domingo 9 de diciembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2288

20/Jun/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre InternetVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Acceso libre Jaime BedoyaVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Entrevistas Desgranando la vida de Ramón Mifflin.

La Amistad no Tiene Fronteras

5 imágenes disponibles FOTOS 

2288-insolita-1-c

Amigo de Pelé y Maradona, Ramón Mifflin es actualmente comentarista en Gol TV.

Ramón Mifflin (67) ha hecho historia, y de la grande, en el mejor fútbol peruano de todos los tiempos y ha brillado en la selección peruana y en el Sporting Cristal de sus amores con luz propia. Ha sido en el extranjero donde ha destacado con más intensidad no solo en clubes de Argentina o Colombia sino en Brasil, en el Santos de Pelé de su mejor época y en el Cosmos neoyorquino a donde lo llevó a jugar el propio “o rei” Pelé. Ramón es profundamente amiguero, simpático, “entrador” y por eso no me extraña que se haya, socialmente hablando, codeado con figuras de renombre mundial. Y no solo figuras de la élite del balón como Pelé, Maradona o Di Stéfano sino también de la política, del cine y también de los toros, ya que es aficionado a la tauromaquia. Ahora, reunidos en el restaurante Costa Verde y después de un opíparo almuerzo, desgrana muchas facetas de su vida. Me cuenta el viaje que hizo a Japón con Maradona con un contrato publicitario de la Xerox o la vez que este se hospedó en su casa de California. También sus reuniones con Di Stéfano en el restaurante “Gloria bendita” de Madrid que estaba enfrente del Bernabéu. Y muchas cosas más. Vean.

–¿De dónde viene el apellido Mifflin?
–Mi padre, Héctor Mifflin, es de ascendencia irlandesa y mi madre, Graciela Páez, peruana de ascendencia española. Nací en Barranco, en la Plazuela Raimondi. Mi primer recuerdo de niño es el funicular de “La bajada de los Baños”. Empecé a los 6 años a jugar al fútbol abajo del Puente de los Suspiros.

–¿Estudios?
–Estudié primaria en el Colegio San Julián de Barranco, cuyo propietario y director era el amauta y conocido historiador Gustavo Pons Muzzo. Y luego estudié dos años de secundaria en el Bartolomé Herrera en Magdalena (a donde se mudó mi familia) y los otros tres años en el colegio Guadalupe. Ya no quise estudiar más, no tenía tiempo.

–¿Por qué no tenía tiempo?
–Quería ser futbolista por encima de todo. A los 16 años debuté en la liga profesional en el “Centro Iqueño” que era un semillero de jugadores importantes (de allí salieron Roberto Chale y Julio Meléndez). Me observaron los clubes grandes y me fichó el Sporting Cristal. Mis padres optaron por el Cristal, ya que el club estaba dirigido por la familia Bentín y era un ambiente diferente a los otros, como más familiar. Tenía 17 años cuando jugué mis primeros partidos en primera división, la profesional. Era mediocampista y jugaba con los números 8 y 10 en la espalda distribuyendo juego. Me convocaron, a esa misma edad, a la selección peruana juvenil que participó en la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio pero dejamos de jugar la clasificatoria, ya que el Perú se enlutó con la tragedia del 24 de mayo de 1964 en el Estadio Nacional en la que hubo 300 muertos. Ya con 18 años era titular del Sporting Cristal y de la selección nacional de mayores.

–¿Cuántas noviecitas ha tenido usted?
–Solo una. Verá. Nos íbamos a México con el Sporting Cristal y fui a pedirle una maleta a una amiga del barrio, Pilar Castillo, y cuando llegué a su casa había siete chicas muy guapas y entre ellas estaba Ingrid Queirolo. La vi y quedé extasiado. Fue un flechazo. Ella no sabía quién era yo. Le pedí su dirección y durante los 30 días que duró el viaje a México le escribí una carta diaria, 30 cartas en total. Al llegar a Lima la llamé por teléfono. Salimos al cine Ídolo en Pueblo Libre y allí nos dimos besitos y salimos cogidos de la mano. Ya éramos novios en el mejor de los sentidos. La veía en su casa todos los días con la anuencia de sus padres y nos casamos el año 68. Tenía 22 años. Ese mismo año el Cristal fue campeón nacional. Desde entonces llevamos 45 años juntos y muy felices. Tenemos dos hijos: Ramón (41) e Ingrid (40), él vive en Canadá y ella, médico, en San Francisco, Estados Unidos.

–Cuénteme del Mundial México 70.
–Le cuento que estuve a punto de no ir por solo tres meses.

–¿Qué significa eso?
–En el año 69 en las eliminatorias para el Mundial México 70, nuestro grupo era Perú, Argentina y Bolivia. Solo uno pasaba. En el partido que jugamos en Bolivia (aquí habíamos ganado 3 a 0) perdimos 2 a 1 y el árbitro nos anuló un gol. Fuimos todos contra él y recibió puntapiés. Nos expulsaron a Nicolás Fuentes y a mí. Un año de suspensión. Faltaban 9 meses para el mundial y seguimos jugando nuestros partidos amistosos con las camisetas de Alianza, Universitario y Cristal para poder participar nosotros porque no podíamos jugar con la camiseta nacional. Teófilo Salinas, el presidente de la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol) y el dirigente Don Pepe Salom hicieron malabares ante la FIFA para demostrar con filmes y fotografías que ni Fuentes ni yo habíamos tocado al árbitro. La FIFA nos rebajó la pena a 9 meses ¡y pudimos jugar! Jugamos contra Brasil (que fue el campeón) en Guadalajara y yo marqué como un poseso a Pelé para poder quedarme con su camiseta al final del partido. Luego nos convertimos en grandes y enormes amigos hasta el día de hoy.

–Cuénteme de su amistad con Pelé.
–Terminado el mundial me contrató el Racing de Buenos Aires. Tuve la suerte de jugar muy bien en Argentina, ya que hasta ahora se acuerdan de mí. Jugamos un amistoso contra el Santos (el club de Pelé) y tuve una muy destacada actuación por lo cual, como había crisis económica en Argentina, fui transferido al Santos que se había interesado en mí. Llegué a Sao Paulo con mi esposa y mis hijos y lo primero que me entero es que salía el Santos a Europa al día siguiente y querían contar conmigo. Tuvieron que hacerme un terno a medida a toda prisa. Volamos a París y nos alojamos en el Hotel Ritz y al día siguiente estaba “o rei Pelé” con su corte en primera plana de los diarios parisinos. No me podía creer que yo había salido a su lado en la fotografía. Ganamos al Paris St. Germain y luego al Barcelona, al Zaragoza, al Real Madrid, ganando diversos trofeos y yo jugué todos los partidos. También fuimos a Belgrado (Yugoslavia) y después volvimos a Brasil. La pasé increíble en Brasil. Pelé y yo, nuestras mujeres e hijos nos hicimos “recontramigos” (sic). Estuve dos años y me vino una gran tristeza (a mí y a todo ciudadano brasileño) porque Pelé decidió retirarse. Sin embargo, para bien mío y de mi familia, esta tristeza no duró demasiado tiempo.

–¿Qué sucedió?
–A los pocos meses el millonario club Cosmos de Nueva York (los dueños del club eran también dueños de la productora Warner Brothers de Hollywood) solicitaron a Pelé. Los gringos tenían físico pero carecían del sentido estratégico que tiene el fútbol latino y los de la Warner le pidieron a Pelé que volviese a Brasil a traer jugadores. Yo fui el primer contratado, no me lo podía creer. Esto molestó en Brasil. Cuando llegué a Nueva York me esperaba la limosina más grande que yo había visto jamás para llevarnos a mí y a mi familia al Hotel Plaza. En el Cosmos estuve 4 años y fue en la despedida de Pelé en donde hice el gol del triunfo. Jugamos contra el Santos y Pelé jugó el primer tiempo con el Cosmos, me entregó su camiseta del 10 y jugó el segundo tiempo con el Santos y yo metí el gol del triunfo del Cosmos. Pelé era y es muy amigo de Henry Kissinger y salíamos a cenar en Mahattan los tres con nuestras esposas. Kissinger se metía en el vestuario del Cosmos a conversar con Pelé y, como él era tan asediado por la prensa, acababa regularmente charlando conmigo. Luego me lo encontré en Seúl.

–¿Al mismo Henry Kissinger?
–Cuando volví al Cristal en el 79 y campeonamos, hicimos una gira por Asia: Corea del Sur, Hong Kong y Japón. En Corea, en el Hotel Sheraton de Seúl vimos muchos preparativos. Nos dijeron que iba a llegar Henry Kissinger y entonces Oblitas, Quiroga y Percy Rojas me bromeaban: “Ahora vamos a ver si es verdad que lo conoces”. Ramón Quiroga se jugó 100 dólares conmigo. Estaba todo lleno de guardaespaldas y de gente de la seguridad del Estado coreana. Había cordones de seguridad. Entró Kissinger por allí y yo salté el cordón de seguridad y a los dos segundos estaba en el suelo con nueve metralletas apuntándome. Yo grité: “Hello, Henry, please” y él gritó: “He is my friend” y Kissinger me levantó del suelo y me abrazó efusivamente. Quiroga pagó.

–Sé que es usted aficionado a los toros.
–Y yo no me pierdo sus crónicas taurinas.

–Hábleme sobre toros.
–Precisamente en el 79 pasé del Cristal al Santa Fe de Bogotá. Allí, en el Hotel Tequendama conocí a Paquirri y me hice amigo de él. En una ocasión lo metí en el avión privado del Sr. Salvatierra (albacea de Pelé) y nos fuimos a España. Estuve hospedado en la finca de Paquirri, en Cantora, él ya estaba separado de Carmina Ordóñez. Me hice muy amigo de Paquirri y de sus hijos, también de Isabel Pantoja; de Lolita y otros artistas importantes.

–¿Toreros favoritos?
–Del ayer, Manzanares (padre), Teruel, Palomo y Espartaco. Y del hoy, Enrique Ponce y Cayetano.

–Usted al terminar como jugador se dedicó a la dirección técnica. ¿Dónde estudió?
Me pidió mi opinión Pepe Aramburú sobre el técnico ideal para la selección y yo le sugerí al brasileño Tim. Y lo nombraron. Luego él me nombró su asistente. La Dirección Técnica la estudié en Sport Holls Schuller, en Colonia, Alemania.

–¿Alguna anécdota estando con Tim?
–Sí. La vez que quedé como un rey.

–Adelante con esto.
–Fue en el 81 en la gira por Europa. En París jugamos el mejor partido de la gira contra la selección francesa a la que ganamos 1-0 con gol de Oblitas. La gran perfumista Madame Rochas (que me la había presentado Pelé en Nueva York) me pidió diez entradas para el partido. Se las regalé y ella, para corresponder, me invitó al Club Elisée Matignon, a donde fui con Quiroga. Allí cené ostras, caviar, champagne Dom Perignon con gente como Catherine Deneuve, Roman Polanski, Nastassja Kinski, etc., y la Madame presidiendo. Enterados los directivos peruanos acudieron más tarde y gozaron de la fiesta a todo dar.

–¿Qué hizo como entrenador en el Perú?
–Entrené al Deportivo Pesquero de Chimbote, al Sport Boys y al Juan Aurich. También ascendí con el equipo Deportivo Coopsol de segunda a primera. Actualmente soy comentarista en GOL TV en cable y desde hace poco estoy en el mismo programa pero en señal abierta, en Canal 7. (Por: José Carlos Valero De Palma)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
‘Hay que Recuperar el Parlamento‘ (Caretas 2307)
‘El Pandillaje se ha Extendido’ (Caretas 2306)
Embajadora Peruana del Ciclismo (Caretas 2305)
La Música Como Instrumento de Paz (Caretas 2304)
La Vida de Chabuca Granda en su Intimidad (Caretas 2303)
‘El Mundo Está Hoy Robotizado’ (Caretas 2302)
La Música es la Esperanza Para Lograr un País Mejor (Caretas 2301)
Las Cosas Pasan Cuando Tienen Que Pasar (Caretas 2300)
‘Buena Educación Versus Fuerza’ (Caretas 2299)
Las Vidas Paralelas de Pepe Torres (Caretas 2298)
Fiestas Patrias Peruanas en la Casa Blanca (Caretas 2296)
¡Que Viva la Música Criolla! (Caretas 2295)
Empecé a Modelar a los 14 Años (Caretas 2294)
¿Qué Hacer por la Seguridad Ciudadana en el Perú? (Caretas 2293)
La Igualdad de Sexos es Necesaria (Caretas 2292)
Hablemos de Sexo sin Tapujos (Caretas 2291)
Luchar Contra lo Efímero (Caretas 2290)
La Educación en el Perú es Totalmente Nefasta (Caretas 2289)
Disfruto el Amor en Todas sus Facetas (Caretas 2287)
Viviendo a Velocidad de Vértigo (Caretas 2285)
‘La Familia es lo Primero’ (Caretas 2284)
¿El Perú Potencia en Fútbol? (Caretas 2283)
Un Cuento de Hadas (Caretas 2282)
Estamos Perdiendo La Brújula (Caretas 2280)
Mano Dura Contra la Delincuencia (Caretas 2279)
Solo el Turismo Salvará al Perú (Caretas 2278)
Un Personaje Muy Suelto de Huesos (Caretas 2277)
Estamos Forjando Peruanidad y no Nos Dejan (Caretas 2276)
Soy un Espécimen Raro (Caretas 2275)
Capitán del Diseño (Caretas 2274)
Al Amor Hay Que Tenerlo en Vilo Para Que Siga Latiendo’ (Caretas 2273)
‘El Cine Me Destapó el Cerebro’ (Caretas 2272)
David Contra Goliat (Caretas 2271)
La Arquitectura y la Psicología Van Unidas (Caretas 2270)
Nacer y Morir Constantemente (Caretas 2269)
El Inmenso Caos Regional (Caretas 2268)
Dejé mi Niñez a Muy Corta Edad (Caretas 2267)
Adelgazar no es Ningún Martirio (Caretas 2266)
‘Amar un País es Amar su Historia’ (Caretas 2265)
Búsqueda | Mensaje | Revista