaciones como las levas, las coimas, los maltratos físicos. Esa es la razón por la que en mi Gobierno, desde el año 1999 el Servicio Militar se hizo Voluntario.

No se fortalece un país imponiendo a los jóvenes el cumplimiento del Servicio Militar. Desde mi punto de vista, se logra, haciendo posible que se identifiquen con el Perú y con su desarrollo y defensa, a partir de su propia realización personal; objetivo que se consigue si se les ofrece, además de armas y entrenamiento militar, formación técnica de variado tipo y armamento para la vida y trabajo para la paz.

El Presidente Ollanta Humala no debería restablecer la obligatoriedad del Servicio Militar y lo que es peor, no debería restaurar la discriminación en el Servicio Militar, como lo ha hecho, al convertirlo en el Servicio Militar Discriminatorio (SMD).

No hay otra forma de llamar a un Servicio Militar que resurge con los vicios del pasado y le agrega otros, como la compra de la dispensa, por quienes pueden pagar una suma de dinero que nunca estará al alcance de las familias de los muchachos más pobres del Perú...

Lunes 12 Agosto 2013 (12.55 p.m.)
Alberto Fujimori

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista