miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2288

20/Jun/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre InternetVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Acceso libre Jaime BedoyaVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Humala en Estados Unidos

2288-forsyth-1-c
No es usual que escriba sobre temas en los cuales estoy directamente involucrado, pero los resultados concretos de la visita que realizó el presidente Humala a los Estados Unidos en días pasados me motivan a compartir algunos puntos que juzgo importantes.

Desde 1826, año en que Estados Unidos reconoce al Perú como Estado independiente, nuestra relación con la gran potencia del norte ha sido, básicamente, de gobierno a gobierno. Pero nuestros dos países son mucho más que eso. Estados Unidos, por ejemplo, está formado por 50 estados con una gran capacidad de acción individual que afirman cada día más, tiene una producción cultural e intelectual muy diversa y posee una estructura académica envidiable, sobre todo en materia de ciencia y tecnología. Además, 55 millones de personas de origen latino son parte estructural de su población actual.

Los estados son los actores privilegiados de las relaciones internacionales pero no son los únicos. El enfoque del Perú, en consecuencia, tenía que adecuarse a esta realidad y promover la búsqueda de una relación bilateral más inclusiva. Obviamente, la relación oficial ha alcanzado niveles sin precedentes que se concretan en la consolidación de lo que los presidentes del Perú y los Estados Unidos han llamado una “asociación estratégica que contribuirá a mejorar la seguridad, la prosperidad y el desarrollo en el hemisferio”, además del trato deferente dispensado por el presidente Obama a nuestro mandatario y el reconocimiento cabal de las fortalezas que el Perú exhibe.

En esta nueva etapa, la promoción de la pequeña y mediana empresa a la que se han comprometido ambos presidentes, así como esfuerzos conjuntos para la conectividad de internet de las zonas rurales del Perú y la promoción de la mujer como motor del desarrollo son solo algunas muestras de la actual dimensión de la relación bilateral Perú-EEUU.

Pero teniendo en mente la necesidad de diversificar la agenda bilateral el gobierno peruano ha iniciado, por primera vez en la historia y con la plena satisfacción de su contraparte estadounidense, un relacionamiento directo con estados de sensible importancia como Delaware, Massachusetts y Utah y con el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, con el cual nos une una vinculación cultural adicional. Todo esto se ha traducido en acuerdos concretos que habrán de reflejarse en nuevas oportunidades para la exportación peruana y el intercambio de toda índole. Y esto es solo el comienzo.

La educación se ha convertido en un nuevo eje de nuestro encuentro cultural con Estados Unidos y el Perú empieza a contar con ofrecimientos concretos para que los peruanos más competentes puedan perfeccionar sus niveles académicos en centros de prestigio mundial, con apoyo concreto del gobierno peruano.

La ciencia y tecnología es, también, una nueva piedra angular. Por primera vez, un gobierno peruano ha suscrito un acuerdo de cooperación con el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) para ayudarnos a encarar los desafíos del futuro.

La responsabilidad de darle contenido a estos nuevos desarrollos y explotar las opciones que tenemos a la vista reside, básicamente, en nosotros. Pero los resultados de la reciente visita presidencial han sentado las bases de un futuro desafiante y prometedor. (Por @HaroldForsyth)

----------------------
*El autor es Embajador del Perú en los Estados Unidos.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista